Expandiendo
el círculo

 
Josette S. Shiner
dice que el comercio, la ordenación ecológica y el desarrollo económico son metas que se apoyan mutuamente

Los Estados Unidos están comprometidos a expandir el círculo de naciones que se benefician del comercio mundial. De Seúl a Santiago, el comercio ha demostrado ser un peldaño en el camino fuera de la pobreza y una ganancia para la libertad, las oportunidades y el medio ambiente. La historia reciente demostró los vínculos positivos que existen entre el comercio, el desarrollo, la calidad ecológica y los crecientes estándares de vida.

La Administración del Presidente Bush cree que el libre comercio y las mejoras medioambientales pueden apoyarse mutuamente. La Ley del Comercio de 2002, firmada por el Presidente Bush en agosto pasado, incorpora un conjunto equilibrado de objetivos ecológicos, a saber: asegurar un campo llano, equitativo, para los Estados Unidos mediante el cumplimiento efectivo de las leyes ambientales de nuestros socios comerciales; evitar y precaverse contra el uso de estándares ecológicos con propósitos proteccionistas, y ayudar a los aliados y socios comerciales en los países en desarrollo a formar su capacidad de protección ecológica a través de mecanismos de cooperación.

Perseguiremos estos objetivos en cada uno de nuestros acuerdos de libre comercio, incluso el acuerdo de Singapur que el Representante Comercial estadounidense Robert B. Zoellick está a punto de finalizar y las negociaciones que acabamos de finalizar con Chile. De igual modo, las cuestiones ecológicas son parte importante de la Agenda para el Desarrollo de Doha. Dentro de este mandato de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Estados Unidos está tratando de identificar iniciativas capaces de aumentar y mejorar la simbiosis natural entre el comercio y las políticas ambientales.

Un buen ejemplo lo constituye nuestro esfuerzo de negociar nuevas disciplinas relativas a subsidios que contribuyen a la supercapacidad en la industria pesquera mundial, que conduce al agotamiento de las poblaciones mundiales de peces. También estamos haciendo presión para un mayor acceso al mercado para tecnologías ecológicas, ayudando así a los exportadores estadounidenses al mismo tiempo de dar a los países importadores acceso a la gama completa de las tecnologías más modernas. Y estamos explorando nuevas avenidas para aumentar la cooperación entre la OMC y las secretarías responsables para acuerdos ecológicos multilaterales relacionados con el comercio, tales como la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES) y la Convención de Basilea sobre el Movimiento Transfronterizo de Desechos Peligrosos.

Además, las revisiones ecológicas de las negociaciones comerciales se han convertido ahora en una parte importante de nuestro proceso. Estas revisiones nos proveen valiosa información sobre los impactos probables de los acuerdos comerciales, tanto positivos como negativos, lo cual nos ayuda para elaborar nuestros objetivos de negociación y para identificar respuestas de política apropiadas.

Revisiones ecológicas
Ya están en marcha las revisiones ecológicas para la Zona de Libre Comercio de las Américas y la Agenda para el Desarrollo de Doha. Estamos realizando valoraciones similares para nuestras negociaciones de acuerdos de libre comercio con países como Chile y Singapur. Estamos trabajando en estrecha colaboración con numerosos departamentos y agencias para asegurar que nuestro enfoque hacia las revisiones sea racional y alentar y prestar apoyo a otros países para llevar a cabo sus propios estudios.

Estados Unidos también continúa financiando programas que ejercen un impacto positivo a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y a través de instituciones multilaterales como el Banco Mundial. USAID está entregando dinero a organizaciones no gubernamentales para trabajar con gobiernos y con la sociedad civil en la formación de capacidad para conducir valoraciones ecológicas para acuerdos comerciales y otras metas de protección del medio ambiente. Por ejemplo, en el Brasil, USAID apoya una Red de Organizaciones de Energía Renovable. En Asia Central, las contribuciones estadounidenses prestan ayuda a un Programa Replicable para la Minimización de Desechos.

Lo que es más importante, al crear oportunidades a través de acuerdos comerciales, Estados Unidos ayuda a demostrar que el comercio, la ordenación del medio ambiente y el desarrollo económico son y pueden ser metas que se apoyan mutuamente. Nuestro programa de liberalización del comercio está diseñado para crear nuevas oportunidades económicas a través de todo el mundo, especialmente en naciones en desarrollo donde apenas están comenzando a florecer unas frágiles economías. Deseamos que los habitantes en los países en desarrollo y las naciones desarrolladas por igual comprendan la importante cadena de eventos que vinculan el comercio, el desarrollo, la calidad ecológica, y un estándar de vida en alza.

Los beneficios del comercio tocan las vidas de trabajadores y familias alrededor del mundo. Cuanto más expandemos las redes de comercio con otras naciones, más oportunidades, mejores empleos, y mayor crecimiento económico vamos creando. En noviembre de 2001, Estados Unidos desempeño un rol clave en el lanzamiento de una nueva ronda mundial de negociaciones de liberalización del comercio como parte de la Agenda para el Desarrollo de Doha de la OMC. Dichas negociaciones abrirán mercados alrededor de todo el mundo, con énfasis especial en la creación de nuevas oportunidades en agricultura, manufactura y servicios.

