Ecologización del
PETROLEO

 Philip Watts
describe lo que está haciendo su empresa para reducir su impacto sobre el medio ambiente y desarrollar una energía menos contaminante

“Comprendemos ahora que tanto el comercio como la sociedad podrán beneficiarse si trabajan juntos”, declaró el Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan en la Cumbre Mundial en Johannesburgo el año pasado. “Y estamos comprendiendo cada vez más que únicamente movilizando el sector empresarial lograremos hacer un verdadero progreso.” Sus palabras fueron un bienvenido reconocimiento del papel que el comercio puede desempeñar en el esfuerzo de encarar los retos del desarrollo sostenible.

Shell está jugando su parte, individualmente así como en el Consejo del Comercio Mundial para el Desarrollo Sostenible, al cual tuve el privilegio de presidir durante los dos últimos años. Esto forma parte de un claro compromiso hacia su contribución a un desarrollo sostenible, que se halla en el meollo de la manera en que operamos. Esto significa que, al hacer nuestras decisiones empresariales, no sólo tomamos en cuenta las consideraciones económicas sino asimismo los aspectos ecológicos y sociales de nuestras actividades.

Sabemos que la explotación y producción de gas y petróleo pueden ejercer un impacto sobre el medio ambiente, y estamos decididos a minimizar ese impacto y asegurar que el legado a largo plazo de estas operaciones sea bueno.

La protección de la biodiversidad del mundo es un aspecto particularmente importante de nuestra tarea, y estamos trabajando en alianza con diversas organizaciones de conservación. Estas participaciones comprenden un proyecto con la Smithsonian Institution en Gabón, que está investigando y catalogando el ambiente natural inmensamente rico alrededor de los yacimientos petrolíferos en el complejo de Gamba. Resulta sumamente alentador que la investigación llevada a cabo hasta la fecha ha sugerido que, pese a casi 40 años de operaciones petrolíferas, el medio ambiente en la zona es tan rico como siempre.

Hemos trabajado con otras empresas y organizaciones dedicadas a la conservación en la Iniciativa Energía-Biodiversidad en reconocimiento de las responsabilidades especiales de las compañías energéticas en este campo. Como parte de ello, el Grupo Shell ha elaborado instrumentos y pautas sobre buenas prácticas para integrar la biodiversidad al desarrollo del petróleo y el gas. Esperamos que los mismos habrán de formar la base para un enfoque común por parte de la industria.

Esto se agrega al enfoque que hemos asumido de integrar la biodiversidad al planeamiento de nuestros proyectos y nuestras operaciones. El impacto sobre el medio ambiente de cualquiera de nuestros proyectos es avaluado desde el mismo comienzo y se establecen las necesarias salvaguardas para mitigar cualesquiera posibles efectos negativos. Se entabla un diálogo temprano con diversos interesados para asegurar que se tomen en cuenta sus intereses. La biodiversidad es importante en cualquier lugar donde operamos, y tratamos de asegurar que todas nuestras operaciones se llevarán a cabo en forma responsable, que respete el medio ambiente local.
Enfrentar el reto de la energía requerirá un uso más eficiente de los recursos de hidrocarburo existentes y trabajar en pro del desarrollo de alternativas
También reconocemos que hay algunas zonas en el mundo que son demasiado sensibles para realizar cualquier operación relacionada con el petróleo o el gas. Con anterioridad este año anuncié que Shell no llevará a cabo exploraciones en cualquiera de los sitios de Patrimonio Mundial Natural. Este es un paso muy importante y representó nuestro auténtico compromiso de colocar el respeto por el medio ambiente en el meollo de la manera en que operamos nuestros negocios. Pero la protección de la biodiversidad no es sino una parte del trabajo en el Grupo Shell, encaminada a reducir al mínimo el efecto de nuestras operaciones sobre el medio ambiente.

