Enfrentando el reto

 
Mohammed Valli Moosa
esboza la respuesta de su país al reto mundial de la gestión racional de los productos químicos, y expresa sus esperanzas para la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible

La gestión racional de los productos químicos se basa ante todo en los principios propugnados por el Capítulo 19 del Programa 21. El énfasis específico de este Capítulo ha permitido a las organizaciones responsables de la gestión de las sustancias químicas, tanto internacionales como nacionales, desarrollar programas centrados de acuerdo a los objetivos de un desarrollo sostenible. Si bien se han hecho buenos progresos, es mucho lo que queda por hacer, en particular en lo que concierne a dar efecto al principio del derecho del consumidor a estar informado y asegurar el uso seguro de todos los productos químicos. La situación sudafricana ofrece un ejemplo de los retos con que se enfrentan los gobiernos y otros interesados en todas partes del mundo en la tarea de continuar la implementación del Capítulo 19.

Antecedentes
La industria química sudafricana está dominada por empresas locales que fueron creciendo a partir de la base histórica de la industria de explosivos para la industria minera, seguida por el desarrollo de los fertilizantes a base de nitrógeno y ácido sulfúrico. La decisión estratégica en los años 1950 de obtener combustible líquido del carbón en gran escala resultó en la fundación de una importante industria de polímeros.

Aunque relativamente pequeña según estándares internacionales, la industria química constituye una parte importante de la economía sudafricana, contribuyendo alrededor de un 5% del producto doméstico bruto y empleando aproximadamente 200.000 personas. La producción anual de productos químicos de proceso primario y secundario es de la orden de 13 millones de toneladas, con un valor de alrededor de 650 millones de dólares. La industria es la más grande en su género en Africa.

Marco regulador
La Constitución de Sudáfrica provee el marco legislativo que asigna la responsabilidad para las tres esferas de gobierno: nacional, provincial y local. Los complejos requisitos de un sistema de gestión para los productos químicos han resultado en una legislación que distingue entre tres tipos de productos químicos principales – productos químicos industriales y de consumo, productos químicos utilizados en la agricultura, y productos farmacéuticos -, y la responsabilidad para su gestión se extiende sobre un número de departamentos gubernamentales, a saber:

Departamento de Salud: A cargo de administrar la legislación concerniente a medicinas y sustancias peligrosas. Uno de los tres departamentos que tienen la responsabilidad de tratar asuntos de salud profesional.

Departamento de Agricultura: A cargo de administrar la legislación que controla el uso de plaguicidas como parte de su función de conservación de recursos y control de calidad.

Departamento de Asuntos Medioambientales y Turismo: Coordina asuntos relacionados con la gestión segura de los productos químicos en apoyo de las metas nacionales de desarrollo sostenible. Es responsable de la legislación que trata con problemas de contaminación ambiental, a exclusión del agua.

Departamento de Trabajo: Uno de los tres departamentos responsables de ocuparse de asuntos de salud profesional.

Departamento de Comercio e Industria: Administra la legislación encaminada a proteger al consumidor, maneja las relaciones del comercio exterior, promociona sectores industriales específicos, incluso la industria química, y está a cargo de manejar políticas y estrategias tecnológicas.

Departamento de Transporte: A cargo de administrar la legislación concerniente al transporte de carga.

La naturaleza fragmentada del marco regulador para la gestión de los productos químicos plantea uno de los más grandes retos para la implementación del Programa 21. El otro reto mayor es cómo participar en programas internacionales de una forma significativa y positiva.

Retos y acciones
La reintegración de Sudáfrica a la comunidad internacional y la apertura de la economía desde 1994 han planteado un número de retos en todos los terrenos de la gestión medioambiental. En vista de la importancia de la industria para la economía nacional, la gestión internacional de los productos químicos es de interés particular para el Gobierno. El Departamento de Asuntos Medioambientales y Turismo, como su foco para los acuerdos ambientales multilaterales, sigue participando activamente en los instrumentos internacionales que tratan con la gestión de los productos químicos. Por otra parte, es la sede del Centro de Capacitación Regional para Países Africanos de Habla Inglesa de la Convención de Basilea, que podría servir como sede para programas de capacitación para la puesta en práctica de otras convenciones sobre sustancias y productos químicos.

Se ha iniciado una amplia gama de programas, no sólo para alinear la legislación con la nueva Constitución sino también para participar en actividades mundiales relacionadas con la gestión de los productos químicos:

  • El proceso parlamentario requerido para ratificar las Convenciones de Rotterdam y Estocolmo fue iniciado con miras a su finalización con anterioridad a la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible. El Gobierno sudafricano desearía que un número suficiente de países ratificaran ambas convenciones, de manera que fuese posible anunciar su entrada en vigor en la Cumbre.

