EDITORIAL
Klaus Toepfer
Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA

Este número de Nuestro Planeta está dedicado a los Objetivos de desarrollo del milenio y el imperio de la ley.

Si bien es mucho lo que puede lograrse por acción voluntaria, desde encarar la extrema pobreza hasta el suministro de agua potable segura y suficiente, los logros serán aún mayores si están respaldados por una sólida estructura legal y una judicatura vigorosa. En ningún ámbito esto es más importante que para el medio ambiente, el cual, junto con el desarrollo económico y social, forma parte del trío de pilares de los cuales depende el desarrollo sostenible.

Capital natural
Algunos aún podrán considerar el medio ambiente como un lujo: ven un río o un bosque únicamente digno de conservar por su belleza una vez que se han solucionado todos los demás problemas relacionados con el desarrollo. Pero este capital natural, junto con la variedad financiera y humana, es el verdadero fundamento de la salud y la riqueza gracias a los “servicios de ecosistemas” que provee. Algunos expertos han calculado que estos servicios basados en la naturaleza – desde la atmósfera y la capa de ozono a las marismas y las praderas – representan un valor de $33 trillones por año, casi dos veces el PNB “mundial” de mercancías y servicios hechos por el hombre de alrededor de $18 trillones.

Hasta hace poco, las leyes destinadas a proteger esta riqueza natural -y su rol vital en la lucha contra la pobreza- o bien han sido inadecuadas o fueron implementadas de forma muy incompleta. Desde luego, hay más de 500 acuerdos, tratados y arreglos internacionales y regionales que cubren todo desde la protección de la capa de ozono a la conservación de los océanos y los mares. Y casi todos los países tienen leyes nacionales sobre el medio ambiente. Pero a menos que las mismas se apliquen y se hagan cumplir no son más que símbolos o tigres de papel.

Parte del problema ha sido el hecho de que la conciencia del medio ambiente de los expertos jurídicos -particularmente, pero no exclusivamente en los países en desarrollo y las naciones de la ex Unión Soviética- no ha seguido el ritmo del aumento en los acuerdos y del reconocimiento de la crucial importancia de equilibrar consideraciones medioambientales, de desarrollo y sociales en la toma de decisiones judiciales. A veces también se debe a una falta de recursos, otras a una total apatía – mas cualquiera sea la causa, muchos casos relacionados con el medio ambiente nunca se llevan a juicio o tienen éxito ante el tribunal.

Mayor conciencia
Esto va al corazón de los Objetivos de desarrollo del milenio, ya que afecta a miles de millones de personas. Estamos tomando cada vez mayor conciencia de que lo que sucede en una parte determinada del mundo puede afectar a otras regiones – ya se trate de contaminantes tóxicos de Asia, Europa y Norteamérica que contaminan el Artico o los gases de efecto invernadero de las regiones industrializadas que provocan sequías o el derretimiento de glaciares en regiones en desarrollo.

En 2002, el PNUMA convocó un simposio de más de 100 jueces superiores de todas partes del mundo para aumentar la capacitación, el conocimiento y la conciencia de la judicatura del mundo. Los jueces adoptaron los Principios de Johannesburgo sobre el Rol de la Ley y el Desarrollo Sostenible, instrumento que fue presentado a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS) de ese año. Desde entonces, los jueces han formado una Alianza Judicial Mundial con el PNUMA, dando mayor atención a su rol en avanzar los Objetivos de desarrollo del milenio a través del imperio de la ley.

Todos hemos estado esforzándonos por realizar los principios de Johannesburgo y me complace informar varios éxitos clave. Sólo unas semanas atrás, los jueces presidentes de tribunal y expertos jurídicos del mundo árabe se reunieron en El Cairo y adoptaron el estatuto de la Unión de Jueces Arabes para la protección del medio ambiente. Una reunión similar con la participación de los países de habla francesa tendrá lugar en París en febrero 2005, presidida por Guy Canivet, el juez presidente de tribunal de Francia. Se ha establecido un Foro de Jueces de la Unión Europea sobre el medio ambiente y otros foros comparables en América Latina, Asia, Africa del Sur y el Pacífico. Además, el gobierno de Egipto está emprendiendo medidas para establecer un centro de capacitación judicial en El Cairo.

Exitos cruciales
En la CMDS, Arthur Chaskalson, Presidente de Tribunal Supremo de Sudáfrica, anfitrión del simposio, dije: “Creo que nuestra declaración y nuestro programa de trabajo propuesto constituyen un desarrollo crucial en la búsqueda de crear un desarrollo que respete a los pueblos y que respeta al planeta para la generación actual y las generaciones futuras, y para toda cosa viviente. El imperio de la ley es la base para un país estable y, en última instancia, para un mundo estable.

Creo que, como resultado de esos dos años de esfuerzos, el pilar medioambiental del desarrollo sostenible es ahora un poco más fuerte y más capaz de llevar adelante los Objetivos de desarrollo del milenio



SUS OPINIONES

Estaríamos interesados en conocer sus reacciones y sus opiniones sobre los asuntos planteados en este número de Nuestro Planeta. Sírvase enviar un e-mail a: feedback@ourplanet.com o escriba a:

Feedback
Our Planet
27 Devonshire Road
Cambridge CB1 2BH
Inglaterra


Foto: PNUMA


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Fortaleciendo el imperio de la Ley | Socios con la Ley | La Justicia puede ser corta de miras | La fuerza de la ley | Una cuestión de juicio | Una legislación energética | Gente | ¿Imperio del hombre o imperio de la ley? | De un vistazo: El Imperio de la Ley | Sebastião Salgado | ¡El desarrollo sostenible viene de Saturno! | Un planeta, diferentes mundos | La sabiduría de la naturaleza | La corrupción no es inevitable | Conflicto y cooperación | Un hito holístico | Confiriendo podera los pobres | El clima legal | Pequeño pero efectivo | Construyendo el marco | Construyendo el marco

Artículos complementarios:
Climate Change 1997
Ozone 1997
Climate and Action 1998
Energía 2001
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo 2002