Iluminando
EL FUTURO

 Leonard Good
describe los esfuerzos cada vez más exitosos destinados a fomentar la energía poco contaminante para impulsar el desarrollo sostenible.

La energía es la parte vital, el motor de la economía mundial, y un requisito esencial para el desarrollo. En el mundo industrializado, los altos niveles de uso energético se han convertido en sinónimo de consumismo y modernidad, mientras que en las naciones en desarrollo, el mayor uso de energía está asociado con la satisfacción de necesidades humanas básicas. Proveyendo suficiente luz para alargar el día, proporcionando energía para cocinar, e impulsando una bomba para eliminar largas y agotadoras caminatas para ir a buscar agua, una pequeña cantidad de energía comercial es la llave para liberar a millones de seres humanos de la carga de la pobreza. La flagrante disparidad en el uso energético per cápita es un triste recordatorio de la magnitud de las injusticias en el acceso a servicios básicos. En los países menos desarrollados, el uso de electricidad per cápita es sólo 1% del uso en las naciones industrializadas.

En gran parte, el reto de la energía para el desarrollo puede definirse por dos asuntos distintos pero relacionados: acceso e impacto ambiental. Extender su acceso a quienes en la actualidad carecen de acceso a fuentes energéticas modernas es crítico. Unos 2.000 millones de habitantes en el mundo no tienen acceso a electricidad y sólo son capaces de utilizar muy limitadas fuentes de kerosene, carbón vegetal y otros combustibles de baja calidad. Es necesario que los países en desarrollo generen más energía para disminuir la pobreza y satisfacer la creciente demanda.

Pero el mayor uso de energía comercial conlleva importantes implicaciones ambientales. Se calcula que la contaminación atmosférica local tal vez causa 4 millones de muertes prematuras por año, la mayoría niños pequeños expuestos a combustibles sucios usados para cocinar. El costo económico de la contaminación atmosférica se eleva a más de 350.000 millones de dólares por año, o 6% del producto nacional bruto de los países en desarrollo. A esto debe agregarse el riesgo mundial de los cambios climáticos asociados con la acumulación de gases de efecto invernadero provenientes de la combustión de carbón, petróleo y gas natural. No obstante su consumo per cápita relativamente bajo, los países en desarrollo tienen la expansión económica más grande y el más rápido crecimiento de su población. Es probable que dentro de unos pocos decenios, sus contribuciones a las emisiones de gases de efecto invernadero superarán a las de las naciones industrializadas. El Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) cree que acelerar la transición hacia la energía eficiente y renovable traerá enormes beneficios económicos, sociales y medioambientales. Como principal financiador de energía renovable en países en desarrollo, el Fondo está jugando un papel protagónico --en asociación con el PNUMA, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Banco Mundial-- expandiendo la introducción de tecnologías de energía menos contaminante. En el espacio de 12 años, su cartera de energía poco contaminante ha crecido a más de 1.600 millones de dólares en subsidios para proyectos con un valor total de más de 10.600 millones de dólares.

La energía renovable está arrasando a la India, por ejemplo. Las políticas del Gobierno favorables para las inversiones, el financiamiento comercial y los reglamentos de apoyo han contribuido a esto. Para el año 2000, casi 1.200 megavatios de capacitad eólica se habían instalado en el país, virtualmente todos por el sector privado. Han surgido docenas de fabricantes domésticos, que ya están exportando turbinas de alta tecnología con operación de velocidad variable. El FMAM ayudó a financiar 41 megavatios de instalaciones de turbinas eólicas y 45 megavatios de capacidad de sistemas hidroeléctricos de pequeña escala en el país a través del proyecto de Desarrollo de Energía Renovable, mientras que la Agencia India para el Desarrollo de Renovables, reforzada gracias a la asistencia de diversos proyectos, ha financiado otros 360 megavatios de parques eólicos y 130 megavatios de estaciones hidroeléctricas de pequeña escala.

