Poder atomico
Marina Mansilla Hermann

La simple unión entre dos átomos, hidrógeno y oxígeno, ha tenido un enorme efecto sobre la Tierra desde los más remotos comienzos de la vida. Hasta hoy día, el agua ejerce su poder sobre el destino de cada ser viviente sobre nuestro planeta. Abunda en tal exceso en algunas partes de nuestro planeta que es odiada y temida. En otras, sin embargo, siempre ha sido tan escasa que se encuentra en el corazón de las plegarias diarias del pueblo y es considerada como una bendición de Dios.

El agua es el hilo que une el tejido de la vida. Purifica y mantiene sano nuestro cuerpo. Nos provee alimento, es hábitat de millones de seres vivientes, regula el clima mundial, diluye contaminantes, y sostiene la riqueza económica de cada país como el recurso esencial para nuestras industrias, nuestra agricultura y nuestro transporte.

Derechos y responsabilidades
Todos nosotros tenemos el mismo derecho a los recursos que nos “presta” la naturaleza. Mas igualmente, todos nosotros somos responsables para esos recursos, tanto en nombre de nuestros iguales presentes como en el de generaciones futuras.

A pesar de ser uno de los recursos más preciosos de la humanidad, el agua es desastrosamente mal administrada y muy mal cuidada por la mayoría de nosotros. La derrochamos y la contaminamos. Descuidamos a sus delicados ecosistemas y a los demás seres que dependen de ella. Y por otra parte, también es un escándalo que, aquí en América Latina, la gente más pobre tenga que pagar más por agua limpia que la gente rica, que cuenta con suministros disponibles por conductos públicos.

Una obligacion de todos
Facilitar el acceso a este recurso donde no existe en cantidad suficiente debe ser una obligación de todo gobierno, toda empresa y todo ciudadano. Necesitamos técnicas de regadío y pozos más eficientes, y mejores condiciones sanitarias. Si bien costosa, la inversión requerida no es grande comparada con los beneficios que trae el agua. En esto, la voluntad política, la capacitación y la educación son esenciales. La venta del agua podrá ser más provechosa que su suministro público, pero aún así, la distribución municipal, y la inversión en mejores tecnologías y plantas de tratamiento debería ser parte de las actividades del gobierno, particularmente en las ciudades y grandes concentraciones urbanas. Los gobiernos deben regular las empresas de agua para asegurar el cumplimiento con los más altos estándares de seguridad y limpieza para todos sus ciudadanos. Es necesario exigir a las empresas que traten el agua distribuida antes de devolverla a su fuente.

Pensar en los demas
En cuanto a nosotros, los ciudadanos, tenemos la mayor responsabilidad de todos. No sólo debemos obligar a nuestros gobiernos y corporaciones a convertir el suministro de agua limpia segura para todos en su obligación primordial. También debemos ponernos en el lugar de nuestros vecinos más pobres cada vez que abrimos un grifo, y considerar qué estamos haciendo nosotros, como una familia mundial, para ayudar a los niños, las mujeres y los hombres que mueren cada día por la falta de una gota de agua



Marina Mansilla Hermann es Misión Rescate Argentina es estudiante de Ciencias Medioambientales en la Universidad Católica de Salta (Buenos Aires), Argentina.

Photo : Alejandro Blas


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Mensaje para el Día Mundial del Medio Ambiente | El agua es vida | El siglo del agua | Empezar por la fuente | Renovando el compromiso | Ciudades sin agua | Tener a raya la contaminación | Gente | En breve | Un cambio de agenda | Una escasez galopante | Un puente sobre aguas turbulentas | Publicaciones y productos | Venciendo los obstáculos | Merma alarmante | Sin desperdicio | El agua: la prioridad de los pobres | Poder atómico
 

Artículos complementarios:
En el número: Water, 1996
En el número: Freshwater, 1998


AAAS Atlas of Population and Environment:
Freshwater
Freshwater wetlands
Mangroves and estuaries