Un cambio
de agenda

 
Richard Jolly
describe antiguas falacias y nuevas direcciones para el agua, los servicios sanitarios y la higiene

En estos últimos años se han producido rápidos desarrollos en el campo del agua y los servicios sanitarios. Estos desarrollos ya estaban ganando momento a fines de los años 1990. Luego, en septiembre 2000, en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, la meta de reducir a la mitad la proporción de personas sin adecuado suministro de agua para el año 2015 fue convertida en uno de los ocho Objetivos de desarrollo para el milenio. Dos años más tarde, el agua fue uno de los cinco asuntos clave --Agua, Energía, Salud, Agricultura y Biodiversidad-- discutidos en la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo, y uno de sus éxitos. La Cumbre, la cual, por lo demás, recibió opiniones mixtas, dio su acuerdo a la meta de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso a servicios sanitarios adecuados para 2015.

Entretanto se han forjado y elaborado nuevos compromisos en una sucesión de animadas interacciones en tres Foros Mundiales del Agua, por una Comisión Mundial para el Agua, y por el lanzamiento de WASH, una campaña mundial para Agua y Servicios Sanitarios e Higiene para Todos.

Mas pese a esta nueva energía y renovado impulso, la tarea es enorme. Y no es facilitada por una serie de falacias:

1. “Los servicios sanitarios y la higiene son menos importantes que el agua.” Desde el punto de vista de la salud y la seguridad, los hechos demuestran lo contrario. El conocimiento y la práctica de higiene básica reducen la mortalidad más de lo que pueden hacerlo el agua segura o los servicios sanitarios solamente. Los tres son necesarios, pero con un mejor equilibrio. Con demasiada frecuencia, los términos “servicios sanitarios” e “higiene” se tratan como palabras sucias, a no ser mencionadas entre “gente educada”.

2. “Las metas nunca son efectivas.” A pesar de las habladurías que afirman lo contrario, la mayoría de las casi 50 metas económicas y sociales establecidas por las Naciones Unidas en el curso de los últimos 40 años han ejercido un impacto mensurable, habiendo sido alcanzadas por gran número de países. La Década de Suministro de Agua y Servicios Sanitarios de los años 1980, por ejemplo, estimuló enorme actividad y medidas de acción, tanto nacional como internacionalmente. Si bien los años 1980 fueron de desastre económico para muchos países, el número de habitantes con acceso a agua segura y servicios sanitarios mejorados en las naciones en desarrollo aumentó a más del doble. También se hicieron importantes mejoras en el desarrollo de tecnologías de bajo costo y en el aprendizaje de los secretos de mantenimiento y sostenibilidad.

3. “Es todo cuestión de equipo y maquinaria y es muy poco lo que puede hacerse para fomentar los servicios sanitarios y la higiene.” Aquí también, muchos ejemplos demuestran lo contrario. Existen técnicas ensayadas y probadas en las cuales podemos basar el estímulo de la demanda, la promoción de consciencia y el aliento de medidas para obtener mejoras. Nada más que alentando a la gente a lavarse las manos es posible salvar un millón de vidas.

4. “La financiación no está disponible y la gente sin agua y servicios sanitarios es demasiado pobre para poder contribuir.” Esta es otra falacia: cientos de ejemplos demuestran la enorme energía, los esfuerzos y los recursos que los pobres están dispuestos a contribuir para obtener acceso a agua y mejores servicios sanitarios, cuando se les ofrece la oportunidad.

5. “La gente pobre y las comunidades pobres no están interesadas y tienen otras prioridades para su supervivencia.” El hecho es que la gente pobre está altamente motivada, tanto porque desean ahorrar el tiempo gastado en recolectar agua como por razones de dignidad y seguridad. Esto es especialmente cierto para las mujeres y las niñas, lo cual explica por qué los asuntos relacionados con el agua y los servicios sanitarios a menudo se descuidan o se minimizan en situaciones o discusiones en las cuales dominan los hombres.

¿Pues qué puede hacerse para acelerar las medidas hacia el logro de estas metas? La prioridad no consiste simplemente en proveer más de lo mismo sino en señalar nuevas direcciones y establecer una nueva agenda, según lo fomentado por la compaña WASH.

