El petroleó y
las aguas

 
El Jeque Sheikh Hamdan bin Zayed Al Nahyan
dice que los productores de petróleo del Medio
Oriente tienen la obligación hacia las generaciones
futuras de encarar las causas del calentamiento
de la Tierra.

El acuerdo de compromiso sobre el cambio climático alcanzado en Marrakech en noviembre fue grata noticia. Esperamos ahora que la intención se traduzca en rápidas medidas tangibles para ocuparnos del calentamiento de la Tierra. Hemos visto demasiadas conferencias en un impasse, en las que la renuencia a renunciar a cualquier cosa ha sido la causa de que la amenaza del alza de las temperaturas para el sustento de la humanidad siguiera aumentando sin tregua.

En su introducción al informe de 1987 de la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, Gro Harlem Brundtland escribió: “Si no logramos transmitir nuestro mensaje de urgencia a los padres de hoy y los encargados de formular las políticas, arriesgamos socavar el derecho básico de nuestros hijos a un medio ambiente sano para enriquecer su vida.”

En el Medio Oriente tenemos una necesidad especial de prestar atención a estas advertencias. Dado que muchos de los países de la región consisten de bajíos, con escasez de agua, vivimos amenazados por el alza de los niveles del mar y la desertificación. Con anterioridad este año, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios Climáticos concluyó que para fines del siglo los niveles del mar podrían subir en hasta 88 centímetros. Esto no sólo inundaría las zonas costeras de los Emiratos Arabes Unidos (EAU) sino también gran parte del densamente poblado delta del Nilo en Egipto y la cuenca baja del sistema fluvial de los ríos Tigris y Eufrates en Iraq.

No obstante nuestra fortuna de gozar de las riquezas que nos han sido conferidas por nuestras reservas de petróleo y gas, los EAU todavía son un país “en desarrollo”. Somos conscientes de que, en el proceso de financiar nuestro ambicioso programa de desarrollo, tenemos una responsabilidad no sólo para con nuestro propio medio ambiente sino también para el ambiente de todo el planeta.

Tradicionalmente, la producción de petróleo siempre estuvo acompañada de amenazas ambientales. Hemos hecho progresos considerables en años recientes para mitigar estos peligros. Uno de nuestros más importantes éxitos ha sido una dramática reducción de las llamaradas de gases que irrumpen de los yacimientos petrolíferos, tanto en tierra como costa afuera. En 1995, unos 7 millones de metros cúbicos de quema de gases sobrantes eran emitidos todos los días en Abu Dabi. En la actualidad hemos reducido esto a 1,5 millones – una reducción de 78% en cinco años. Nuestro objetivo es llegar a cero.

Por otra parte, también tenemos el mayor interés en capitalizar el potencial de fuentes de energía renovable como la energía solar. Los resultados de la investigación en la captura de energía limpia del sol mediante una nueva generación de paneles solares son alentadores. Dentro de poco seremos capaces de construir edificios con paneles fotovoltaicos que generarán la mayor parte de sus propias necesidades de energía.

En los más grandes yacimientos petrolíferos de los EAU, tanto en tierra como en el mar, existe ahora el requisito legal de la realización de estudios ambientales de base y evaluaciones de impacto, y para el establecimiento de programas de monitoreo continuo.

Todos los proyectos propuestos por el sector del petróleo de Abu Dabi, así como aquellos postulados por diversos departamentos del Gobierno, deben ser aprobados por nuestra Agencia para Investigación Medioambiental y Desarrollo de Especies Silvestres, de la cual ocupo el puesto de Presidente Adjunto. Cumpliendo con este requisito, examinamos los resultados de los estudios de base y las evaluaciones de impacto medioambiental, y, donde correspondía, también tomamos en consideración asuntos arqueológicos y paleontológicos.

Esto ha conducido al cambio del diseño de la ingeniería original de importantes proyectos del sector petrolífero a fin de limitar sus impactos sobre el medio ambiente, por ejemplo mediante la perforación de grupos de pozos desde una sola hoya y el creciente uso de perforación direccional y horizontal. Esta práctica conduce a una situación de doble ganancia, ya que ha colocado al sector petrolífero de los EAU en la vanguardia de una nueva tecnología de perforación.

Nuestro patrimonio es el de un pueblo que sólo pudo sobrevivir en nuestro frágil medio ambiente desértico aprendiendo a coexistir con la naturaleza y desarrollando un uso sostenible de los recursos a nuestra disposición. De otro modo, nuestros antepasados hubieran muerto de hambre. Reconocemos que hoy día tenemos una obligación mundial para con las generaciones futuras, y estamos resueltos a desempeñar nuestra parte en la tarea de asegurar el desarrollo sostenible que ellas necesitarán


El Jeque Hamdan bin Zayed Al Nahyan es Ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Arabes Unidos y Presidente Adjunto de la Agencia de Investigación Medioambiental y Desarrollo de Especies Silvestres (ERWDA) de Abu Dabi.

Foto: Agustin Sagasti/UNEP/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Seguro y sostenible | Impulsando el multilateralismo | Satisfaciendo necesidades crecientes | Abran paso al coche cero-litro | Poder compartido | El petróleo y las aguas | Retos energéticos | En breve: Energía | Concurso | Potencia para la gente | Informe especial sobre China: Reducción del carbón | Viento de cambio | Existe otra opción | La promesa del sol | Oleadas de energía | Menos energía, más riqueza

 

Artículos complementarios:
En el número: Climate and Action December 1998
En el número: Climate change December 1997
Gerhard Berz: Insuring against catastrophe (Disasters) January 2001
Pier Vellinga: Flip-flop to catastrophe (Disasters) January 2001

Atlas Of Population And Environment De La AAAS:
Energy
Climate change
Air pollution