Enfoque en el
saneamiento

 
Cees van de Guchte y Veerle Vandeweerd
se ocupan de los aspectos ambientales y los costos para alcanzar el objetivo de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo de mejorar el saneamiento, y describen el creciente consenso mundial sobre las tecnologías alternativas de bajo costo

Alrededor de 4 niños mueren cada minuto en países en desarrollo de enfermedades causadas por agua peligrosa y saneamiento inadecuado. Como promedio, 250 millones de casos de gastroenteritis ocurren alrededor del mundo cada año a causa de baños en aguas contaminadas, y entre 50.000 y 100.000 personas mueren de infecciones hepáticas. La carga mundial de enfermedad humana causada por la contaminación de aguas costeras con aguas residuales se ha estimado en 4 millones de años-persona perdidos anualmente.

El deterioro del ambiente acuático es visible en todas partes del globo. La descarga de aguas servidas domésticas no tratadas se ha identificado como la mayor fuente de contaminación en la mayor parte de los Mares Regionales del PNUMA. Las aguas residuales sin tratar afectan a más del 70% de los arrecifes de coral, preciosos hábitats están desapareciendo y la biodiversidad está mermando, mucho potencial de pesca y agricultura se está perdiendo, mientras la pobre calidad del agua está reduciendo el ingreso del turismo y el valor de los bienes raíces.

Tales preocupaciones han ayudado a empujar a la comunidad internacional a asegurar que las metas de los Objetivos de desarrollo para el milenio y de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de 2002 (CMDS) se ocupen del mejor acceso a agua potable segura y del saneamiento adecuado.

El objetivo para agua y saneamiento acordado por la CMDS es: “Reducir a la mitad, para el año 2015, la proporción de personas incapaces de obtener o pagar por agua potable segura y la proporción de personas que carecen de acceso a saneamiento básico”.

El crecimiento de la población, la rápida urbanización, y el aumento del suministro de agua y la provisión de saneamiento para alcanzar los objetivos para 2015 son todos factores que generarán mayores problemas de contaminación de las aguas residuales. En la actualidad, sólo alrededor de una décima parte de las aguas servidas domésticas en países en desarrollo es recolectada y sólo alrededor de una décima parte de las plantas de tratamiento de aguas residuales existentes operan de forma confiable y eficiente. Ignorar los asuntos de contaminación de aguas residuales ha demostrado ser costoso, tanto en términos humanos como ecológicos y financieros. Su descarga sin tratar al medio ambiente natural afecta directamente al recurso primario para el suministro de agua potable, funciones esenciales del ecosistema y el uso sostenible del agua (ver recuadro). Por lo tanto, incrementar la cobertura de saneamiento requiere sistemas de recolección pública y tratamiento de aguas residuales, a fin de prevenir que las aguas servidas entren a las aguas subterráneas, el agua de superficie y las zonas costeras. Convendrá considerar la reutilización de las aguas residuales como una opción importante, especialmente en regiones donde el agua escasea. Un enfoque sostenible hacia el saneamiento incluye la recolección, el tratamiento y la reutilización de las aguas residuales.

En general, el mismo número de personas tanto en zonas urbanas como rurales (1.100 millones) necesitarán mejor saneamiento para el año objetivo 2015. Esto significa que hará falta proveer servicios a otras 400.000 personas cada día. En marzo de 2003, el Grupo Mundial sobre Financiamiento de Infraestructura para el Agua calculó que se necesitarían 72.000 millones de dólares todos los años --cuatro a cinco veces más de lo que se gasta actualmente-- para alcanzar el objetivo de saneamiento, incluso saneamiento doméstico, higiene y tratamiento de aguas residuales -- 56.000 millones de dólares se requieren para el tratamiento de aguas residuales solamente.