De forma similar, el FMAM ha ejercido un importante impacto en expandir la energía solar para electricidad y agua caliente en países tan distintos como China, Perú y Ghana. El Proyecto de Suministro de Servicios Energéticos de Sri Lanka es una de las empresas de energía solar más exitosas del mundo: nuestra contribución ayudó a suministrar electricidad para aldeas no servidas por la red eléctrica. Para fines de 2002, casi 20.000 viviendas en Sri Lanka tenían electricidad solar a través de un innovador enfoque de microfinanciación que había hecho más fácil para las habitantes rurales obtener préstamos bancarios para la compra de sistemas solares domésticos. Entretanto, un proyecto del FMAM en Marruecos está expandiendo con todo éxito el uso de calentadores solares de agua que cuestan menos que los calefactores convencionales, además de ahorrar energía. Se capacitó a agencias gubernamentales y compañías privadas para promocionar, evaluar e instalar sistemas de agua caliente solares en viviendas y oficinas. Hasta la fecha se han instalado 80.000 metros cuadrados de colectores solares de agua caliente.
Alrededor del 15% del consumo energético del mundo proviene de fuentes renovables
Las empresas energéticas que buscan oportunidades de hacer inversiones en países en desarrollo con creciente frecuencia están concentrándose en asegurar beneficios económicos y medioambientales. El FMAM está trabajando en tres Continentes para asociarse con ellas y compartir los riesgos de mercados en expansión para energía renovable y productos de uso energético eficiente, acelerando con ello una transición mundial hacia la energía menos contaminante, o “energía limpia”. Un nuevo proyecto, encaminado a transformar el mercado para los refrigeradores de uso energético eficiente en China, ya está alterando la estructura básica de la plaza de mercado mediante unos nuevos estándares para los refrigeradores. Otro proyecto, en Polonia, ha ejercido un marcado impacto sobre el mercado de las lámparas (bombillas) fluorescentes compactas. Precios más bajos --gracias a subsidios para los fabricantes--, combinados con una campaña en los medios de comunicación, resultaron en ventas de más de 1,2 millones de lámparas en tres años, y aumentaron la proporción de hogares polacos que las usan de uno en diez a uno en tres. El proyecto demostró a las claras los beneficios financieros y comerciales de la iluminación con uso energético eficiente, el ahorro de una enorme cantidad de energía, y la reducción de las emisiones provenientes de centrales eléctricas a carbón.

En todas partes del mundo existen esfuerzos que están usando lámparas de uso energético eficiente, tecnologías solares, eólicas, geotérmicas y de biomasa y sistemas hidroeléctricos de pequeña escala para la generación de electricidad, calefacción, refrigeración, alumbrado y otras actividades productivas. Con alrededor del 15% del consumo energético del mundo ya proveniente de fuentes renovables, cabe afirmar que el futuro se presenta brillante. Más de 1 millón de viviendas en el mundo en desarrollo ahora funcionan con energía solar, mientras la capacidad eólica ha aumentado de cero a más de 1.700 megavatios, suficiente para proveer energía a más de 5 millones de hogares típicos. La India solamente cuenta con 40.000 lámparas solares para su alumbrado callejero. La India y China están preparadas para agregar más de 10 millones de sistemas solares en los próximos años, mientras en la Argentina se anticipa la instalación de unos 60.000 sistemas y de otros 300.000 en la República de Sudáfrica.

Las estrategias del FMAM para promover la energía poco contaminante hacen cada vez mayor hincapié en la necesidad de modelos de negocios sostenibles, asociaciones entre países, y apalancamiento financiero. Actualmente, la energía renovable es una industria de un valor de arriba de 10.000 millones de dólares por año y está creciendo en forma acelerada. Treinta de las más grandes empresas --incluso BP y Shell International-- han anunciado planes de una inversión de 10.000 a 15.000 millones de dólares en energía renovable en todo el mundo en los próximos cinco años. Las agencias de desarrollo han ampliado sus esfuerzos para fomentar el desarrollo del mercado trabajando para eliminar barreras de mercado. Y algunos mercados para energía renovable en países en desarrollo, tales como Kenia, han emergido sin asistencia explícita alguna para el desarrollo, primordialmente a través de iniciativas del sector privado. Nosotros continuaremos estimulando tales inversiones innovadoras y desempeñando un rol protagónico en la promoción de energía poco contaminante.


Leonard Good es Presidente y Oficial Ejecutivo en Jefe del Fondo para el Medio Ambiente Mundial.



El Fondo para el Medio Ambiente Mundial reúne a 175 gobiernos miembro --en asociación con el sector privado, organizaciones no gubernamentales e instituciones internacionales-- para ocuparse de asuntos de medio ambiente mundiales complejos al mismo tiempo de prestar apoyo a iniciativas nacionales de desarrollo sostenible. Ha adjudicado 4.500 millones de dólares y apalancado 14.500 millones de dólares en financiamiento adicional para más de 1.200 proyectos en más de 140 naciones en desarrollo. En agosto de 2002, las naciones donantes prometieron otros 3.000 millones de dólares, la mayor suma de reaprovisionamiento hasta la fecha, para expandir y acelerar sus actividades.



Este número:
Indice | Editorial | La clave del desarrollo | El reto de la energía | Energía vegetal | Bioenergía: autosuficiente y rentable | Nueva energía para el desarrollo | Gente | Haciendo realidad el cambio | Un crecimiento propicio | Energía verde | De un vistazo: Energía | Sueños Sostenibles | Iluminando el futuro | Ecologización del petróleo | Pensando en cielos azules | Publicaciones y productos | Nueva energía para un ataque a la pobreza | Nuevos empresarios para la energía | Hora de actuar en serio | Rompiendo el hielo | Durante mi vida: 100% renovable


Artículos complementarios:
Global Environment Facility, 2002
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
Energía, 2001
Transport and Comunications, 2001
Disasters, 2001
Climate and Action, 1998
Climate Change, 1997
UNEP 25, 1997



AAAS Atlas of Population and Environment:
Natural Resources
Air Pollution
Climate Change


< Back
|
Top
|
Next >