  • Se revisará y perfeccionará un plan nacional preliminar como parte de los preparativos de un Perfil Nacional sobre la gestión de los productos químicos, planeado para ser finalizado para junio de 2002, y destinado a formar la base de un sistema de coordinación nacional.

  • Se ha establecido una oficina especial en el Departamento de Asuntos Medioambientales y Turismo para implementar un sistema encaminado a prevenir accidentes industriales importantes, así como sistemas para la preparación y respuesta a emergencias.

  • Se tratará de buscar asistencia internacional para implementar el Sistema Mundial Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos.

  • La formulación de estrategias nacionales para encarar las siguientes metas de la Declaración de Bahía sobre Seguridad Química comenzará después de la finalización del Perfil Nacional:

    • Prevención del tráfico ilegal en productos tóxicos y peligrosos.

    • Diseminación de información internacional sobre sustancias/productos químicos.

    • Gestión integrada y ecológicamente racional de plagas y vectores.

    • Intercambio de información sobre productos químicos.

  • Además, una vez finalizado el Perfil Nacional, se realizarán las siguientes actividades:

    • Contribución al reporte internacional sobre el problema de las formulaciones de plaguicidas extremadamente tóxicas y plaguicidas sumamente peligrosos, y recomendaciones para opciones de gestión racional.

    • Identificación de productos químicos de gran preocupación como parte del reporte sobre iniciativas encaminadas a reducir los riesgos.

    • Recomendaciones para establecer principios comunes y enfoques armonizados para metodologías de evaluación de riesgos con respecto a esferas toxicológicas específicas.

    • Procedimientos establecidos para asegurar que los materiales peligrosos estén acompañados de información adecuada y confiable sobre seguridad.

    • Investigación de mejoras a los sistemas de comunicación de peligros.

    • Planes de acción para la gestión segura de reservas de plaguicidas y otros productos químicos obsoletas.

    • Desarrollo de un Sistema de Información sobre Desechos a modo de precursor de un Registro de Liberación y Transferencia o inventario de emisiones.


Una oportunidad única
La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible ofrece una oportunidad única no sólo para examinar las actividades que fueron lanzadas para dar efecto al Programa 21 – y en particular al Capítulo 19 -, sino asimismo para que todas las naciones reafirmen su compromiso al plan comprensivo que constituye el Programa 21, e ir más allá del mero compromiso hacia planes de acción más concretos para su ejecución. Como el Gobierno sudafricano declarara en numerosas ocasiones: para obtener éxito, la Cumbre debe ocuparse del reto de la mundialización, o globalización, de una forma significativa y coherente. La implementación del Capítulo 19 debe asegurar que los beneficios de los productos químicos estén al alcance de todos y que la tendencia al desplazamiento de la fabricación al mundo en desarrollo debe ir acompañada de estándares de salud, seguridad y desempeño ambiental de categoría mundial. El Gobierno de Sudáfrica hace un llamado a una Alianza Mundial y un Programa de Acción de Johannesburgo como resultados de la Cumbre.

El Gobierno de Sudáfrica reconoce la necesidad de basarse en los avances ya realizados en un número de instrumentos y convenciones internacionales para tratar con el ordenamiento y la gestión de los productos químicos. En particular, es necesario continuar la exitosa alianza entre el unep y el Foro Intergubernamental sobre Seguridad Química (FISQ) en la ejecución del Capítulo 19 del Programa 21 como parte del movimiento hacia una gobernancia internacional más racionalizada del medio ambiente.

La Cumbre también ofrecerá una plataforma para el endoso de la Declaración de Bahía como un marco para la acción respecto a los productos químicos a ser incorporado al Programa de Acción de Johannesburgo.

El Gobierno de Sudáfrica hace un llamado de todos los interesados a unirse a sus gobiernos en la tarea de asegurar que la visión de la Cumbre – Los Pueblos, el Planeta y la Prosperidad – pueda convertirse en realidad mediante auténticas alianzas y acción práctica


Mohammed Valli Moosa es Ministro para Asuntos Medioambientales y Turismo, República de Sudáfrica.

Foto: McSethgan/PNUMA/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Puertas abiertas | Progreso y posibilidades | Un paso más adelante | Enfrentando el reto | Una llamada para despertar al mundo | Seguridad en un mundo en disminución | Premio Sasakawa 2001 para el medio ambiente | Concurso | Economía doméstica mundial | Trastornando los mensajes de la vida | Ubicuos y peligrosos | Mucho ya hecho – y mucho por hacer | Controlando los COP | Una primera línea de defensa | Invirtiendo la carga de las pruebas

Artículos complementarios:
Mohammed Valli Moosa: Sustainable solutions
(Biological diversity) 2000
Kader Asmal: Power sharing (Energy) 2001
En el número: Chemicals 1997
AAAS Atlas of Population and Environment:
Population, waste and chemicals