Potencia
para la gente

 
Corrado Clini
describe la energía renovable como un recurso clave para
combatir la pobreza y proteger el medio ambiente.

El suministro total de energía primaria en todo el mundo aumentará en un 30% entre 1997 y 2010, y en cerca de 60% para 2020, según las proyecciones del informe sobre la perspectiva mundial de la energía (World Energy Outlook 2000) de la Agencia Internacional para la Energía. En 1997, alrededor de 1.000 millones de habitantes en los países industrializados consumieron alrededor de 54% del suministro de energía total del mundo, mientras que 5.000 millones de habitantes de las economías en desarrollo y en transición consumieron el 46% restante. Para 2020, se pronostica que la parte correspondiente a los países de la OCDE bajará al 44%.

La demanda mundial de electricidad está creciendo más rápidamente que para cualquier otro consumo final, y – a una tasa de incremento promedio de 2,8% por año – casi doblará en el curso del período 1997-2020. El incremento será especialmente alto en los países en desarrollo, y se proyecta que se elevará al 4,6% anual, comparado con 1,6% en la OCDE. Ello no obstante, el consumo de electricidad per capita en el mundo en desarrollo todavía será tan sólo una sexta parte del nivel de la OCDE.

Un panorama de “aquí no ha pasado nada” – basado en las políticas energéticas in situ a mediados del año 2000 y consistentes con el panorama de referencia de la World Energy Outlook 2000 – sugiere que durante el período 1997-2020:

  • La dependencia de los combustibles fósiles aumentará, y las emisiones de dióxido de carbono del uso de energía aumentará en un 60% proyectado – más de dos tercios de esta cantidad en los países en desarrollo.

  • Los renovables serán los combustibles de más rápido crecimiento de todos los tipos de energía. No obstante, debido a que parten de una basa pequeña, su parte sólo aumentará de 2% a 3% de la cartera de energía mundial para 2020.

  • Casi 2.000 millones de personas – hasta un 30% de la población del mundo, y todos habitantes de países en desarrollo – seguirán careciendo de acceso a electricidad. Es poco probable que unos servicios energéticos mejorados alcancen a aquéllos que carecen de esos servicios en la actualidad.

El resultado de este panorama no será precisamente un futuro energético sostenible. No es posible erradicar la pobreza sin adecuado suministro de energía en el mundo en desarrollo. Los servicios de energía comercial permitirían una mejor calidad de vida para los pobres, mejores oportunidades de educación, mejores condiciones de salud, mejor información, la difusión de telecomunicaciones y tecnologías digitales, el desarrollo industrial local y una más alta productividad. Los sistemas energéticos tradicionales basados en combustibles fósiles no pueden satisfacer la creciente demanda de electricidad y las necesidades cada vez mayores de acceso a servicios energéticos modernos en el mundo en desarrollo sin aumentar enormemente la presión sobre el medio ambiente, los recursos naturales, la salud pública y las relaciones internacionales.

Un rol importante
Se espera ahora que los renovables habrán de desempeñar un rol cada vez más importante en la cartera energética del mundo – junto con un mayor énfasis en la eficiencia energética – a medida que el mundo avanza hacia un suministro de energía sostenible.

Teniendo en cuenta este horizonte, la Cumbre G8 2000 en Okinawa hizo un llamado a la formación de un Grupo de Trabajo de multiinteresados para evaluar los obstáculos para el uso de renovables en países en desarrollo y recomendar medidas para alentarlo. Mark Moody Stuart, entonces presidente del Grupo de Empresas Royal Dutch/Shell, y yo mismo fuimos designados como copresidentes de dicho Grupo de Trabajo.

El Grupo de Trabajo fue integrado por los representantes de los gobiernos G8 y miembros de 12 otros países (Antigua y Barbuda, Bangladesh, Brasil, China, Dinamarca, Egipto, India, Malasia, Marruecos, la República de Sudáfrica, Suecia y Tailandia). El sector privado, las instituciones financieras privadas, y diversas organizaciones no gubernamentales con experiencia en microcrédito aportaron ideas en materia financiera.

El principal hallazgo del Informe Final fue el siguiente:

"Los recursos de energía renovable no sólo pueden ahora reducir los impactos ambientales locales, regionales y mundiales de forma marcada sino también los riesgos de seguridad energética, y, en ciertas circunstancias, son capaces de bajar el costo para el consumidor."

En los países en desarrollo, nuevas tecnologías de energía eólica, de biomasa, energía geotérmica y usinas hidroeléctricas de pequeña escala con frecuencia constituyen la opción de costo más bajo para el suministro de electricidad a lugares no conectados a la red nacional, y son cada vez más competitivas en ciertas condiciones con la red. Entretanto, nuevas tecnologías solares – fotovoltaicas, energía y calefacción térmica – pueden jugar más que un papel de nicho en muchas circunstancias. En los países en desarrollo, el riesgo de interrupciones del suministro – debido a crisis de petróleo o a la inseguridad del sistema eléctrico – ha aumentado en el curso de los últimos años, con el resultado de nuevos costos. Los renovables incorporados en la red de suministro, dirigidos a determinados lugares del sistema de distribución, pueden aliviar estreses de carga de forma más barata que la provisión de una nueva generación de instalaciones y distribución.
La demanda mundial de electricidad está creciendo más rápidamente que para cualquier otro consumo final
El costo de la energía renovable ha bajado en el curso de la última década, pero en la mayoría de los casos aún no es capaz de competir con las alternativas convencionales. Esto se debe a una cantidad de obstáculos clave, incluso los siguientes:

  • Insuficiente infraestructura humana e institucional.