Estados Unidos ya ha puesto importantes propuestas sobre el tapete para liberar el comercio en servicios y agricultura, para inyectar mayor transparencia a los procedimientos de la OMC, incluso acuerdo de disputa; permitir a los países pobres ganar mayor acceso a drogas necesarias para luchar contra el VIH/ SIDA, la malaria y otras crisis de salud pública; y para remover tarifas sobre todas la mercancías industriales y de consumo para 2015. Estados Unidos también está persiguiendo acuerdos de libre comercio con un número de países y regiones del mundo.

Mediante estas negociaciones comerciales, Estados Unidos está creando el marco para el crecimiento mundial en el comercio que ayudará tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo a beneficiarse con la mayor actividad comercial. En efecto, existe abundante investigación que demuestra que los países en desarrollo tienen mucho que ganar al abrir sus mercados al comercio, y todo que perder si se mantienen cerrados al comercio mundial.

El Banco Mundial recientemente condujo un estudio de países en desarrollo que se abrieron a la competencia mundial en los años 1990, y de aquéllos que no lo hicieron. El ingreso por persona para los países en desarrollo mundializados creció en más del 5% por año, mientras que los ingresos en los países pobres no mundializados apenas crecieron en algo más de 1%. Los países en desarrollo mundializados han reducido la tasa de pobreza absoluta de forma notable en el curso de los últimos 20 años, y los niveles de ingreso de los hogares más pobres se mantuvieron al ritmo del crecimiento.

Otras investigaciones hacen hincapié en los beneficios que los países en desarrollo podrían ganar si bajaran sus propias barreras al comercio. Un estudio pronostica que los países en desarrollo podrían ver una ganancia de su ingreso anual de 540.000 millones de dólares con la eliminación de las barreras para comerciar en mercancías, con tres cuartas partes de dicha ganancia debidas a la eliminación de las propias restricciones de comercio de países en desarrollo.

La eliminación total de las barreras para el comercio en mercancías en todo el mundo podría sacar de la pobreza a otros 300 millones de habitantes más en países en desarrollo para 2015, más de la población total de los Estados Unidos.

En total, se estima que la eliminación de las barerras mundiales al comercio aumentaría el ingreso mundial en 1,9 billones de dólares todos los años.

Ninguna región del mundo tiene más en juego que Africa en la liberalización mundial del comercio. La participación de Africa al Sur-del-Sahara en el comercio mundial ha bajado de casi 4% en los años 1960 a menos de 2% hoy día. A resultado de ello, los países y los habitantes africanos no han participado plenamente en la creciente prosperidad que ha acompañado el aumento en el comercio mundial en el curso de las últimas décadas.

Respondiendo a este reto, esta Administración esta persiguiendo activamente una alianza de ayuda y comercio internacional con Africa. En lo que respecta al comercio, estamos abriendo mercados y oportunidades a través de negociaciones de un acuerdo de libre comercio con el Sindicato Aduanero Sudafricano, arreglos de comercio preferencial, y negociaciones de comercio mundial con la OMC. Estamos reforzando nuestra ayuda a la región mediante la iniciativa de Cuenta para el Reto del Milenio del Presidente Bush, la cual habrá de incrementar de forma sustancial la ayuda de Estados Unidos para los países en desarrollo que están abriendo mercados y tienen un gobierno justo.

Los Estados Unidos prestan oído a las preocupaciones de las naciones en desarrollo que se esfuerzan por alcanzar el libre comercio. Como expresara el Presidente Bush, debemos “incluir a todos los pobres del mundo en un círculo de desarrollo en expansión”. Los Estados Unidos están comprometidos a dirigir una agenda de comercio que abraza esta meta, y confiamos en que esto también traerá beneficios para el medio ambiente en todo el mundo


Josette S. Shiner es Representante de Estados Unidos para el Comercio.

FOTO: Chris Cypert/www.chriscypert.com


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Mirando a través de lentes nuevos | Desarrollo con rostro humano | El poder de transformar | Triple ganancia | Gente | Hora de cumplir promesas | Tan precioso como el oro | Expandiendo el círculo | En breve: La globalización, la pobreza, el comercio y el medio ambiente | Haciendo las cosas localmente | La cooperación es contagiosa | Publicaciones y productos | Pasando por el cuello de botella | Inversiones en el medio ambiente | La Plataforma para las Montañas de Bishkek | El dinero no se puede respirar | ¡Lograremos éxito! | ¿Comercio equitativo? Pregunta justa

 
Artículos complementarios:
Colin L. Powell: Una sola Tierra (Cumbre Mundial sobre el Desarrollo) 2002
Madeleine K. Albright: Changing course (Beyond 2000) 2000
Fran P. Mainella: Para el pueblo (Las montañas y el ecoturismo) 2002
En el número: La pobreza, la salud y el medio ambiente, 2001
En el número: Production and Consumption, 1996


AAAS Atlas of Population and Environment:
Population and natural resources