De un vistazo:
Energía



Todos los años, millones de personas, entre ellas muchos niños menores de 5 años, mueren por falta de fuentes de energía modernas. Dos en cada cinco de las personas sobre el planeta están obligadas a quemar leña, carbón vegetal, estiércol u otras formas de “biomasa tradicional”, generalmente en cocinas y fuegos abiertos. El humo contiene un cóctel de productos químicos tóxicos, el cual se arremolina alrededor de su vivienda, causando agudas infecciones respiratorias, asma, cáncer y otras enfermedades. Es una de las crisis ambientales más grandes --y que menos publicidad recibe--, y está empeorando a medida que la difusión de energía comercial se ve imposibilitada de mantenerse a la par del crecimiento de la población y más y más personas se ven forzadas a recurrir a combustibles tradicionales.

Entretanto, el uso de energía de los ricos es el principal culpable de otra creciente emergencia: el calentamiento de la Tierra. Las emisiones de dióxido de carbono de la quema de combustibles fósiles han más que doblado desde 1965, mientras las temperaturas mundiales y las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero han aumentado paralelamente. Ya están apareciendo señales de cambio climático: glaciares en retirada, capas de hielo marino más delgadas, niveles del mar en alza, y tormentas y sequías más frecuentes y más intensas. Todo esto representa una amenaza de desastre, a menos que controlemos el ritmo del cambio.

Los países desarrollados emiten la mayor parte del CO2. Las emisiones per cápita son diez veces más altas en América del Norte que en las naciones en desarrollo como un todo. Hay urgente necesidad de que los países ricos reduzcan su consumo de energía mediante la conservación (muchos expertos llaman a un aumento cuadruple en la eficacia del uso energético para el año 2012), lo mismo que los países pobres deben aumentar el suyo de forma eficiente a fin de poder desarrollarse.

Las fuentes de energía renovable --por ejemplo, usando energía solar, eólica y pequeñas instalaciones hidroeléctricas-- pueden ayudar a encarar ambas crisis. Distribuidas en forma gratuita por la naturaleza, estas fuentes pueden proporcionar energía y electricidad a las dispersas aldeas aisladas en las cuales vive aproximadamente la mitad de los habitantes del mundo. Y su vasto potencial podría permitir a las naciones desarrolladas cambiar hacia las fuentes de energía sostenible que combaten el calentamiento de la Tierra y otras formas de contaminación. Pero hasta ahora se les ha dedicado insuficiente atención a estas fuentes: la energía solar y eólica, si bien en rápido aumento, todavía provee sólo alrededor de 0,02% cada una de los suministros de energía del mundo. Hace mucho que debería haberse iniciado una nueva revolución energética.

Geoffrey Lean



Proporción de biomasa en el consumo energético nacional, 2001
Unos 2.500 millones de personas carecen de acceso a cualquier forma de energía moderna y están obligadas a quemar “biomasa tradicional” --tales como leña, carbón vegetal y estiércol-- para calefacción y para cocinar. En algunos países, este tipo de energía provee más del 90% del suministro energético nacional. Domina el uso mundial de energías renovables, pero por muchas razones, llamarla “renovable” es inexacto, ya que talar árboles y retirar desperdicios de la tierra más rápidamente de lo que se reemplazan reduce su fertilidad y conduce a la erosión del suelo. Ver diagrama



Tendencias en el uso de biomasa como combustible para cocinar, con relación al PDB per cápita (fin del siglo XX)
Cuanto más pobre es un país, tanto más sus habitantes dependen de biomasa tradicional, y tanto más probable será que caigan enfermos y mueran como resultado. Es tres veces más probable que --comparados con los niños sanos-- los niños en Tanzania que mueren de infección respiratoria aguda antes de cumplir los cinco años de edad dormían en una habitación con una cocina abierta. Ver diagrama



Suministro energético primario mundial, 2001
Los combustibles fósiles todavía proveen casi 80% de la energía del mundo, si bien este porcentaje ha disminuido de alrededor de 86% en 1971. Son utilizados como mínimo por la quinta parte de la humanidad que vive en los países de la OCDE. La energía renovable moderna aún provee una proporción muy pequeña, la mayor parte proveniente de energía hidroeléctrica de grandes embalses, que por sí mismos pueden causar daño al medio ambiente y a las sociedades. Ver diagrama



Prioridades para investigación y desarrollo de energía, principales países industrializados (fin del siglo XX)
La energía nuclear ha dominando el financiamiento para la investigación en países desarrollados durante decenios, pero no ha cumplido su promesa. La construcción de nuevos reactores disminuyó rápidamente entre los años 1970 y los años 1980, y muy pocos se han iniciado en el curso de los últimos 15 años. Hace falta mayor investigación sobre los renovables si han de cumplir su potencial y ayudar tanto a países desarrollados como en desarrollo hacia el logro de un desarrollo sostenible. Ver diagrama



Escenarios
Las temperaturas mundiales --y las concentraciones de CO2-- continuarán aumentando, pero es posible reducir el ritmo del aumento. En cuatro escenarios sugeridas por el PNUMA, únicamente “Primero la sostenibilidad” coloca las concentraciones sobre una trayectoria encaminada a estabilizarse para mediados del siglo y reduce el ritmo del aumento de la temperatura a través de 50 años. Pero aún esta situación acaba en un aumento por encima de 0,1šC por decenio, o sea el nivel arriba del cual es probable que se produzca daño a los ecosistemas. Ver diagrama



Este número:
Indice | Editorial | La clave del desarrollo | El reto de la energía | Energía vegetal | Bioenergía: autosuficiente y rentable | Nueva energía para el desarrollo | Gente | Haciendo realidad el cambio | Un crecimiento propicio | Energía verde | De un vistazo: Energía | Sueños Sostenibles | Iluminando el futuro | Ecologización del petróleo | Pensando en cielos azules | Publicaciones y productos | Nueva energía para un ataque a la pobreza | Nuevos empresarios para la energía | Hora de actuar en serio | Rompiendo el hielo | Durante mi vida: 100% renovable


Artículos complementarios:
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
Poverty Health and the Environment, 2001
Disasters, 2001
Climate and Action, 1998
Climate Change, 1997



AAAS Atlas of Population and Environment:
Natural Resources
Air Pollution
Climate Change


< Back
|
Top
|
Next >