Beneficios más allá
de las fronteras

 
Nelson R. Mandela y Su Majestad la Reina Noor
dicen que las zonas protegidas, incluso los sitios de Patrimonio Mundial, son esenciales para salvaguardar el futuro



Fue con gran entusiasmo que dos años atrás prometimos nuestro mayor apoyo para el Quinto Congreso Mundial de Parques. Al así hacerlo, aspiramos a llevar esta reunión de importancia vital a un público más amplio que nunca. Esperamos alentar a los líderes políticos, al comercio y a todos los demás grupos interesados a reconocer las zonas protegidas como bienes y activos a ser cuidados y compartidos para beneficio de nuestra generación y las generaciones futuras, al nivel local, nacional e internacional.


Patrimonio Mundial y otras zonas protegidas son un extraordinario regalo pasado de una generación a la otra. En tierra o en el mar, son hábitat de millones de especies que forman una red de vida unida intrincadamente a la supervivencia humana. Ellos salvaguardan nuestros tesoros históricos y nuestro patrimonio cultural. Generan un ingreso sostenible para las comunidades locales en todas partes del mundo.

Las zonas protegidas regulan y amortiguan los procesos naturales de la Tierra para equilibrar nuestro clima. Al proteger estos sistemas naturales también mejoramos la calidad del aire que respiramos, el suelo, el agua y la calidad de nuestra vida. Las zonas protegidas son almacenes genéticos que contienen la promesa de un futuro más sano para el planeta y sus habitantes. Salvaguardar estas áreas preciosas significa salvaguardar nuestro futuro. Sin una red mundial efectiva de zonas protegidas, estos beneficios para la sociedad se perderán, las oportunidades de aliviar la pobreza se verán reducidas y la herencia para futuras generaciones disminuida.

Y sin embargo, los derechos de las comunidades y los pueblos autóctonos en ocasiones se han comprometido y sus voces no se han escuchado: muchos hábitats están desapareciendo o están degradando, tanto en desiertos como en tierras húmedas; especies están perdiéndose a un ritmo intolerable. Demasiados interesados clave consideran las zonas protegidas como una restricción para sus actividades, y los sistemas de valuación dejan de reconocer los beneficios que las zonas protegidas proveen a la sociedad. No se ha logrado establecer un sistema verdaderamente representativo de zonas protegidas: demasiados parques existen únicamente sobre el papel, muchos carecen de estructuras financieras apropiadas y personal adecuadamente capacitado.

Una agenda prometedora
Contra este trasfondo, el tema central del Congreso Mundial de Parques en Durban --“Beneficios más allá de las fronteras”-- suena lleno de promesas. Ofrece una agenda progresista que nos permitirá reanudar el contacto con las comunidades de interés más amplio --nuestros mejores, mas a menudo ignorados aliados-- para lograr nuevos resultados y alcanzar metas ambiciosas. Al ser Africa la sede del Congreso, también reforzará nuestro enfoque en ocuparnos de las necesidades de la gente y mitigar sus penurias de modo que un desarrollo sostenible se convierta en el verdadero apuntalamiento de la conservación.

Los retos son reales, mas la agenda del Congreso es visionaria. El Congreso debe hacer más que declarar cuáles son las tendencias que convendrá revertir. Debe ser un catalizador para una acción mundial mejorada para beneficio de la gente y las zonas protegidas.
Cuando las naciones encuentran dificultad en mantener buenas relaciones unas con otras, las zonas protegidas pueden intervenir para mejorar la cooperación
Muchas de las zonas más hermosas de Africa tienen su origen en el pasado colonial, y por tradición han sido “apartadas” por los privilegiados y para los privilegiados. Es necesario que continuemos separándonos de este legado.

En muchas partes del mundo, la tarea de los administradores de los parques está volviéndose cada vez más peligrosa: las zonas protegidas con frecuencia son las víctimas de crimen y conficto violento. Y también es hora de “proteger a los protectores”, aquellos que trabajan en la línea de frente de la conservación, quienes a veces sacrifican su vida misma para las zonas protegidas.

Mientras que en todas partes del mundo se hacen esfuerzos para combatir el cáncer y el VIH/SIDA, olvidamos que las zonas protegidas tal vez sean los únicos “bancos de genes” que contienen la clave para curar las enfermedades más devastadoras del mundo. Es hora de adjudicar más recursos a la conservación de esta biodiversidad y de reconocer el conocimiento y la sabiduría tradicional.

Cuando las naciones encuentran dificultad en mantener buenas relaciones unas con otras, las zonas protegidas pueden intervenir para mejorar la cooperación a través de las fronteras y contribuir a la seguridad así como a la conservación. Debemos aumentar nuestros esfuerzos para fomentar el concepto de “Parque de Paz”, y demostrar liderazgo político en este campo.

Al dar la bienvenida al Congreso de Durban, compartimos nuestra pasión por el cambio y nuestro optimismo para el futuro de la humanidad y el planeta. Al celebrar los logros del pasado, también debemos reconocer lo que hemos aprendido para asegurar que el futuro de las zonas protegidas se convierta en una fuerza para la unidad en el desarrollo de nuestras comunidades, tanto local como mundialmente


Nelson R. Mandela y Su Majestad la Reina Noor son patronos del Quinto Congreso Mundial de Parques de la UICN.

FOTO: Gerald Hinde/UNEP/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Töpfer | Nuestra columna vertebral biológica | Beneficios más allá de las fronteras | Herencia común | ¿La Bella o la Bestia? | Maravillas del mundo | La protección de nuestro patrimonio | Gente | Los parques y la participación | De un vistazo: Zonas protegidas | Perfil: Harrison Ford | Balance, catalizador, hito | Ayude a proteger los arrecifes de coral | Joyas de coral | Un enredo de arrecifes | Una oportunidad para la biodiversidad biológica | Publicaciones y productos | Conservación en tiempos de conflicto | Noticias en breve | ¿Verde o rojo? | Cumpliendo con la naturaleza | Hagamos parques no guerra

 
Artículos complementarios:
En el número: Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
En el número: Las montañas y el ecoturismo, 2002
HM Queen Noor of Jordan: Seguridad en un mundo en disminución
(Las sustancias quimicas) 2002
HM Queen Noor of Jordan: The right to diversity
(The Environment Millennium) 2000
En el número: Biological Diversity, 2000
En el número: Tourism, 1999
En el número: Culture, Values and the Environment, 1996


AAAS Atlas of Population and Environment:
Biodiversity
Ecosystems