La clave
DEL DESARROLLO

 Gerhard Schroeder
dice que los suministros de energía sostenible son un factor esencial en la lucha contra la pobreza, para prevenir crisis y conflictos y salvaguardar nuestros recursos naturales

Alrededor de un tercio de la población del mundo carece de acceso adecuado a suministros de energía. En el comienzo del siglo XXI, el mejoramiento de esta situación ofrece uno de los mayores retos para una política orientada hacia el futuro. Alemania participa en los esfuerzos encaminados a facilitar la provisión de energía sostenible en todas partes del mundo. Hemos expresado este propósito en particular al anunciar programas concretos en la Cumbre Mundial de Johannesburgo en septiembre de 2002, con lo cual enviamos una fuerte señal a la comunidad internacional. Los suministros de energía sostenible son un factor esencial en la lucha contra la pobreza, para prevenir crisis y conflictos y para salvaguardar recursos naturales.

Sin embargo, todavía estamos muy lejos de alcanzar esta meta. La cuarta parte de la población del mundo que vive en los países industrializados del Norte da cuenta de tres cuartas partes del consumo mundial de recursos. Al mismo tiempo, estos países son la fuente de tres cuartas partes de todas las emisiones de dióxido de carbono (CO2), con sus consabidos efectos sobre el clima mundial. En las próximas décadas también se espera que habrá de producirse un pronunciado alza en el consumo energético en los países en desarrollo. Los niveles de rendimiento energético en esos países --así como en algunas naciones industrializadas-- son bajos. Esta es otra causa más del peligro planteado al clima mundial por las emisiones de CO2, un peligro en rápido aumento. En términos simples, el suministro de energía sostenible puede significar una sola cosa: mejorar el rendimiento energético combinado con el uso de energía renovable.

Por lo tanto, los países en desarrollo y los países industrializados tienen una responsabilidad común: las naciones industrializadas deben adoptar nuevos enfoques en la industria y la sociedad en persecución de la conservación de energía, la eficiencia energética y las energías renovables. Por su parte, es necesario ofrecer a los países en desarrollo la oportunidad de desarrollar un futuro sostenible para sí mismos, para liberarlos de la dependencia a largo plazo de formas de energía menos sostenibles. Fue por tales razones que los estados participantes de la Cumbre de Johannesburgo acordaron que la lucha contra la pobreza y por el acceso a energía sostenible deben ir mano a mano. La Unión Europea y varios otros países se unieron en un grupo de países de ideas afines para comprometerse a calendarios y metas para aumentar el uso de energías renovables.

El Gobierno Federal también anunció en Johannesburgo que convertiría su cooperación con países en desarrollo en una asociación estratégica bajo un programa de Energía Sostenible para el Desarrollo. Con tal propósito, en el curso de los próximos cinco años se pondrá a disposición un total de 1.000 millones de euros (aproximadamente 1.170 millones de dólares), a compartirse igualmente entre las energías renovables y un rendimiento energético mejorado. Al proveer este dinero ayudaremos a los países en desarrollo en el empeño de convertir la energía en un recurso más eficiente y favorable al clima.

Por ejemplo, un proyecto financiado por Alemania está promocionando el desarrollo de consultoría energética, la introducción de auditorías de energía y el uso de tecnologías que ahorran energía en la India, un país en el cual la energía es escasa y costosa. Los métodos de producción de alto consumo energético no hacen más que aumentar los costos para las empresas. Al introducir procesos más eficientes, la industria y los pequeños negocios podrían ahorrar entre 10 y 20% de sus costos energéticos. En cuanto al impacto sobre el cambio climático, significaría 15 millones de toneladas de emisiones de CO2 menos cada año. Varias plantas de demostración están mostrando cuán efectivas son estas medidas y cómo la conservación de energía no sólo ayuda a proteger nuestro clima sino también aumenta la competitividad.

Conferencia internacional
He extendido una invitación a una conferencia internacional sobre energías renovables a ser celebrada en Bonn en junio de 2004. “Renovables 2004” se concentrará en estrategias y medidas encaminadas a ofrecer apoyo activo para energías renovables, quitar obstáculos para la expansión de energías renovables y desarrollar mercados para ellas alrededor del mundo. La conferencia aspira a obtener promesas para metas nacionales y regionales, la adopción de un plan de acción internacional y la elaboración de pautas para una política razonable en el sector energético. Abrigo la esperanza de que la conferencia habrá de estimular un nuevo dinamismo en el desarrollo y la expansión de energías renovables en todas partes del mundo.

Los suministros de energía sostenible son una meta a largo plazo. Alemania está jugando su parte hacia ese fin. Hoy día somos los líderes de los países industrializados en términos de rendimiento energético, pero nos hemos impuesto estándares aún más altos en nuestra estrategia de sostenibilidad nacional. Es nuestra intención doblar los niveles de rendimiento energético para 2020, comparado con los niveles de 1990.
Los países en desarrollo y los países industrializados tienen una responsabilidad común... la lucha contra la pobreza y por el acceso a energía sostenible deben ir mano a mano
Por otra parte, Alemania también está haciendo progresos satisfactorios en cuanto concierne a la expansión de energías renovables. La energía eólica está jugando un rol importante en esto. En efecto, actualmente un tercio de la energía eólica del mundo se está generando en Alemania. Y su importancia económica ha aumentado de acuerdo: 130.000 personas están empleadas en el sector de las energías renovables en mi país, especialmente en empresas pequeñas y de mediano tamaño. Es meta del Gobierno Federal elevar la proporción de energía renovable usada en la generación de electricidad a 12,5% para el año 2010, duplicando así la parte que poseía en 2000.

En esta forma, estamos desarrollando un modelo de crecimiento y prosperidad que es sostenible gracias al no lograrlo a expensas del medio ambiente, de las generaciones futuras o de los países en desarrollo. Pues no podemos pedir a los países en desarrollo que usen los recursos a su disposición con cuidado si nosotros, los países más ricos en el mundo, no estamos dispuestos a preparar el terreno con nuestro trabajo de base. Debe ser nuestra meta común lograr que sea posible combinar el desarrollo económico exitoso y la mitigación de la pobreza con la protección de los recursos naturales, incluso en los países en desarrollo.


Gerhard Schroeder es Canciller de la República Federal Alemana.

Este número:
Indice | Editorial | La clave del desarrollo | El reto de la energía | Energía vegetal | Bioenergía: autosuficiente y rentable | Nueva energía para el desarrollo | Gente | Haciendo realidad el cambio | Un crecimiento propicio | Energía verde | De un vistazo: Energía | Sueños Sostenibles | Iluminando el futuro | Ecologización del petróleo | Pensando en cielos azules | Publicaciones y productos | Nueva energía para un ataque a la pobreza | Nuevos empresarios para la energía | Hora de actuar en serio | Rompiendo el hielo | Durante mi vida: 100% renovable


Artículos complementarios:
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
Energía, 2001
Transport and Comunications, 2001
Climate and Action, 1998
Climate Change, 1997


AAAS Atlas of Population and Environment:
Natural Resources
Air Pollution
Climate Change


< Back
|
Top
|
Next >