EDITORIAL
De la oficina de
Klaus Toepfer
Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA

Si tiene un momento, y se pregunta si vale la pena hacer una lista de importantes extensiones de tierra como los sitios de Patrimonio Mundial y otras zonas protegidas, le sugiero hojee la última edición de Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO) y pase a la página 149.

Aquí, imágenes de satélite del Parque Nacional Iguazú en la Argentina en el límite con Brasil --que cubren los años 1973 y 2000-- presentan un argumento convincente.

A la derecha de una serpenteante línea negra que marca el límite del Parque --en la zona protegida de este sitio de Patrimonio Mundial-- la mayor parte de uno de los últimos restos de la selva paranaense altamente amenazada todavía está intacta, refugio de 68 especies de mamíferos, 38 especies de reptiles y 18 especies de anfibios, muchos de los cuales están amenazados o son vulnerables. A la izquierda, en la zona no protegida, la tala intensa y el desmonte la han desnudado. La expansión moderna de zonas protegidas a través del mundo es uno de los grandes éxitos del movimiento ambiental. Desde el establecimiento en 1872 del Parque Nacional de Yellowstone en los Estados Unidos, el número de áreas protegidas ha crecido rápidamente, alcanzando hoy día un total de más de 102.000 zonas, que cubren más de 18,8 millones de kilómetros cuadrados, o más del 12,6% de la superficie terrestre de la Tierra. Esta es un área mayor que la India y China combinadas.

Las zonas protegidas cubren una superficie más grande que las que se hallan bajo cultivo permanente. Mientras tanto, el número de sitios naturales especialmente salvaguardados como Patrimonio Mundial ha subido a 149 en todas partes del mundo.

Pero la historia no ha terminado y aún queda mucho por hacer. En la actualidad, menos de 1% del ambiente marino se encuentra bajo condición de zona protegida. Dada la importancia de la zona costera para las pesquerías y el turismo, éste es un defecto que exige urgente remedio, sobre todo en vista de que el establecimiento de un sistema efectivo de zonas marinas protegidas para el año 2015 figura entre las metas clave del Plan de Implementación de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible.

Asuntos cruciales

Otros asuntos cruciales sobre el tapete este mes de septiembre en el Quinto Congreso Mundial de Parques en Durban, Sudáfrica, incluyen cómo mejorar la financiación para mejorar el ordenamiento de las zonas protegidas, sobre todo en los países en desarrollo. Los delegados también enfocarán la atención en Africa y en el componente ambiental de la Nueva Alianza para el Desarrollo Africano. Uno de los asuntos clave es el daño que está siendo causado por especies foráneas tales como el jacinto acuático, el repollo del Nilo y la hierba de Kariba. Algunos expertos estiman que el daño causado a las tierras húmedas de Africa tan sólo --por ejemplo la disminución de las pesquerías-- podría ascender a miles de millones de dólares todos los años.

El Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del PNUMA (PNUMA-WCMC) está haciendo dos importantes contribuciones al Congreso: la Lista de Zonas Protegidas de las Naciones Unidas, y el borrador de una Evaluación del Estado de las Zonas Protegidas del Mundo.

También nos preocupa que las zonas protegidas podrían convertirse en islas en un mar de degradación medioambiental, hasta allí donde --como en muchas regiones-- las zonas protegidas están operando de forma satisfactoria para conservar las vías fluviales, la vida silvestre de la cual dependen los habitantes locales para su alimento y sus medicinas, y otros así llamados “servicios de los ecosistemas”.

El reto consiste en unirlas en un esfuerzo más amplio de desarrollo sostenible, de manera que la buena ordenación no quede aislada sino guíe el ordenamiento de tierras más allá de los límites de los parques y reservas. Para esto hace falta una mayor conciencia y alianzas más fuertes y vigorosas entre la gente y las comunidades locales, incluso las poblaciones autóctonas, el gobierno local así como el regional y el nacional, los donantes y organizaciones como el PNUMA y la Unión Mundial para la Naturaleza.

No es posible sobreestimar la capacidad de las zonas protegidas de ayudar en la lucha contra la pobreza y contribuir a un desarrollo sostenible.

Las zonas protegidas de Costa Rica, para dar un ejemplo, ayudan a generar arriba de 300 millones de dólares del turismo todos los años. Y, dentro de los tres años de haberse incluido como “zonas de no extracción” en 1995 las zonas pesqueras de Santa Lucía, la población de peces comercialmente importantes había doblado en las aguas adyacentes, generando valiosas exportaciones para el país y una importante fuente de proteína para sus habitantes.

Entretanto, la Fundación de las Naciones Unidas --cuyo organismo gemelo, el Fondo para un Mundo Mejor, ha auspiciado generosamente esta edición de Nuestro Planeta-- se ha convertido en la primera organización financiadora en designar los sitios élite de Patrimonio Mundial como el foco explícito de su labor en la biodiversidad. Los mayores recursos y el nuevo vigor que ha aportado para salvaguardarlos ofrecen la esperanza de que habremos de ver más historias de éxito como la del Parque Nacional Iguazú



SUS OPINIONES

Estaríamos interesados en conocer sus reacciones y sus opiniones sobre los asuntos planteados en este número de Nuestro Planeta. Sírvase enviar un e-mail a: feedback@ourplanet.com o escriba a:

Feedback
Our Planet
27 Devonshire Road
Cambridge CB1 2BH
Inglaterra


FOTO: UNEP


Este número:
Indice | Editorial K. Töpfer | Nuestra columna vertebral biológica | Beneficios más allá de las fronteras | Herencia común | ¿La Bella o la Bestia? | Maravillas del mundo | La protección de nuestro patrimonio | Gente | Los parques y la participación | De un vistazo: Zonas protegidas | Perfil: Harrison Ford | Balance, catalizador, hito | El Fondo para los Arrecifes | Joyas de coral | Un enredo de arrecifes | Una oportunidad para la biodiversidad biológica | Publicaciones y productos | Conservación en tiempos de conflicto | Noticias en breve | ¿Verde o rojo? | Cumpliendo con la naturaleza | Hagamos parques no guerra

 

Artículos complementarios:
En el número: Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
En el número: Biological Diversity, 2000
En el número: Culture, Values and the Environment, 1996


AAAS Atlas of Population and Environment:
Biodiversity
Ecosystems