Carta a los Delegados


Queridos Delegados,

Bienvenidos a Sudáfrica, el país en que nací y me eduqué, el país de mi futuro. Un paraíso vibrante, un crisol multiétnico de culturas y colores infinitamente diversos. Un país que lo tiene todo: cielos azules, sol, playas maravillosas, montes y valles pintorescos, ríos imponentes, y el salvaje esplendor de nuestros cotos de caza.

Pero también tiene miles de niños que mueren de SIDA. Hemos heredado un desgarrador legado de pobreza, analfabetismo, desempleo, enfermedad, violencia, corrupción y crimen, que todos se remontan a nuestro instinto más bajo: avaricia. Superar el gigantesco reto de erradicar estos problemas al nivel mundial se halla definitivamente dentro de nuestra capacidad intelectual, técnica y económica. ¡Y esto no sólo es una meta deseable, sino una meta alcanzable!

Poseemos los recursos naturales y humanos para hacerlo. Pero los humanos al parecer han perdido de vista todas las metas excepto la acumulación de riqueza.

Sí: necesitamos economías que crean riqueza, pero permitamos que esa riqueza sirva a las necesidades de los desamparados, los hambrientos y los excluidos y privados. No dejemos que sirva a la avaricia de unos pocos de poseer automóviles nuevos y mansiones más amplias.

Os ruego no dejaros influenciar por las muchas presiones de votantes, grupos de interés, vuestros propios antecedentes y vuestra propia ideología, sino más vale por las necesidades de la gente y del medio ambiente. Os ruego desafiaros unos a otros para encontrar soluciones para los numerosos problemas a los cuales debemos hacer frente.

La manera en que manejamos esta tarea determinará si mis hijos podrán gozar de este paraíso viviente o no, y también si habrá un futuro sostenible para los jóvenes y las generaciones futuras alrededor del mundo.

Desde luego, encontrar soluciones no es más que el comienzo. Al retornar a sus países, ¿en efecto haréis lo propuesto aquí? ¿Llevaréis a la práctica esas soluciones, y cumpliréis vuestras promesas? Mi propia generación y las generaciones futuras dependen de vuestra respuesta afirmativa a estas preguntas. En todas partes del mundo se está generando la esperanza de que vuestras acciones corresponderán a vuestras promesas, que tomaréis las decisiones correctas, las decisiones valientes, las decisiones hacia las cuales las futuras generaciones volverán la mirada y digan: “Gracias por pensar en nosotros por aquel entonces”.

Demostradnos que no tenemos líderes que obran por dinero, por fama, o para satisfacer algún antojo rapaz. Probad que tenemos líderes con buenas intenciones, líderes que desean un cambio positivo y que están dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para lograrlo. Demostradnos que nuestros líderes verdaderamente se preocupan por nuestro futuro y atesoran este fabuloso regalo con el cual Dios nos ha bendecido. Os ruego: haced cuanto obre en vuestro poder para asegurar que podamos quitar las restricciones que nos impiden tener economías viables, vibrantes y sostenibles que nos permitirán solucionar nuestros problemas.

No permitamos que las generaciones que nos seguirán nos acusen de no haber preservado y salvaguardado ese regalo único y precioso. Aprovechemos esta Cumbre para celebrar los progresos logrados hasta aquí. Unámonos, mano a mano, corazón a corazón, de manera que todos puedan gozar de este asombroso país, y de este fabuloso planeta.

Atentamente,

Bushra Razack


Bushra Razack, de Ladysmith, Sudáfrica, de 16 años de edad, es uno de los jóvenes editores de Misión de Rescate 2002, de Peace Child International, que celebra el progreso realizado hacia un desarrollo sostenible desde la Cumbre de Río de Janeiro, y es publicado en la Cumbre de Johannesburgo.


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Una agenda de esperanza | Cambiando el paradigma | Una sola Tierra | Quitando los paréntesis | Renacimiento africano| Una oportunidad que no podemos perder | GEO-3 de un vistazo | Lo que piensa la gente | Recuperar el impulso | Midiendo la insostenibilidad | Renovando la red | Programa de transformación | Las grandes empresas deben dar cuentas | Salir al terreno | Carta a los Delegados| Necesitamos un sueño| Dos caras de una misma moneda: el antes y el después de Johannesburgo


Artículos complementarios:
Pachamama: Our Earth, Our Future (Beyond 2000) 2000
Young, impatient and soon to be in charge (The Environment Millennium) 2000
Patty Stonesifer: Pongamos fin al SIDA (La pobreza, la salud y el medio ambiente) 2001

AAAS Atlas of Population and Environment:
About the AAAS Atlas of Population and Environment