La Plataforma para las
Montañas de Bishkek



Carta del Presidente de la República de Kirguistán

Estimados lectores:

Quisiera llamar vuestra atención hacia la Plataforma para las Montañas de Bishkek, el documento final emanado de la Cumbre Mundial sobre las Montañas. Muchos eminentes políticos, expertos independientes y personas de renombre mundial participaron en el desarrollo y la redacción de este documento en el transcurso del año.

Opino que este documento constituye un buen mecanismo para la alianza internacional y tendrá gran influencia en promocionar un desarrollo sostenible en las regiones montañosas en el siglo XXI. Nos permitirá a todos implementar las ideas y los pensamientos que compartimos y que se han presentado en diversos foros internacionales y regionales, incluso en la Cumbre de Bishkek.

La Plataforma se ha basado en el rico material y la extensa experiencia disponible a través de la comunidad internacional y los individuos involucrados en el desarrollo sostenible de las montañas en los años recientes. El documento expresa conceptos y recomendaciones sobre el desarrollo sostenible de la comunidad mundial como un todo y de las regiones montañosas en particular.

No me cabe duda de que la Plataforma está destinada a convertirse en un documento fundamental, que marcará un camino seguro en vuestras actividades, y unirá a todas las personas de ideas afines en el campo de la política de las montañas.

Con mis mejores deseos

A. Akaev
Presidente de la República de Kirguistán




La Plataforma para las Montañas de Bishkek


1. Objetivos

La Plataforma para las Montañas de Bishkek es el resultado de la Cumbre Mundial de las Montañas de Bishkek, el evento mundial culminante del Año Internacional de las Montañas 2002. El objetivo de la Plataforma es continuar con las iniciativas existentes y desarrollar esfuerzos sustantivos más allá del Año, movilizando recursos, ofreciendo orientación y guía, y promoviendo sinergías. En especial, proveerá un marco para los interesados inmediatos y otros para contribuir al desarrollo sostenible en las regiones montañosas del mundo. Les permitirá actuar juntos a todos los niveles, desde el nivel local al mundial, para mejorar los medios de vida de las poblaciones montañesas, proteger los ecosistemas montañeses y hacer un uso más prudente de los recursos de las montañas. Por otra parte, la Plataforma servirá como una contribución al debate en la Asamblea General de las Naciones Unidas y para el logro de los Objetivos de Desarrollo para el Milenio.


2. Antecedentes

La Plataforma para las Montañas de Bishkek se basa en la rica experiencia expresada en numerosos documentos sobre el desarrollo sostenible de las montañas, empezando por el Capítulo 13, “Gestión de los Ecosistemas Frágiles: el Desarrollo Sostenible de las Montañas”, del Programa 21 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en Río de Janeiro en 1992. El proceso subsiguiente culminó en el Año Internacional de las Montañas, iniciado por el Gobierno de la República de Kirguistán. Los objetivos del Año son “promover la conservación y el desarrollo sostenible de las regiones montañosas, asegurando con ello el bienestar de las comunidades montañesas y de las tierras bajas”. Durante los preparativos para el Año, y durante el Año mismo, se llevaron a cabo numerosas reuniones sobre diferentes aspectos del desarrollo sostenible de las montañas, cuyas resoluciones y declaraciones también han contribuido a la Plataforma, como asimismo ha hecho una serie de ponencias, temáticas preparadas para la Cumbre Mundial sobre las Montañas por especialistas internacionales y desarrolladas luego por consultas electrónicas. Además, la Plataforma toma en consideración las recomendaciones del párrafo 40 del Plan para la Implementación de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en agosto de 2002.


3. Retos

Las regiones montañosas cubren un 24% de la superficie de tierra de nuestro planeta y albergan el 12% de sus habitantes. Las montañas proveen recursos vitales tanto para los habitantes montañeses como los de las tierras bajas, incluso el agua dulce para por lo menos la mitad de la humanidad, reservas críticas de biodiversidad, alimentos, bosques y minerales. Son ricas en cultura y proveen lugares de esparcimiento físico y espiritual para los habitantes de nuestro planeta cada vez más urbanizado.

Las comunidades de las regiones montañosas se enfrentan con enormes retos. Alrededor de la mitad de los 700 millones de habitantes de regiones montañosas del mundo son vulnerables a escasez de alimentos y desnutrición crónica. Los pueblos de la montaña, sobre todo grupos desfavorecidos como las mujeres y los niños, sufren más que otros de la distribución desigual de los bienes y de los conflictos.

Las decisiones políticas que influencian el uso de los recursos de las montañas generalmente son tomadas en centros de poder lejos de las comunidades montañesas, que con frecuencia están marginadas políticamente y reciben compensación inadecuada para los recursos, servicios y productos de las montañas. Los ecosistemas montañeses son enormemente diversos pero frágiles, debido a sus laderas empinadas, su altitud y sus paisajes extremos. Muchos de estos ecosistemas están siendo degradados debido a que los agricultores se ven forzados a usar prácticas agrícolas insostenibles así como por un desarrollo inapropiado.