Todos los años hacemos público nuestro desempeño en el Informe Shell en una gama de indicadores medioambientales y sociales, incluso emisiones, derrames y rendimiento energético. Dondequiera es posible, los datos son verificados independientemente, y nos esforzamos por garantizar que el Informe sea un relato abierto y honesto de nuestro récord y pueda formar la base de un diálogo constante con nuestros interesados y accionistas. La publicación de estos datos proporciona un poderoso incentivo para mejorar nuestro desempeño. El último Informe demuestra que hemos hecho progresos en una cantidad de indicadores, aunque nos queda mucho por hacer para asegurar consistencia a través de todo el Grupo Shell.

Nuestro desempeño comparado con nuestra meta para las emisiones de efecto invernadero es una de las medidas establecidas en el Informe. Shell comparte la amplia preocupación de que las emisiones de estos gases para las actividades humanas están conduciendo a cambios en el clima del mundo. Nosotros creemos que es necesario emprender acción ahora para colocar los fundamentos para estabilizar sus concentraciones con el tiempo.

Establecimos una meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestras propias operaciones en un 10% de los niveles de 1990 para 2002. De no haber emprendido medidas, el desarrollo de nuestras operaciones a través del período hubiera resultado en un aumento de más de 20%. Alcanzamos esta meta el año pasado y hemos renovado ahora nuestro compromiso con una nueva meta: asegurar que, en el año 2010, las emisiones aún se mantendrán a por lo menos 5% por debajo del nivel de 1990.

Por otra parte, Shell también está trabajando para ayudar a nuestros clientes a reducir las emisiones causadas por su uso de energía. Esto plantea uno de los mayores retos con que nos enfrentamos todos: cómo satisfacer la creciente demanda mundial de energía en una forma que no cause daño al medio ambiente.

El logro de esta meta requerirá un uso más eficiente de los recursos de hidrocarburo existentes y trabajar en pro del desarrollo de alternativas tales como energía renovable e hidrógeno.

En particular, el gas natural puede ofrecer un puente para los usos más amplios de combustibles renovables a más largo plazo. El gas produce emisiones de carbono mucho más bajos que el petróleo o el carbón, y Shell está desarrollando nuevos proyectos de gas alrededor del mundo y buscando nuevos mercados para ese gas. Al mismo tiempo, Shell está formando un comercio en renovables y prestando su apoyo a la investigación y desarrollo de hidrógeno. Si bien es evidente que los renovables no podrán ser un arreglo rápido, Shell está ayudándoles a aumentar su papel en la mezcla de energía y convirtiéndose en un actor principal en la provisión de energía eólica y solar en una cantidad de proyectos alrededor del mundo.

Shell toma muy en serio sus responsabilidades hacia el medio ambiente. Existen buenas razones comerciales para hacerlo. Nuestros clientes, quienes trabajan con nosotros y las comunidades en las cuales operamos esperan los más altos estándares de nosotros. Al cumplir con estas expectativas y respetando a las comunidades y entornos en los cuales trabajamos podemos desarrollar nuestra empresa y asegurar su éxito constante.


Sir Philip Watts es Presidente del Comité de Directores Ejecutivos del Grupo de Empresas Royal Dutch/Shell.

Este número:
Indice | Editorial | La clave del desarrollo | El reto de la energía | Energía vegetal | Bioenergía: autosuficiente y rentable | Nueva energía para el desarrollo | Gente | Haciendo realidad el cambio | Un crecimiento propicio | Energía verde | De un vistazo: Energía | Sueños Sostenibles | Iluminando el futuro | Ecologización del petróleo | Pensando en cielos azules | Publicaciones y productos | Nueva energía para un ataque a la pobreza | Nuevos empresarios para la energía | Hora de actuar en serio | Rompiendo el hielo | Durante mi vida: 100% renovable


Artículos complementarios:
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
Energía, 2001
Climate and Action, 1998
Climate Change, 1997


AAAS Atlas of Population and Environment:
Natural Resources


< Back
|
Top
|
Next >