Retos
energéticos

 
Jim Adam

La tarea de conectar a los 2.000 millones de habitantes que carecen de acceso a energía comercial es el reto energético más importante con que se enfrenta la comunidad mundial. Mujeres y niños, principalmente en los países en desarrollo, pasan sus días recolectando leña o estiércol como combustible para cocinar y calentar sus casas en estufas muy poco eficientes – esto no sólo causa daño al medio ambiente sino también constituye una amenaza directa para la salud de sus familias.

Las anticuadas calderas conectadas a sistemas de calefacción central en la mayoría de las ciudades de los países de Europa Oriental y la ex-Unión Soviética plantean otro importante reto. Son ineficientes, carecen del moderno control de contaminación, y el uso final del calor no es medido, lo cual no hace sino aumentar la ineficiencia y el desperdicio.

Ambos problemas piden a gritos que el mundo realice inversiones para remediarlos. La inversión en soluciones energéticas en estos países puede acarrear mejoras medioambientales locales significantes e inmediatas, con enormes mejoras en la eficacia energética, además de reducir las emisiones de gases de invernadero de forma sustancial. No obstante, la política energética y medioambiental tiende a dirigir las inversiones hacia los países industrializados, aún cuando su impacto sobre el medio ambiente sería mucho mayor en los países en desarrollo y las economías en transición – sin mencionar el efecto sobre la condición humana en general.

Lo que hace falta es una nueva dirección en política energética. El Consejo Mundial de la Energía ha estudiado las necesidades y creemos que varias de nuestras recomendaciones para políticas propuestas conducirían hacia una mayor inversión en los países donde más se necesitan.

Es necesario que tanto los países que tratan de obtener inversiones de afuera como la comunidad mundial en general deben ocuparse del riesgo político de las inversiones en proyectos de energía. Hace falta que los países crean un clima favorable a los inversores, que incluya el imperio de la ley y reconozca los derechos de propiedad privada. La comunidad mundial puede hacer su contribución desarrollando nuevos planes de seguros contra riesgo político que recompensen a los países que crean semejante clima.

Es necesario poner precio a la energía para cubrir costos y asegurar el pago. En demasiada cantidad de países, los subsidios globales para la energía benefician a aquéllos más capaces de pagar, y hacen muy poco para los pobres. Los subsidios alientan el derroche de energía y la ineficacia energética y colocan innecesaria presión sobre los presupuestos gubernamentales, desviando gastos que podrían invertirse más efectivamente en otra parte, o bien ser usados para reducir los préstamos. Hace falta diseñar de nuevo los programas energéticos para dirigirlos precisamente hacia los pobres con cantidades de energía de subsistencia, mientras la mayoría de la población paga el precio entero necesario para mantener una industria energética sana.

La comunidad mundial debería fomentar alianzas de financiamiento vinculadas a metas ambientales – sistemas de compraventa de derechos de contaminación, que permitirían a los países y empresas desviar inversiones en el control de la contaminación y medidas de reducción de gases de invernadero de economías industriales hacia economías en desarrollo y en transición, donde sería posible lograr mucho más con la misma cantidad de dinero.

Por último, debe asegurarse energía para los pobres a precios asequibles, como una medida complementaria para eliminar los subsidios. Aquí también, lo que hace falta es mayor precisión en ayudar a los pobres – no menor asistencia para ellos


Jim Adam es el Presidente del Consejo Mundial de la Energía.

Foto: Ong Hooi Giin/UNEP/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Seguro y sostenible | Impulsando el multilateralismo | Satisfaciendo necesidades crecientes | Abran paso al coche cero-litro | Poder compartido | El petróleo y las aguas | Retos energéticos | En breve: Energía | Concurso | Potencia para la gente | Informe especial sobre China: Reducción del carbón | Viento de cambio | Existe otra opción | La promesa del sol | Oleadas de energía | Menos energía, más riqueza

 

Artículos complementarios:
En el número: Climate and Action December 1998
En el número: Climate change December 1997

Atlas Of Population And Environment De La AAAS:
Air pollution
Climate change