El cambio del clima, los peligros naturales y otras fuerzas también amenazan la complicada urdimbre de vida que soportan las montañas. Las consecuencias de la pobreza y la degradación ecológica se extienden mucho más allá de las comunidades montañesas, a través de guerras, terrorismo, movimiento de refugiados, migración, pérdida de potencial humano, sequía, hambruna, y el creciente número de desprendimientos de tierras, aludes de lodo, inundaciones catastróficas y otros desastres naturales en las tierras altas y las tierras bajas por igual. A todo esto cabe agregar que el rápido derretimiento de los glaciares montañeses y la degradación de las cuencas están reduciendo la disponibilidad de agua para sostener la vida y aumentando el potencial de conflicto en torno a suministros cada vez más limitados.


4. Declaración

Nosotros, los participantes de la Cumbre Mundial para las Montañas de Bishkek, el evento mundial culminante del Año Internacional de las Montañas, prometemos nuestro compromiso a largo plazo y nuestra determinación de alcanzar las metas de un desarrollo sostenible en las regiones montañosas. Nos comprometemos a proteger los ecosistemas de las montañas del mundo; a mitigar la pobreza y reducir la inseguridad alimentaria en las regiones montañosas; a promover la paz y la equidad económica, y a ofrecer apoyo para las generaciones actuales y futuras de los pueblos montañeses –mujeres y hombres, niñas y varones– para crear condiciones en las cuales ellos puedan configurar sus propias metas y aspiraciones.


5. Principios rectores

Nosotros respaldamos aspectos participativos, de interesados múltiples, multidisciplinarios, ecoregionales, descentralizados y a largo plazo que respetan los principios de subsidiaridad, diversidad humana, derechos humanos, equidad de género y el medio ambiente. Valoramos y basamos nuestras acciones en información y conocimientos, tanto autóctonos como científicos.


6. Instrumento marco para la acción

Hacemos un llamado a las Naciones Unidas y sus organizaciones, los estados, organizaciones internacionales y no gubernamentales, empresas, organizaciones locales, científicos y personas individuales a invertir conjuntamente sus recursos en las regiones montañosas. También hacemos un llamado a las instituciones financieras, incluso el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), a continuar e incrementar su apoyo. Hará falta el esfuerzo de todos, trabajando en alianza, para alcanzar nuestras metas. Vemos este instrumento marco como una guía para las décadas venideras, reconociendo que la elaboración de los detalles correrá por cuenta de los socios y aliados.


6.1. Medidas al nivel internacional

Resolución de la ONU: Sugerimos que el Grupo Foco del Año Internacional sobre las Montañas de las Naciones Unidas elabore una resolución de la ONU sobre el desarrollo sostenible en las regiones montañosas. Dicha resolución podría proveer orientación para las Naciones Unidas y sus organismos para desarrollar políticas y programas de acuerdo con los objetivos y principios de la Plataforma, e invitar mayor cooperación y ampliación de las medidas en las regiones montañosas en todo el mundo. Además, alentamos al Grupo Foco a destacar las interrelaciones vitales entre las montañas y los recursos de agua dulce, sobre todo dentro del contexto del Año Internacional del Agua Dulce 2003, y considerar el establecimiento de un Día Mundial de las Montañas.

Alianza internacional: Apoyamos la Alianza Internacional para el Desarrollo Sostenible en las Regiones Montañosas, un resultado “tipo 2” de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo en agosto de 2002. Recibimos con beneplácito el ofrecimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de ser la sede del secretariado de la Alianza y traer el Grupo de Trabajo Interagencias sobre las Montañas en su servicio. Hacemos un llamado al PNUMA a asegurar una gestión ambientalmente racional en las regiones montañosas, en particular en los países en desarrollo, mediante el fortalecimiento de la red de conexiones y evaluaciones, facilitando acuerdos regionales y alentando la cooperación entre los sectores público y privado. Contamos con el continuo y creciente involucramiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), otros organismos de la ONU, bancos de desarrollo multilateral, otras organizaciones internacionales y estados.

La estructura y las modalidades de funcionamiento continuarán refinándose para asegurar una Alianza efectiva. Invitamos a organizaciones y países interesados a unirse a la Alianza y asegurar su sostenibilidad financiera.

Nos complace la propuesta de crear, dentro del contexto de la Alianza, una Cadena Internacional de Estados y Regiones Montañosos en Desarrollo, y prestar apoyo al establecimiento de un grupo de trabajo para continuar desarrollándola.

Formación de capacidad: Creemos que la formación de capacidad a todos los niveles es esencial para mejorar la competencia de los interesados en las montañas y mejorar la comprensión de los procesos, problemas, necesidades, oportunidades y bienes activos de las montañas. Esto debe involucrar a todos los sectores de la educación, organizaciones no gubernamentales, gobiernos, los encargados de tomar decisiones y las agencias internacionales.

Ciencias y tecnología: Invitamos a la comunidad científica y sus agencias financiadoras, a nivel internacional y nacional, a promocionar alianzas internacionales y programas de investigación, monitoreo y alerta temprana en apoyo del desarrollo sostenible en las regiones montañosas. Hacemos hincapié especial en la necesidad de que las iniciativas se concentren en aspectos biofísicos así como políticos, sociales, económicos y culturales, y que apliquen enfoques disciplinarios, interdisciplinarios y transdisciplinarios, contribuyendo de esta forma a la comprensión integrada de problemas y oportunidades para el desarrollo sostenible de las montañas.


