Merma
alarmante

 
Jonathan Loh y Lisa Hadeed
exponen detalles sobre la rápida pérdida de especies en las aguas dulces, el hábitat más seriamente afectado sobre la Tierra

La biodiversidad ha disminuido de manera más catastrófica en los ecosistemas de aguas dulces en años recientes que en cualquiera de los otros tipos de grandes ecosistemas de la Tierra. El Indice del Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) sugiere que las poblaciones de especies de aguas dulces, como promedio, han disminuido a la mitad desde 1970, comparado con una baja de 30% para las especies marinas y 10% para las forestales.

Diez mil de las 25.000 especies de peces (equivalente al 40% del total) viven en aguas dulces, que no obstante sólo suman alrededor de un 2,5% de las aguas del mundo, y menos del 0,01% si se excluyen las capas de hielo y las aguas subterráneas. Los sistemas de aguas dulces --marismas, ríos y lagos-- también dan cuenta de una fracción desproporcionadamente grande de la biodiversidad mundial en términos de su tamaño relativo a la superficie de la Tierra.

De con mucho el más grande sistema fluvial en el mundo --con una cobertura de casi 6 millones de kilómetros cuadrados-- es el del Amazonas y sus afluentes. Su tamaño, y su situación junto al ecuador, lo convierten en el ecosistema de aguas dulces más biodiverso de la Tierra. El lago de agua dulce más grande, más profundo y más antiguo de la Tierra, el Lago Baikal, también es rico en especies de agua dulce. Más de la mitad de sus especies animales --982 de un total de 1.825-- son endémicas y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Esto refleja la edad del lago tanto como su tamaño, ya que esta antigüedad le ha permitido el tiempo para la evolución de tantas especies únicas. Por contraste, la mayoría de los lagos del mundo son jóvenes, formados en la última época glaciar, y por ende comparativamente pobres en especies.

En todas partes del mundo, las especies de peces de agua dulce están en peligro de extinción, o sea alrededor de un 20% de estas especies en los 20 países en los cuales se han evaluado de forma exhaustiva para la Lista Roja de la UICN. Alrededor del 35% de las especies de tortugas de agua dulce se ven igualmente amenazadas. Las aves y los mamíferos de agua dulce se encuentran en menor riesgo-- probablemente por ser más fácil para ellos cambiar de una marisma, lago o cuenca fluvial a otra-- pero los mamíferos totalmente acuáticos son menos afortunados. Por ejemplo, cuatro de las cinco especies de delfines que viven en los ríos (Amazonas, Ganges, Indo y Yang-tsé) están en peligro de extinción, así como todas las tres especies de manatí (Amazonia, el Caribe y Africa Occidental).

El delfín del río Yang-tsé Lipotes vexillifer --conocido en China como el baiji-- se encuentra en el mayor peligro. En un intento de salvar la especie, los científicos gubernamentales chinos están tratando de reubicar los últimos 100 baijis restantes. La contaminación, la pesca y el tráfico fluvial han disminuido su población de unos 6.000 en los años 1950. Si son atrapados, los delfines serán liberados en la reserva natural especialmente creada en la provincia de Hubei, centrada alrededor de un tramo de 21 kilómetros de río cortado al cambiar su curso el Yang-tsé.

El ritmo de la extinción de especies de peces de agua dulce excede de con mucho las tasas de trasfondo naturales en el último siglo. Noventa y nueve especies figuran en la lista de especies extinguidas en los 100 años hasta 1996, incluso 50 peces cíclidos del Lago Victoria. Otras 11 especies más están registradas como extintas en estado silvestre, pero aún sobreviven en cautividad.

La degradación ecológica de los ecosistemas de aguas dulces a través de los últimos 100 años en su mayor parte ha sido resultado de cuatro tipos de actividades humanas. La primera es la retirada de agua para uso humano --ya sea en agricultura, por la industria o en el hogar-- y la contaminación causada por las aguas devueltas después de su uso. Se calcula que la gente usa más de la mitad de la escorrentía de agua dulce accesible en todas partes del mundo. En Asia Central, la retirada de la mayor parte del agua de los ríos tributarios del Mar de Aral ha conducido a su destrucción.