Un enfoque posible para llenar esta enorme brecha financiera es considerando cómo el uso de diferentes tecnologías puede afectar los costos. La figura ilustra cálculos de costo tentativos para diferentes niveles de servicios de saneamiento y tecnología como una “escala de opciones de saneamiento”, empezando a un nivel básico y subiendo gradualmente a niveles de servicio más altos. Ilustra que existe una importante diferencia entre el componente de saneamiento rural (en su mayoría no parte de una red) del objetivo, y el componente de tratamiento mejorado de aguas residuales urbanas (en su mayoría en una red). Comprender estas diferentes opciones es importante. La mayoría de los debates sobre saneamiento y sus cálculos de financiamiento no diferencian claramente entre la provisión de servicios de saneamiento básicos o mejorados, incluso la recolección de aguas residuales, su tratamiento, reutilización y redistribución en el medio ambiente. Esto puede causar confusión y resulta en amplias variaciones en los cálculos de costo. Según el nivel de los servicios de saneamiento, los presupuestos estimados varían ampliamente, hasta 32 veces la cifra mínima.

Por lo tanto, los cálculos mundiales de las necesidades financieras con frecuencia dejan de tomar en consideración las soluciones locales de bajo costo. Así, la brecha de financiamiento entre el nivel de inversión actual y lo que hace falta para alcanzar el objetivo de saneamiento acordado en la CMDS puede reducirse sustancialmente si se usa la tecnología de bajo costo en situaciones apropiadas. Esto es particularmente cierto en ciudades y metrópolis, donde por tradición se ha asumido que la conexión completa a una red de alcantarillado es el nivel de servicio más apropiado. Para dar un ejemplo, los sistemas de tanque séptico también podrían ser adecuados en zonas densamente pobladas, y también deberían considerarse ecotecnologías descentralizadas como alternativas rentables. No obstante, algunas de las opciones de bajo costo pueden tener consecuencias negativas si no son planeadas y manejadas correctamente: estas consecuencias incluyen los efectos de la conexión a cloacas sin adecuado tratamiento, o la contaminación del medio ambiente debida a eliminación inadecauda de los sedimientos de las aguas residuales.





La provisión de saneamiento mejorado exige la consideración de una variedad de atributos de diseño, no simplemente la tecnología sino también, por ejemplo, arreglos institucionales y de gestión, o procedimientos de facturación y recaudación de impuestos. Bien diseñados, los planes de saneamiento de bajo costo ofrecen una opción posible a las comunidades urbanas más pobres para soluciones equiparables a sus limitados recursos de dinero.

Está emergiendo ahora un consenso mundial sobre las formas de encarar la recolección y el tratamiento de las aguas residuales municipales de forma sostenible. Las Pautas para la Gestión Municipal de Aguas Residuales y sus Diez Claves para la acción local y nacional fueron consideradas por más de 100 países en la reunión de la Revisión Intergubernamental PNUMA/PAM en 2001. Los participantes trataron de establecer un nuevo estándar mundial en el campo de la gestión sostenible de las aguas residuales municipales. Las Diez Claves cubren asuntos de política, enfoques de gestión, selección de tecnologías y mecanismos de financiamiento. Han sido desarrolladas conjuntamente por el PNUMA, la Organización Mundial de la Salud, UN-HABITAT y el Consejo Colaborativo de Suministro de Agua y Saneamiento, con el apoyo de UNICEF.

Es urgentemente necesario intensificar y ampliar las mejores prácticas y los enfoques innovadores exitosos. La formación de capacidad a través de proyectos piloto y capacitación “en el lugar” mejorará la implementación futura. Las colaboraciones que implementan enfoques innovadores de forma activa y eficaz son fundamentales para el éxito. Estas colaboraciones dependen ante todo de un fuerte compromiso, responsabilidades compartidas y --cosa igualmente importante-- de riesgos compartidos entre todos los interesados.


Cees van de Guchte es Jefe de Proyectos en la Oficina de Coordinación PNUMA/PAM, La Haya, Países Bajos. Veerle Vandeweerd es Coordinador, PAM, Jefe del Programa de Mares Regionales, y Director Adjunto, División de Implementación de Política, PNUMA.

PAM es el Programa de Acción Mundial para la Protección del Medio Ambiente Marino de Actividades basadas en Tierra, ver: www.gpa.unep.org

FOTO: PNUMA/Topham



Algunos de los daños asociados con el inadecuado manejo de las

  • Mayores costos directos e indirectos ocasionados por mayor enfermedad y mortalidad.

