GEO-3
de un vistazo



El planeta se encuentra en una encrucijada crítica, según concluye el informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial del PNUMA (GEO-3), publicado recientemente. Las decisiones que tomemos hoy serán críticas para los bosques, los océanos, los ríos, las montañas, la flora y fauna silvestres y otros sistemas sustentadores de la vida de los cuales dependen las generaciones actuales y futuras. El estudio – una colaboración entre el PNUMA y unos 1.000 individuos y 40 instituciones alrededor del mundo – constituye la evaluación más autorizada llevada a cabo hasta la fecha de dónde hemos estado, a dónde hemos llegado y a dónde es probable que estamos encaminados. Ofrece un documento informativo oportuno para la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible. Provee una perspectiva de los principales desarrollos ambientales producidos en el curso de las últimas tres décadas, y de la forma en que factores sociales y económicos, entre otros, han contribuido a los cambios acontecidos. (En estas páginas se dan algunos ejemplos.)

Si bien el mundo ha hecho grandes progresos en el empeño de colocar el medio ambiente en la agenda, los males gemelos de pobreza y consumo excesivo continúan ejerciendo enorme presión. GEO-3 abre nuevo terreno usando el “análisis de pronóstico” para explorar la perspectiva ambiental, permitiendo al lector adquirir rápido conocimiento de una multitud de futuros alternativos que ofrecen una buena comprensión en cuanto a dónde podrían llevarnos los eventos, según enfoques de política diferentes. Los diferentes pronósticos son los siguientes:

  • Los Mercados Primero: en el cual la mayor parte del mundo adopta los valores y las expectativas preponderantes en los países industrializados de hoy.

  • La Seguridad Primero: en el cual los grupos más poderosos y ricos se concentran en la autoprotección en un mundo de enormes disparidades donde prevalecen la desigualdad y el conflicto.

  • La Política Primero: en el cual los gobiernos emprenden iniciativas en un intento de alcanzar metas sociales y ambientales específicas.

  • La Sostenibilidad Primero: en el cual emerge un nuevo paradigma de medio ambiente y desarrollo en respuesta al reto de la sostenibilidad.

El informe identifica áreas clave para emprender medidas encaminadas a asegurar el éxito de un desarrollo sostenible. Primordiales entre éstas son la mitigación de la pobreza, la reducción del consumo excesivo, la reducción de la carga de la deuda que grava sobre los países en desarrollo, y estructuras de gobierno y financiamiento adecuadas para el medio ambiente. El PNUMA está convencido de que se halla perfectamente dentro de la capacidad de la determinación y el ingenio humanos crear conjuntos de políticas apropiadas y usarlas para asegurar que las condiciones ecológicas fundamentales sigan mejorando constantemente, en vez de seguir empeorando.




Bosques y biodiversidad
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que desde 1990 a esta parte, los bosques han disminuido en un 2,4%. La pérdida y fragmentación de los bosques, marismas y manglares ha aumentado las presiones sobre la vida silvestre del mundo. 12% de las aves y casi una cuarta parte de los mamíferos del mundo hoy día están clasificados como amenazados mundialmente. Para fines del año 2000, alrededor de un 2% de los bosques se habían certificado para ordenación forestal sostenible, y la extensión total de zonas protegidas – por ejemplo como parques nacionales – por lo menos había cuadruplicado desde 1970, de 2,78 a 12,19 millones de kilómetros cuadrados.

Atmósfera
El agotamiento de la capa de ozono ha alcanzado su nivel récord: en septiembre de 2000, el agujero en el ozono encima de la Antártida cubría más de 28 millones de kilómetros cuadrados. No obstante, entre la adopción del Protocolo de Montreal en 1987 y el año 2000, el consumo total de productos químicos nocivos para el ozono se había reducido en un 85%, y se espera que para mediados de este siglo la capa de ozono se habrá recuperado a los niveles anteriores a los años 1980.

Entretanto, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera ahora se han establecido en 370 partes por millón, o sea 30% más altas que antes de la expansión industrial, y las concentraciones de otros gases de efecto invernadero, incluso metano y halocarburos, también han aumentado. Bajo el Protocolo de Kioto de 1997, las naciones industrializadas están obligadas a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en alrededor de 5% por debajo de los niveles de 1990 entre 2008 y 2012.


Tierra
Alrededor de 2.000 millones de hectáreas de suelos – 15% de las tierras del mundo, una superficie más grande que el área combinada de los Estados Unidos y Canadá – están clasificadas ahora como tierras degradadas a causa de actividades humanas. Una sexta parte de estos suelos está “fuertemente” o “extremadamente” degradada.

Agua dulce
La proporción de los habitantes del mundo que ahora cuentan con un mejor suministro de agua aumentó de 79% a 82% en el curso de los años 1990. Pero alrededor de 1.100 millones de habitantes todavía carecen de acceso a agua potable segura, y 2.400 millones carecen de saneamiento mejorado. La diarrea mata unos 2,2 millones de personas por año, lo cual equivale a 20 accidentes de jumbos cada día. Para mediados de los años 1990, unos 80 países – que contienen un 40% de la población total del mundo – estaban sufriendo escaseces de agua, y alrededor de la mitad de los ríos del mundo están ahora seriamente agotados y contaminados.

Zonas costeras y marinas
Para 1994, un 37% estimado de los habitantes del mundo estaban viviendo dentro de 60 kilómetros de la costa, un número mayor de personas de las que estaban viviendo sobre todo el planeta en 1950. Es posible que la contaminación marina está costando casi 13.000 millones de dólares por año en términos de enfermedad humana y mala salud. Casi un tercio de las poblaciones de peces están clasificadas ahora como agotadas, excesivamente explotadas o en proceso de recuperación como resultado de la pesca excesiva impulsada por subsidios estimados en hasta 20.000 millones de dólares por año. El Programa de Acción Mundial del PNUMA para la Protección del Medio Ambiente Marino de Actividades Terrestres fue lanzado en 1995 y revitalizado en 2001, en tanto que el Programa de Mares Regionales ahora cubre casi la totalidad del medio ambiente marino del planeta.




PHOTOGRAPHS: J.E.Shumaker III/UNEP/Still Pictures, T. Alipalo/UNEP/Topham, T. Buraraksakiet/UNEP/Still Pictures, Lorraine Adams/UNEP/Topham, Teoh Chin Hock/UNEP/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Una agenda de esperanza | Cambiando el paradigma | Una sola Tierra | Quitando los paréntesis | Renacimiento africano| Una oportunidad que no podemos perder | GEO-3 de un vistazo| Lo que piensa la gente | Recuperar el impulso | Midiendo la insostenibilidad | Renovando la red | Programa de transformación | Las grandes empresas deben dar cuentas | Salir al terreno | Carta a los Delegados| Necesitamos un sueño| Dos caras de una misma moneda: el antes y el después de Johannesburgo


Artículos complementarios:
En el número: Biological diversity, 2000
En el número: La pobreza, la salud y el medio ambiente, 2001
En el número: Beyond 2000, 2000
En el número: Transport and Communications, 2001
En el número: Disasters, 2000

AAAS Atlas of Population and Environment:
About the AAAS Atlas of Population and Environment