6.2. Medidas al nivel regional
(supranacional)

Enfoque regional: Estamos convencidos de que las regiones montañosas transfronterizas poseen características ambientales, sociales, políticas, culturales y económicas específicas y potenciales para el desarrollo, y por lo tanto requieren enfoques y recursos específicos.

Cooperación regional: Instamos a que el desarrollo y la conservación en las regiones montañosas transfronterizas y entre los interesados corriente arriba y corriente abajo se coordinen entre todos los socios afectados o involucrados.

Acuerdos regionales: Apoyamos los instrumentos formales tales como cartas, convenciones y políticas integrales para fomentar la cooperación internacional entre estados que comparten regiones montañosas.

6.3. Medidas al nivel nacional

Gobierno: Hacemos un llamado a los gobiernos nacionales a aplicar el principio de subsidiaridad delegando las decisiones políticas de toma de decisiones al nivel más bajo posible, del nivel nacional al subnacional, al nivel de la comunidad, de responsabilidad corporativa y de responsabilidad privada.

Defensa y promoción de políticas: Invitamos a los gobiernos nacionales a elaborar leyes, políticas y procedimientos que favorezcan a sus regiones montañosas, particularmente aquellas que se encuentran marginadas en términos de desarrollo económico y social, y a establecer sus prioridades nacionales de acuerdo. También invitamos a los partidos políticos y gobiernos a involucrarse en iniciativas internacionales, siempre que éstas son aceptadas al nivel local.

Datos específicos para las montañas: Reconocemos que la falta de datos socioeconómicos y ambientales desagregados obstaculiza el reconocimiento y el análisis específico de los asuntos de vida y sustento en las montañas. Alentamos a los gobiernos a producir, publicar y utilizar datos específicos a las montañas para mejorar las políticas para un desarrollo sostenible de las montañas, especialmente en lo relacionado con las economías dominantes de las tierras bajas.

Inversiones y mecanismos de compensación: Estamos convencidos de que es posible reducir las disparidades económicas entre las montañas y sus regiones de alrededor mediante inversiones y otros medios. Alentamos a los gobiernos a introducir mecanismos de compensación para mercancías y servicios ofrecidos por comunidades montañesas, empresas o paisajes naturales y culturales a través de negociaciones entre los pueblos afectados y los beneficiarios.

Provisión de acceso: Reconocemos que la naturaleza física de las regiones montañosas impide el acceso en muchas maneras. En particular, hacemos un llamado a los gobiernos a utilizar información y tecnologías de comunicación para llevar beneficios a las poblaciones en las montañas.


6.4. Medidas al nivel local

Administración local: Apoyamos la administración y la propiedad local de los recursos, la libertad individual, la autodeterminación cultural, y los sistemas de creencia tradicional, que se encuentran en el centro del desarrollo sostenible en las regiones montañosas, especialmente donde es alta la influencia económica de fuerzas externas.

Desarrollo local: Instamos a todos los interesados directos a asegurar que se mejoren los medios de vida locales, se fomenten las empresas económicas y se garantice la protección y el uso sostenible de los recursos naturales. Los socios externos deben tratar de prestar apoyo a las iniciativas locales cuando así se les solicita



Los Objetivos de Desarrollo para el Milenio


Erradicar la pobreza extrema y el hambre: la meta general declarada es reducir la proporción de personas que viven con menos de un dólar por día a la mitad del nivel de 1990 para 2015 (del 29% del total de habitantes en las economías de ingreso bajo y medio al 14,5%). De lograrse, esto reduciría el número de personas que viven en extrema pobreza a 890 millones (o a 750 millones si la expansión mantiene el nivel actual).

Lograr la educación primaria universal.

Promover la igualdad de género y habilitar a la mujer.

Reducir la mortalidad infantil.

Mejorar la salud materna.

Combatir el VIH/SIDA, la malaria, y otras enfermedades.

Asegurar la sostenibilidad ambiental.

Formar una alianza mundial para el desarrollo.




FOTO: Jerry Kostrzewa/PNUMA/Topham



Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Mirando a través de lentes nuevos | Desarrollo con rostro humano | El poder de transformar | Triple ganancia | Gente | Hora de cumplir promesas | Tan precioso como el oro | Expandiendo el círculo | En breve: La globalización, la pobreza, el comercio y el medio ambiente | Haciendo las cosas localmente | La cooperación es contagiosa | Publicaciones y productos | Pasando por el cuello de botella | Inversiones en el medio ambiente | La Plataforma para las Montañas de Bishkek | El dinero no se puede respirar | ¡Lograremos éxito! | ¿Comercio equitativo? Pregunta justa

 

Artículos complementarios:
En el número: Las montañas y el ecoturismo, 2002


AAAS Atlas of Population and Environment:
About the AAAS Atlas of Population and Environment
Population and ecosystems: Mountains
Case study: The Northern Andes
Case study: The Eastern Himalayas