  • El alto costo inicial de los renovables, y otros impedimentos para movilizar capital.

  • Iniciativas débiles y políticas inconsistentes en comparación con los subsidios que alientan la energía convencional.

Para tratar de solucionar el problema de estas barreras, el Informe Final recomienda:

  • Reducir el costo de la tecnología mediante la expansión de los mercados. Los países desarrollados deben implementar planes nacionales existentes y propuestos para ampliar los mercados domésticos de energía renovable a fin de bajar costos y apuntalar el desarrollo de mercados en países en desarrollo. Trabajando en colaboración con participantes del sector público así como del privado, los países de la OCDE deben desarrollar proyectos de energía renovable en los cuales (i) los renovables constituyen la opción de menor costo sobre una base de ciclo de vida, y (ii) los renovables logran la protección del medio ambiente local y/o mundial a un costo razonable.

  • Formar un ambiente de mercado fuerte: será necesario considerar a los renovables como parte de la política energética en la evaluación de las prioridades de desarrollo de los países que participan en programas de mitigación de la pobreza.

  • Las industrias de energía renovable deben apoyarse para la creación de empresas conjuntas y otras capacidades de fabricación, montaje y distribución/ instalación en países en desarrollo.

  • Movilización de financiamiento: la ayuda oficial para el desarrollo y las agencias bilaterales y multilaterales deben considerar explícitamente a los renovables para proyectos de desarrollo y elegirlos cuando son la opción de menor costo sobre una base de ciclo de vida.

  • Alentar mecanismos basados en el mercado: la OCDE debe desarrollar planes nacionales e internacionales de certificados comerciales para renovables; emprender medidas para eliminar incentivos y otros tipos de apoyo para tecnologías energéticas perjudiciales para el medio ambiente, y desarrollar e implementar mecanismos basados en el mercado que se ocupen de externalidades, a fin de permitir a las tecnologías competir en el mercado sobre una base de igualdad, más justa. Si hiciéramos todas estas cosas, ¿cuál sería el resultado? Podríamos aspirar a una meta de servir hasta otros 1.000 millones de personas más con energía en la próxima década.

Desglosada, la meta de 1.000 millones de personas incluye los siguientes:

  • 200 millones mediante cocinas/ estufas de biomasa más eficientes

  • 300 millones mediante la electrificación rural, correspondiente a 15 teravatios horas/año – una meta que supone un reto enorme.

  • 300 millones conectados a la red en el mundo en desarrollo, correspondiente a 180 teravatios horas/año.

  • 200 millones conectados a la red en la OCDE, correspondiente a 600 teravatios horas/año. El tamaño del mercado en los países de la OCDE empujará hacia abajo el costo de los renovables mundialmente.

Estas metas son consistentes con las conclusiones de la Cumbre G8 2001 de Génova, a saber:

  • Asegurar que las fuentes de energía renovable sean consideradas adecuadamente en nuestros planes nacionales y alentar a otros a hacer otro tanto.

  • Alentar la investigación continua y la inversión.

  • Ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su capacidad institucional y estrategias nacionales orientadas hacia el mercado que puedan atraer la inversión del sector privado en energía renovable.

  • Hacer un llamamiento a los bancos de desarrollo multilateral y a las agencias de ayuda al desarrollo a adoptar un enfoque innovador y desarrollar mecanismos de financiación basados en el mercado para la energía renovable.

  • Instar al Fondo para el Medio Ambiente Mundial a continuar prestando apoyo a la protección medioambiental a una escala mundial y fomentando buenas prácticas para promocionar el uso eficiente de energía y el desarrollo de fuentes de energía renovable en el mundo en desarrollo.



Corrado Clini es Director General del Ministerio italiano para el Medio Ambiente, y fue Copresidente del Grupo de Trabajo G8 sobre Energía Renovable.

Foto: UNEP/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Seguro y sostenible | Impulsando el multilateralismo | Satisfaciendo necesidades crecientes | Abran paso al coche cero-litro | Poder compartido | El petróleo y las aguas | Retos energéticos | En breve: Energía | Concurso | Potencia para la gente | Informe especial sobre China: Reducción del carbón | Viento de cambio | Existe otra opción | La promesa del sol | Oleadas de energía | Menos energía, más riqueza

 

Artículos complementarios:
En el número: Climate change December 1997
Mark Moody-Stuart: Picking up the gauntlet (Climate and Action) December 1998
Julia Marton-Lefèvre: Taking the lead (Transport and Communications) June 2001

Atlas Of Population And Environment De La AAAS:
Energy
Climate change
Air pollution