EDITORIAL
Klaus Toepfer
De la oficina de Klaus Toepfer, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA

El gran filósofo que desarrolló el Principio de Responsabilidad, Hans Jonas, observó alguna vez: “Hoy día, la humanidad es una amenaza mayor para el mar de lo que el mar jamás ha sido para la humanidad."

Esta edición de Nuestro Planeta marca las celebraciones anuales del Día Mundial del Medio Ambiente. El tema del Día, “¡Se Buscan! Mares y Océanos - ¿Vivos o Muertos?”, refleja las observaciones de Jonas, y sus preocupaciones. Desde la pesca excesiva y la descarga de desechos no tratados, hasta la tala y la destrucción de preciosos hábitats como los arrecifes de coral y los pantanos de mangles, el medio marino del mundo se halla bajo ataque como nunca antes en la historia.

El PNUMA, y el resto del sistema de las Naciones Unidas, no se queda cruzado de brazos, como mero testigo y cronista del daño. Los Objetivos de desarrollo para el milenio y el Plan de Implementación de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS) nos dan claras metas y agendas para tratar una amplia gama de apremiantes problemas, incluso los relacionados con los mares y los océanos.

Bajo el plan, todos tenemos la responsabilidad de restaurar las poblaciones de peces a unos niveles sanos para 2015, donde sea posible. Resulta significativo que el plan también insta al establecimiento de una red mundial de zonas marinas protegidas. Ya estamos viendo acción en este sentido, desde propuestas para extender radicalmente la protección de Australia para su Gran Barrera de Coral hasta seis mociones de países de Africa Occidental --Cabo Verde, Gambia, Guinea, Guinea Bissau, Mauritania y Senegal-- para desarrollar una red de zonas marinas protegidas encaminadas a reducir la pesca excesiva y las posibles amenazas de exploración de petróleo.

Un objetivo clave fijado en la CMDS fue el de reducir a la mitad el número de personas sin acceso a servicios de saneamiento básico. Ello no sólo reducirá las enfermedades y ayudará a mitigar la pobreza. También reducirá los niveles de floración de algas tóxicas en los océanos que constituyen una amenaza para la salud humana y para las especies silvestres, y contribuyen al esparcimiento de áreas de bajo oxígeno, las así llamadas “zonas muertas”.

Al reducir la contaminación por los desechos también se reducirán las descargas que pueden asfixiar preciosos hábitats marinos, tales como los arrecifes de coral. Estos son criaderos de peces e importantes generadores de dólares “turísticos” para muchas comunidades costeras pobres.

El logro del objetivo de saneamiento fijado por la CMDS sin duda llevará a otros beneficios indirectos para el mundo marino. En algunas situaciones podrá ser apropiado construir instalaciones de tratamiento de aguas residuales. Pero los sistemas naturales --algunos de los cuales, como los pantanos de mangle, son costeros y marinos-- pueden proporcionar alternativas de bajo costo. Muchos se están limpiando para propósitos de agricultura y otros usos. Concentrando la atención en sus propiedades de filtración de desechos y contaminación es posible salvar valiosas zonas de desove para peces y hábitats para aves.

Los mares son especiales, pero hay ciertas zonas que son especialmente vulnerables a la influencia del hombre. En los pequeños estados insulares en desarrollo, los suministros de agua, la agricultura, la fauna y flora silvestres y las culturas únicas están amenazados no sólo por la pesca excesiva, la contaminación y un desarrollo falto de sensibilidad, sino también por lo que probablemente sea la amenaza más omnipresente de todas: el cambio climático.

Encontrar soluciones para su situación especialmente difícil será el foco de la reunión Barbados + 10, que tendrá lugar en Mauricio más adelante en 2004.

Estas actividades no ocurren aisladamente. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) y sus Acuerdos de implementación están ahora en vigor, junto con numerosos acuerdos de pesca regionales.

Tenemos actualmente 13 regiones cubiertas por el Programa de Mares Regionales del PNUMA, la última de las cuales cubre el Pacífico Nordeste. También hay tres acuerdos de mares regionales no del PNUMA, incluso la Convención de la Comisión Oslo París (OSPAR).

Con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el PNUMA también está a la cabeza de la Evaluación Mundial de Aguas Internacionales, o GIWA, un proyecto de cuatro años de duración, una suerte de equivalente --para aguas marinas y aguas dulces-- del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios Climáticos (IPCC). Se están evaluando 66 aguas internacionales con el propósito de dar información a la comunidad internacional sobre dónde se encuentran los problemas actuales. Es importante destacar que GIWA también desarrollará situaciones hipotéticas a resultado de presiones sociales, económicas y ambientales, para permitir a la comunidad internacional priorizar sus esfuerzos.

Me da gran placer poder anunciar que GIWA está en plena marcha, y los trabajos en varias regiones importantes, incluso la Cuenca del Amazonas, las Islas del Océano Indico y el Mar Caspio ya se han completado con todo éxito.

Por otra parte, el Programa de Acción Mundial del PNUMA para la Protección del Medio Ambiente Marino de Actividades Terrestres también recibió importante respaldo de la CMDS.

Para 2006, se espera que 40 países, principalmente países en desarrollo, habrán establecido programas de acción nacionales para reducir los niveles de contaminación que entran al mar de la tierra y de los ríos



SUS OPINIONES

Estaríamos interesados en conocer sus reacciones y sus opiniones sobre los asuntos planteados en este número de Nuestro Planeta. Sírvase enviar un e-mail a: feedback@ourplanet.com o escriba a:

Feedback
Our Planet
27 Devonshire Road
Cambridge CB1 2BH
Inglaterra


Foto: UNEP


Este número:
Indice | Editorial K. Töpfer | A la corriente principal | Los días olvidados de la Creación | Restaurando una perla | ¡Impidan que mi país desaparezca! | Liberación de la energía | Los océanos necesitan a las montañas | Gente | Un corredor en el océano | De un vistazo: mares, océanos e islas pequeñas | Perfil: Cesaria Evora | Ninguna isla es una isla | Islas pequeñas, gran potencial | Pequeño = vulnerable | Resistencia natural | Publicaciones y productos | Apartando el petróleo de las aguas turbulentas | Restablecimiento del equilibrio | Vecinos sin fronteras | ¿Acaso esperará la madre naturaleza? | Los canarios del Pacífico


Artículos complementarios:
Oceans, 1998
Small Islands, 1999
Biological Diversity, 2000
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo, 2002
El Patrimonio Mundial y Las Zonas Protegidas, 2003


AAAS Atlas of Population and Environment:
Ecosystems