La segunda causa mayor de la pérdida de diversidad es la alteración directa de los hábitats de aguas dulces, como la construcción de diques, o el drenaje de las marismas y las llanuras aluviales periódicamente inundadas para la agricultura. La construcción de diques y represas ha ejercido la influencia más grande sobre el medio ambiente acuático en muchas áreas de captación de aguas fluviales. Los peces que migran río arriba para desovar encuentran su paso bloqueado. El río Colorado en los Estados Unidos se ha visto tan gravemente afectado por los diques que sus aguas ya no llegan al mar, con el resultado de que las especies de peces en sus tramos inferiores se han extinguido o sólo sobreviven en bolsas aisladas. Y la falta de agua dulce que fluye del río también ha causado la disminución ecológica en el Golfo de México.

La construcción de 33 grandes represas hidroeléctricas y la infraestructura vinculada en el área de captación de la cuenca de drenaje de Mobile Bay en los Estados Unidos ha causado la extinción de 38 entre las 118 especies de lo que solía ser la más rica fauna de caracoles de agua dulce del mundo. La mayor parte del hábitat de los caracoles ha sido destruida por la acumulación de sedimento detrás de los diques y el sumergimiento de las partes menos profundas.

La tercera de las presiones sobre los ecosistemas de aguas dulces proviene de la explotación directa, por lo general la pesca excesiva. No sólo peces, asimismo otras especies de aguas dulces, como crustáceos y moluscos, son pescados comercialmente, mientras que algunas --como los cocodrilos y caimanes-- se cazan para su carne o sus pieles.

La cuarta presión es la introducción deliberada o involuntaria de especies foráneas que o bien son predadores, parásitos o competidoras de las especies autóctonas. Muchos biólogos ahora creen que ésta es la más grande de todas las causas de la disminución de biodiversidad en aguas dulces.

Tal como el lago Baikal, los lagos en el Rift Valley son antiquísimos y sostienen una gran variedad de especies. El lago Malawi posee la mayor riqueza de especies de cualquier otro lago, gracias a su enorme variedad de peces cíclidos (más de 600 especies de su icteofauna de 640 especies son endémicas). Muchas de las especias de peces de agua dulce del Rift Valley se han vuelto en extremo raras o extintas en las recientes décadas, a continuación de la introducción de la perca Lates niloticus del Nilo. Introducida al lago Victoria alrededor de 1970 para su aprovechamiento como alimento, resultó ser un voraz predador de los cíclidos endémicos. Con anterioridad a su introducción, el lago mantenía alrededor de unas 300 especies de peces cíclidos, muchos de ellos nunca descritos y conocidos por los expertos únicamente por sus nombres comunes. Ahora, más de la mitad están extintos y son demasiado raros como para poder pescarlos y estudiarlos.

Las especies de plantas exóticas también pueden presentar enormes problemas. El jacinto acuático flotante sudamericano Eichhornia crassipes se ha convertido en una plaga mayor dondequiera fue introducido alrededor del mundo, especialmente en Africa y Asia. La planta crece y se difunde rápidamente, bloqueando canales de agua, obstruyendo instalaciones hidroeléctricas, e impidiendo la pesca y el tráfico de barcos.

Por otra parte, se cree que cambios regionales y mundiales como la lluvia ácida y el calentamiento de la Tierra también están afectando las aguas dulces. Si bien existen claros vínculos entre la lluvia ácida y una pérdida de diversidad en ríos y arroyos, estos fenómenos extendidos aún no han estado implicados en la extinción o en una disminución mayor de una especie dada


Jonathan Loh es Director del informe Perspectivas de un Planeta Vivo del WWF y Lisa Hadeed es Gerente de Comunicaciones de WWF International.

Photo : Maria Cecilia Goin/UNEP


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Mensaje para el Día Mundial del Medio Ambiente | El agua es vida | El siglo del agua | Empezar por la fuente | Renovando el compromiso | Ciudades sin agua | Tener a raya la contaminación | Gente | En breve | Un cambio de agenda | Una escasez galopante | Un puente sobre aguas turbulentas | Publicaciones y productos | Venciendo los obstáculos | Merma alarmante | Sin desperdicio | El agua: la prioridad de los pobres | Poder atómico

 
Artículos complementarios:
En el número: Water, 1996
En el número: Freshwater, 1998


AAAS Atlas of Population and Environment:
Freshwater
Freshwater wetlands
Mangroves and estuaries