  • Costo más alto para producir agua potable y agua industrial, con el resultado de tarifas más altas.

  • Pérdida de ingreso de la pesca y la acuicultura.

  • La pobre calidad del agua disuade a los turistas, disminuyendo inmediatamente el ingreso del turismo.

  • Pérdida de valiosa biodiversidad.

  • Pérdida de valor de los bienes raíces, cuando la calidad de los entornos deteriora: especialmente importante para los residentes de barrios bajos, donde la vivienda es el bien principal.

Algunos ejemplos de los costos de la inacción

  • La carga mundial de enfermedad humana causada por la contaminación de las aguas costeras ocasionada por las aguas residuales se estima en 4 millones de “años-persona” perdidos cada año, lo cual equivale a una pérdida económica de aproximadamente 16.000 millones de dólares por año.

  • GESAMP (Joint Group of Experts on the Scientific Aspects of Marine Environmental Protection) calculó el impacto mundial de bañar en mares contaminados y comer mariscos de sus aguas en aproximadamente 12.000 a 24.000 millones de dólares por año.

  • Las pérdidas de ingreso y los costos adicionales de la epidemia de cólera de 1992 en el Perú se calcularon en diez veces el presupuesto nacional anual para suministro de agua y saneamiento.

  • Los beneficios agregados anuales provenientes del mejoramiento de la calidad del agua en Lago Este, una zona recreacional en Wuhan, China, afectada por las descargas diarias de efluentes de industrias y viviendas, oscilaron entre 42 millones y 112 millones de dólares usando valuación contingente.

  • El costo de la contaminación del agua a lo largo de 20 playas de la Costa del Estoril en Portugal, usadas por aproximadamente un millón de personas por año, fue alrededor de 68 millones de dólares anualmente.






DIEZ CLAVES para acción local y nacional en materia de aguas residuales municipales

1. Asegurar el compromiso político y recursos financieros domésticos.

2. Crear un ambiente instrumental a niveles nacional y local.

3. Suministro de agua y saneamiento no restringido a grifos (canillas) e inodoros.

4. Desarrollar sistemas integrados de gestión del suministro de agua y saneamiento urbanos que también se ocupen de los impactos medioambientales.

5. Adoptar una perspectiva a largo plazo, tomando medidas paso a paso, comenzando ahora.

6. Usar límites de tiempo bien definidos, y metas e indicadores dependientes de fechas fijadas.

7. Elegir tecnologías apropiadas para el uso eficiente y rentable de los recursos acuíferos y considerar alternativas de ecotecnología.

8. Utilizar enfoques impulsados por la demanda.

9. Involucrar a todos los interesados desde el principio y asegurar transparencia en la gestión y los procedimientos de toma de decisiones.

10. Asegurar estabilidad y sostenibilidad financieras.

    10.1. Vincular el sector municipal de las aguas residuales con otros sectores económicos.

    10.2. Introducir mecanismos financieros innovadores, incluso participación del sector privado y asociaciones público-públicas.

    10.3. Considerar equidad social y solidaridad para lograr la recuperación de los costos.




Este número:
Indice | Editorial K. Töpfer | Accion para el futuro | Convirtiendo las palabras en acciones | Una mano lava a la otra | Gente | Un recurso frágil | Haciendo realidad el sueño | Agua para quitar la pobreza | De un vistazo: Agua y saneamiento | Perfil estelar: Angélique Kidjo | Enfoque en el saneamiento | En una ciudad como Mumbai | Flujo de abajo-arriba | Publicaciones y productos | Regando tierras sedientas | Paz a través de los parques | Llegando a los que no son oídos

Artículos complementarios:
Water, 1996
Culture, Values and the Environment, 1996
Fresh Water, 1998
Energía, 2001
La pobreza, la salud y el medio ambiente, 2001
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
La globalización, la pobreza, el comercio y el medio ambiente, 2003
Agua dulce, 2003