Primeramente, es necesario que los gobiernos estimulen y presten su apoyo a medidas comunitarias, más vale que tratar de hacerlo todo ellos mismos. Es necesario movilizar a todos los interesados --la gente y las comunidades, el sector privado, empresarios de pequeña escala, donantes públicos y privados, agencias internacionales-- así como al gobierno a todos los niveles, sobre todo a nivel local. La acción a nivel local es la más importante de todas. Es necesario que los grupos comunitarios emprendan acción para definir prioridades, lleven a cabo medidas y ejerzan presión sobre el gobierno local para que preste su apoyo.

En segundo lugar, hace falta elaborar planes y programas para alcanzar las metas. No debe tratarse de ejercicios de escritorio sino de un planeamiento colaborativo, con la participación de todos los interesados para elaborar directrices para la acción y definir qué se requiere de cada una de las partes. Esto puede ser un ejercicio de doble ganancia para el desarrollo y para las políticas. El aumento del acceso a agua puede ser una de las actividades más populares de un gobierno, especialmente entre las mujeres.

En tercer lugar, hay necesidad de nuevas prioridades, de aprender del pasado y embarcarse en nuevas direcciones. Aquí doy algunos ejemplos:

  • Participación: las mujeres en la India y otras partes han demostrado que son capaces de contribuir nueva energía y visión a la tarea después de haber logrado seria representación en el gobierno local. En Sudán, las mujeres capacitadas como técnicas hace mucho han demostrado su capacidad de mantener y reparar pozos de tubería profunda. En efecto son más eficientes para hacerlo que sus contrapartes masculinos, quienes, una vez capacitados, con frecuencia se marchan a las ciudades en busca de empleos técnicos.

  • Nuevos enfoques: en Bangladesh, el “enfoque 100% de servicios sanitarios” ha demostrado nuevas maneras de movilizar a las comunidades rurales. En lugar de defensa individual, un trabajador o una trabajadora de una organización no gubernamental trabaja con una aldea entera para identificar sus necesidades de servicios sanitarios. Líderes de aldea, y tantos otros como sea posible reunir, recorren la aldea, deteniéndose y discutiendo cada vez que descubren excrementos u otros desechos. Esto puede involucrar ciertas situaciones personales bochornosas, pero no está destinado a identificar al individuo responsable sino a comprender las consecuencias cuando la aldea como un todo deja de asegurar maneras de evitar una conducta que nadie encuentra aceptable. Las medidas a tomar para mejorar la situación son identificadas y discutidas en detalle, pero se deja a las personas individuales la tarea de desarrollar sus propias soluciones. Esto ha llevado a nuevos diseños para letrinas y eliminación de desechos de bajo costo.

  • Movilización de los niños como agentes para el cambio: Si las escuelas, las iglesias o las mezquitas logran explicar las lecciones de higiene básica a los niños, los niños difundirán los mensajes cuando vuelven a su casa. Empero, para que esto resulte efectivo, la escuela debe hacer posible que los niños puedan practicar lo que predica. Las letrinas separadas para niñas y varones son esenciales, y son una meta de la campaña WASH.

  • Formar momento y sinergia: Vincular las medidas para higiene, servicios sanitarios y agua al apoyo para los otros Objetivos de desarrollo para el milenio, como parte de una acción amplia encaminada a mitigar la pobreza, nacional y mundialmente.

El potencial puede resumirse de manera muy simple: Mejor higiene es la meta. Crear la demanda es el punto de partida. Formar instituciones responsables para apoyar a las comunidades es el medio. Y una mejor calidad de vida para más de 2.000 millones de personas es el premio


Sir Richard Jolly Presidente de WSSCC (el Consejo Colaborativo para el Suministro de Agua y Servicios Sanitarios) – es Colegiado para Investigaciones y Profesor honoris causa del Institute of Development Studies, Sussex, Inglaterra.

Photo : Zheng Fei/UNEP/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Mensaje para el Día Mundial del Medio Ambiente | El agua es vida | El siglo del agua | Empezar por la fuente | Renovando el compromiso | Ciudades sin agua | Tener a raya la contaminación | Gente | En breve | Un cambio de agenda | Una escasez galopante | Un puente sobre aguas turbulentas | Publicaciones y productos | Venciendo los obstáculos | Merma alarmante | Sin desperdicio | El agua: la prioridad de los pobres | Poder atómico

 
Artículos complementarios:
Richard Jolly: La nutrición
(La pobreza, la salud y el medio ambiente) 2001
En el número: Water, 1996
En el número: Freshwater, 1998


AAAS Atlas of Population and Environment:
Freshwater
Freshwater wetlands
Mangroves and estuaries