Aceptando los
nuevos retos

 
Xie Zhenhua expone sus esperanzas para la Asamblea del FMAM y llama a la acción concreta

En este dorado mes de octubre, representantes de 173 países, de organizaciones internacionales y de organizaciones no gubernamentales, se reunirán en Beijing para participar en la segunda Asamblea del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). Será su cometido examinar sus políticas básicas, evaluar sus estrategias operacionales, y reflexionar sobre sus experiencias y lecciones aprendidas. La reunión es un evento importante para el Fondo, a la vez que de gran interés para la comunidad internacional.

La Cumbre para la Tierra de 1992 configuró el FMAM como un mecanismo financiador para la cooperación ambiental mundial. Durante muchos años ha contribuido efectivamente al empeño de los países en desarrollo de mejorar el medio ambiente mundial. Al mismo tiempo, ha sido testigo de cierto progreso en el fortalecimiento de su administración, mejorando la eficiencia de su trabajo y simplificando sus procedimientos de revisión y aprobación. En la actualidad, todavía sigue siendo difícil cuantificar el impacto positivo del FMAM ejercido sobre el medio ambiente mundial, pero hay poca duda de que el FMAM ha jugado un papel cada vez más importante en tratar problemas ambientales.

La humanidad ha entrado a un nuevo siglo, pero los problemas del medio ambiente mundial no han disminuido con la creciente afluencia material. La pobreza y el hambre continúan amenazando a una cuarta parte de la población de los países en desarrollo. La desertificación todavía es endémica, los bosques siguen desapareciendo, el agua dulce todavía escasea, y las emisiones de gas de efecto invernadero están aumentando. Los patrones insostenibles de producción y consumo de los países desarrollados no han cambiado. La tendencia del deterioro del medio ambiente mundial demanda un compromiso político más fuerte de parte de la comunidad mundial, y más medidas para lograr mayores avances en el camino hacia un desarrollo sostenible.

Encarar estos problemas ecológicos mundiales requerirá un esfuerzo conjunto de todos los países del mundo. No obstante, las naciones desarrolladas tienen la obligación de asumir mayores responsabilidades ineludibles, basadas en el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas. Sobre la base de este principio, deberán asumir responsabilidades mayores para mejorar el medio ambiente mundial, proporcionando “recursos financieros nuevos y adicionales” y transfiriendo tecnologías favorables al medio ambiente según términos preferenciales, a fin de ayudar a los países en desarrollo a mejorar la formación de sus capacidades y mejorar su capacidad para tratar problemas ambientales y participar en el programa de protección para el medio ambiente mundial.

China, como un país, ejerce gran impacto en la arena ambiental y, al tratar sus propios problemas ecológicos de forma positiva y racional, hace un aporte positivo al medio ambiente mundial. Después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en 1992, el Gobierno de China identificó al desarrollo sostenible como una estrategia de importancia capital. Desde entonces ha hecho enormes y efectivos esfuerzos encaminados a mejorar la calidad del medio ambiente. Durante una década de infatigable esfuerzo, la estrategia de desarrollo sostenible ha sido incorporada a todos los campos del trabajo social y económico, asegurando y promocionando el desarrollo coordinado sostenido de la economía, la sociedad, la población y el medio ambiente.
Las naciones desarrolladas tienen la obligación de asumir mayores responsabilidades
La economía nacional de China ha aumentado en un 8,3% anual a través del período del Noveno Plan Quinquenal entre 1996 y 2000. Mas no obstante, en el curso de ese mismo período, la cantidad de los mayores contaminantes emitidos disminuyó en razón de 10 a 15%. Por otra parte, China también se ha embarcado en una iniciativa a largo plazo que cubre la prevención de contaminantes y el tratamiento regional y de cuencas fluviales y la conservación ecológica, pese a que su PDB per capita es inferior a 800 dólares. Como resultado de estas políticas y medidas, la anterior tendencia de creciente contaminación ambiental prácticamente se ha detenido. La calidad del medio ambiente ha mejorado en algunas ciudades y ciertas áreas, y la conservación ecológica se ha visto fortalecida.

Una postura proactiva
En todo sentido, China ha sido sumamente proactiva en encarar los problemas ambientales internacionales. Ha firmado una serie de instrumentos ambientales internacionales y obtuvo éxitos ampliamente encomiados, en el estricto cumplimiento de sus propias obligaciones y responsabilidades internacionales. En el nuevo siglo, como de costumbre, continuaremos nuestros esfuerzos de cooperación ambiental internacional y haremos nuestro debido aporte para lograr un desarrollo sostenible y proteger el medio ambiente mundial.

El FMAM asume una responsabilidad vital y una obligación en cumplir su misión en la tarea de encarar los problemas ecológicos mundiales. Su Segunda Asamblea ofrecerá una nueva fuerza motivadora para desarrollar sus empresas e inyectar renovada vitalidad en su cometido. Personalmente, deseo hacer un llamado a la comunidad internacional a abstenerse de discursos huecos y convertir todos nuestros compromisos en acciones concretas – extendiendo así importante apoyo y asistencia al FMAM en términos de su reaprovisionamiento – a fin de evitar que nuestro patrimonio común, el sistema ecológico de la Tierra, siga sufriendo más daño. Anticipo y espero que esta Asamblea será una reunión de éxitos sin precedentes que implementará los resultados negociados con mucha toma y daca por la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible.

Bienvenida
Como la ciudad capital de un país con 5.000 años de espléndida historia de civilización, Beijing es particularmete dinámica y atrayente. El otoño es una época de cosecha y la mejor estación para la ciudad. Como Ministro para el medio ambiente y ciudadano de Beijing, doy la más cálida bienvenida a los delegados a mi ciudad, en la esperanza de que conviertan este encuentro en un acontecimiento fructífero, compartiendo su experiencia y sabiduría con nosotros para crear un FMAM cada vez mejor



Xie Zhenhua es Ministro, Administración Estatal de China para la Protección del Medio Ambiente.

Foto: Lim Eng Geen/UNEP/Still Pictures


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Oportunidades sin igual | Prioridad mundial | Alianzas para el cambio | Aceptando los nuevos retos | Muchos logros, más por hacer | Mensaje a la Segunda Asamblea del FMAM | Perspectivas del Medio Ambiente Africano | Energía crítica | Un mapa de la salud del mundo | Recuperando terreno | El tango se baila a dos | Uniendo el conocimiento a la acción | Mundialización de los beneficios | Enemigos invisibles | Mensaje a la Segunda Asamblea del FMAM

Artículos complementarios:
Special supplement to coincide with the Global
Environment Facility Assembly
(Fresh Water) 1998
Xie Zenhua: Salvando nuestra tierra comun (Las montañas y el ecoturismo) 2002
Ye Ruqiu: Reduccion del carbón (Energía) 2001

AAAS Atlas of Population and Environment:
About the AAAS Atlas of Population and Environment

AAAS Atlas of Population and Environment:
Contents