¿La Bella o
la Bestia ?

 
Yolanda Kakabadse
dice que el comercio y la conservación de la biodiversidad están fundamentalmente vinculados entre sí, y sostiene que ambos deben ser vehículos para el desarrollo sostenible

Cada uno de dos países que contienen gran parte de la biodiversidad del mundo son sede de una conferencia clave este año. Mientras unos 3.000 delegados se reúnen en Durban, República de Sudáfrica para el foro mundial sobre zonas protegidas, se estima que 8.000 personas acudirán a la ciudad mexicana de Cancún para participar en la Quinta Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Hace mucho que las conexiones entre el comercio y el medio ambiente quedaron establecidas, con el comercio y el desarrollo económico impulsando el cambio ambiental implacablemente. Resumiendo el debate académico: el comercio, en sí mismo, no es ni la Bella ni la Bestia para el medio ambiente. Esto depende de si el comercio tiene lugar dentro de un contexto de ley y política que incluye y apoya la conservación medioambiental y sostiene los medios de vida de la gente.

Perspectivas económicas
En México, los ministros del comercio examinarán las posibilidades de expandir las perspectivas económicas, tan fundamentales para la supervivencia de las naciones. En Sudáfrica nos ocuparemos de fundamentos críticos de desarrollo sostenible: la biodiversidad y los instrumentos para la conservación de la biodiversidad. Una de las reuniones planeadas se concentrará en el comercio, la otra en las zonas protegidas, pero, inevitablemente, las discusiones convergirán.

Los viajes y el turismo ahora dan cuenta del 11% del PDB mundial y 55% de los turistas en todo el mundo visitan zonas protegidas. El sitio de Patrimonio Mundial de las Islas Galápagos, en mi país, Ecuador, es un distintivo del ecoturismo. Por contraste, Cancún ilustra el “turismo industrial”: existe creciente preocupación entre los habitantes de la zona de que las “ganancias” del turismo son retenidas por corporaciones extranjeras en vez de ser usadas localmente para mejorar los estándares de vida en la comunidad.

El turismo también es una de las principales industrias en Africa. Tan sólo en Sudáfrica, la biodiversidad y las empresas basadas en zonas protegidas están creando fuentes de ingreso sostenibles para sus comunidades, lo cual constituye un fuerte argumento en favor del comercio para el desarrollo sostenible. Las exportaciones de “Rooibos”, el famoso té de hierbas, totalizan 6.000 toneladas, rindiendo una ganancia anual de 7,45 millones de dólares. Por otra parte, todos los años se exportan 700 toneladas de extracto crudo de Aloe ferox para productos cosméticos y medicinales, lo cual crea empleo para comunidades enteras en el Cabo Oriental. Nuestras selvas de lluvia ecuatorianas contienen una cornucopia de productos y servicios, y otros más están descubriéndose cada día. Cálculos económicos recientes muestran que a largo plazo, los productos provistos por las zonas protegidas pueden representar un valor superior al de la explotación de petróleo. El sistema de comercio internacional debería estructurarse de tal modo como para permitirles ser comercializados de forma justa y sostenible.

En China, 40% de todas las medicinas consumidas depende de componentes de hierbas tradicionales. Muchas de las plantas utilizadas están desapareciendo rápidamente debido a la tala y a la transformación de zonas naturales en campos agrícolas. Se calcula que las zonas protegidas del país acabarán siendo su último refugio. En todo el mundo, una cuarta parte de los productos medicinales patentados provienen ahora de plantas del Sur y de los conocimientos y prácticas de curanderos tradicionales. De manera que es necesario que los derechos de propiedad intelectual apoyen a los pueblos indígenas y a las comunidades locales, para sostener sus derechos y sus medios de vida. Cancún presenta una oportunidad para tratar esta importante cuestión. Entretanto, la OMC deberá revisar el proceso para ocuparse de su relación con los acuerdos ambientales internacionales, a fin de que las negociaciones se conviertan en un diálogo más positivo entre los actores y los interesados relevantes.

Diálogos de interesados múltiples
Una sesión del Foro Mundial sobre la Biodiversidad a llevarse a cabo en Cancún con anterioridad a la Conferencia Ministerial reunirá a las comunidades del comercio y de la biodiversidad. A través de los últimos diez años, el Foro ha sido convocado regularmente por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), el PNUMA, el Instituto de los Recursos Mundiales, y la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica para proporcionar una plataforma transparente y neutral para diálogos de interesados múltiples sobre asuntos relacionados con la biodiversidad.

La equidad y la sostenibilidad se encuentran en el meollo del Convenio sobre la Diversidad Biológica, mientras que el Acuerdo del establecimiento de la OMC incluye un compromiso hacia la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible. No puede haber comercio sostenible sin la base de recursos naturales. Ambos están fundamentalmente conectados entre sí, aunque esto no siempre se reconoce. Nuestro reto consiste en demostrar que Cancún y Durban están hablando no sobre dos planetas diferentes sino sobre la misma Tierra, en la cual tanto el comercio como la conservación de la biodiversidad son --o pueden ser-- vehículos para un desarrollo sostenible


Yolanda Kakabadse es Presidenta de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN).

FOTO: Y. Morioka/UNEP/Topham


GALAPAGOS

La mayor amenaza para la biodiversidad única del escaparate de la evolución del sitio de Patrimonio Mundial de las Islas Galápagos son las especies invasoras --tales como hormigas coloradas, cabras, gatos, cerdos y ratas-- que diezman la vida silvestre autóctona. El primer proyecto de Patrimonio Mundial aprobado por la Junta Directiva de la Fundación de las Naciones Unidas, llevado a cabo con la UNESCO, ha ensayado ahora con éxito unos procesos para erradicar muchas de estas especies, y ha sido especialmente efectivo en la eliminación de las hormigas en la Isla Marchena. La iniciativa ha catalizado una subvención de 18 millones de dólares del Fondo para el Medio Ambiente Mundial para extender la labor a través de las islas.

GL



Este número:
Indice | Editorial K. Töpfer | Nuestra columna vertebral biológica | Beneficios más allá de las fronteras | Herencia común | ¿La Bella o la Bestia? | Maravillas del mundo | La protección de nuestro patrimonio | Gente | Los parques y la participación | De un vistazo: Zonas protegidas | Perfil: Harrison Ford | Balance, catalizador, hito | Ayude a proteger los arrecifes de coral | Joyas de coral | Un enredo de arrecifes | Una oportunidad para la biodiversidad biológica | Publicaciones y productos | Conservación en tiempos de conflicto | Noticias en breve | ¿Verde o rojo? | Cumpliendo con la naturaleza | Hagamos parques no guerra

 
Artículos complementarios:
En el número: La globalización, la pobreza, el comercio y el medio ambiente, 2002
En el número: Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
Yolande Kakabadse: Las cumbres del problema
(Las montañas y el ecoturismo) 2002
En el número: Las montañas y el ecoturismo, 2002
En el número: Biological Diversity, 2000
En el número: Tourism, 1999
En el número: Culture, Values and the Environment, 1996


AAAS Atlas of Population and Environment:
Biodiversity
Ecosystems