EDITORIAL
Klaus Toepfer
Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA

Quizá parezca excéntrico celebrar un pequeño pedazo de caucho, apenas más grande que una moneda de 25 centavos, que se encuentra en los grifos de todas las cocinas y los baños alrededor del mundo. Pero el hecho es que la humilde arandela es uno entre numerosos dispositivos de baja tecnología que juegan un importante papel en reducir las pérdidas de agua, el recurso natural básico del cual depende toda vida sobre el planeta.

Un grifo que gotea cada segundo podrá parecer una gota en el océano, pero derrocha más de 4 litros por día. En el espacio de un mes, un grifo que pierde agua puede perder hasta 10.500 litros.

Medidas simples
Arreglar los grifos es una de las muchas medidas que todos podemos emprender para conservar agua, tanto para el bien de las comunidades como para los hábitats de vida silvestre. Unas medidas simples, consideradas, en el hogar, en la comunidad, en el lugar de trabajo y en las ciudades podrían hacer una diferencia notable.

El Centro Internacional de Tecnología Medioambiental del PNUMA en Osaka, Japón, está compilando una base de datos de consejos, tecnologías y políticas provenientes del mundo desarrollado y del mundo en desarrollo, incluso los pequeños estados insulares.

Los inodoros de doble lavado, que usan 10 o 5 litros de agua según la necesidad, pueden ahorrar hasta 15 litros por día. Su instalación tal vez sea posible únicamente en naciones más desarrolladas, pero unos adoquines, jarras llenas de guijarros, u otros “dispositivos de sustitución de inodoros” --como se los denomina-- cuestan poco y, colocados en la cisterna de un inodoro convencional, pueden cortar el gasto de agua en unos 4 litros.

Las duchas dan cuenta de aproximadamente un 20% del uso de agua interior de un hogar en un país como Estados Unidos. Se ha calculado que instalando duchas de corriente baja, una familia de cuatro miembros ahorra 80.000 litros de agua por año.

Es posible ahorrar hasta 600 litros al lavar un coche si se cierra la manguera entre enjuagues, y lavándolo en el césped, en vez de la calle, puede ahorrar agua para mantener verde el pasto.

Algunas islas del Pacífico y el Caribe --como Kiribati, Nauru, Santa Lucía y las Bahamas-- tienen sistemas de doble suministro. El agua potable viene en una cañería mientras otras cañerías llevan agua salada para el inodoro.

El almacenamiento y acopio del agua de lluvia es una práctica subutilizada tanto en el mundo en desarrollo como el desarrollado. El estadio de lucha de sumo Ryogoku Kokugikan en la ciudad de Sumida en el Japón recolecta agua de lluvia en su techo de 8.400 metros cuadrados para uso en las cisternas de los lavatorios y para aire acondicionado.

En China, 17 provincias han instalado entre 5 y 6 millones de tanques de aprovechamiento de agua de lluvia que proveen agua potable para 15 millones de habitantes, así como regadío de respaldo para más de 1 millón de hectáreas de tierras de cultivo. En algunas casas en Nigeria, unos árboles de hojas anchas colectan el agua de lluvia que luego corre por una canaleta a una vasija.

Hacen falta serios esfuerzos de conservación en la agricultura, que usa hasta un 70% de las aguas dulces y derrocha gran parte de esa agua. Unas sencillas tecnologías de muy bajo costo, con uso de cañerías subterráneas, pueden reducir de manera espectacular las pérdidas ocasionadas por factores como la evaporación. Investigadores de la India afirman haber logrado ahorros de 60%.

La base de datos también cita estudios de países, incluso naciones en desarrollo, en los cuales se ha ensayado la instalación de medidores de agua y se adoptó la detección de escapes para reducir las enormes pérdidas de las redes de suministro de agua. A continuación de la instalación de los medidores en Honiara, Islas Salomón, el consumo de agua se redujo en un 43%. En Malta, las pérdidas de las cañerías fueran cortadas de 55% a 25% después de un programa de detección de escapes.

Nuevas leyes en Chile han alentado la creación de un mercado de agua que comprende derechos de comercialización y transferencia. Como resultado, durante las épocas de sequía, sus agricultores cambian de los cultivos de uso intensivo de agua, como maíz y colza, a cultivos de más alto valor, que necesitan menos agua, como frutas y legumbres.

La fuente de toda vida
Muchas de estas medidas prácticas sólo son posibles si se le da un valor al agua. Este valor puede ser económico, pero también puede ser cultural. Desde los albores de la historia --y con frecuencia a través de las enseñanzas de las grandes religiones y creencias del mundo-- el agua ha sido reverenciada y reconocida como la fuente de toda vida.

El lema de este Día Mundial del Medio Ambiente es: “Agua: ¡Dos mil millones sufren sin ella!” Incumbe a los 4.000 millones que no sufren falta de agua renovar su respeto por el agua, y apreciar cada gota



SUS OPINIONES

Me agradaría sinceramente conocer sus reacciones y sus opiniones sobre los asuntos planteados en este número de Nuestro Planeta. Ruego envíe un e-mail a feedback@ourplanet.com o escriba a:

Feedback
Our Planet
27 Devonshire Road
Cambridge CB1 2BH
United Kingdom


Photo : UNEP


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Mensaje para el Día Mundial del Medio Ambiente | El agua es vida | El siglo del agua | Empezar por la fuente | Renovando el compromiso | Ciudades sin agua | Tener a raya la contaminación | Gente | En breve | Un cambio de agenda | Una escasez galopante | Un puente sobre aguas turbulentas | Publicaciones y productos | Venciendo los obstáculos | Merma alarmante | Sin desperdicio | El agua: la prioridad de los pobres | Poder atómico
 

Artículos complementarios:
En el número: Water, 1996
En el número: Freshwater, 1998
Claire Short: Encarando la pobreza de agua
(La pobreza, la salud y el medio ambiente) 2001


AAAS Atlas of Population and Environment:
Freshwater
Freshwater wetlands
Mangroves and estuaries