Un planeta,
diferentes mundos

 
Bakary Kante
describe el trabajo del PNUMA en avanzar los Objetivos de desarrollo del milenio a través del imperio de la ley

Los pobres y los ricos comparten por lo menos un destino ineludible: viven en el mismo planeta y dependen de los mismos recursos naturales para su supervivencia. No obstante, viven en dos mundos separados. Los pobres -que en gran medida operan fuera de la economía basada en el dinero- tienen estrechos lazos con el medio ambiente, sobre todo en zonas rurales. Los ricos -que “crean” y usan la economía basada en el dinero- explotan los recursos del medio ambiente sin formar realmente parte del mismo. Los ricos contribuyen con varios grados de violencia a la destrucción de nuestro hábitat -- los pobres dependen de él para poder sobrevivir.

En años recientes, los vínculos entre la pobreza y el medio ambiente han constituido una preocupación clave del PNUMA. Los estudios demuestran claramente cuán importantes son los factores medioambientales en la lucha contra la pobreza. Si no logramos integrar el uso y la protección de los ecosistemas en las estrategias nacionales, regionales y mundiales para mitigar la pobreza, estarán condenadas al fracaso.

Vínculo directo
En una importante iniciativa el PNUMA encaminada a establecer vínculos entre los Objetivos de desarrollo del milenio, el imperio de la ley y la aplicación de la ley medioambiental, más de 100 jueces presidentes de tribunal y magistrados superiores -incluyendo 32 presidentes de tribunal- procedentes de 67 países que representaban todas las regiones y sistemas legales del mundo, se reunieron en Johannesburgo en agosto de 2002 en la víspera de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMCS) para participar en un Simposio Mundial de Jueces sobre el Desarrollo Sostenible y el Rol de la Ley. En la ocasión afirmaron claramente su compromiso para con la promesa hecha por los líderes del mundo en la Declaración del Milenio adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2000 de no escatimar esfuerzos para liberar a toda la humanidad -sobre todo a nuestros hijos y nuestros nietos- de la amenaza de vivir en un planeta irremediablemente deteriorado por actividades humanas, con recursos que ya no son suficientes para satisfacer sus necesidades. Los participantes señalaron un vínculo directo entre la pobreza y el medio ambiente, reconociendo que los pobres son los más afectados por la degradación del medio ambiente y que, por lo tanto, hay urgente necesidad de fortalecer su capacidad -y la de sus representantes- para defender los derechos medioambientales. Los jueces trabajarán en pro de asegurar que los sectores más débiles de la sociedad no se vean perjudicados por la degradación medioambiental y estén capacitados para disfrutar su derecho a vivir en un medio ambiente social y físico que respeta y promociona su dignidad.

Los jueces hicieron hincapié en que el imperio de la ley no es una idea legal abstracta sino que es fundamental para garantizar el uso sostenible de los recursos de la Tierra dentro de su capacidad de carga. Declararon por unanimidad que el frágil estado del medio ambiente mundial tiene necesidad de la judicatura como guardián del imperio de la ley, para aplicar y hacer cumplir las leyes internacionales y nacionales de forma audaz y sin temores. Estas leyes ayudarán a mitigar la pobreza, sostener una civilización duradera, y asegurar que la generación actual pueda disfrutar y mejorar la calidad de vida de todos los pueblos sin comprometer los derechos inherentes y los intereses de las generaciones subsiguientes.

Los jueces reconocieron el papel clave que ellos desempeñan en la tarea de integrar los valores humanos postulados en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas -libertad, igualdad, solidaridad, tolerancia, respeto por la naturaleza y responsabilidad compartida- a la civilización mundial, y se comprometieron a traducirlos en acciones fortaleciendo el respeto por el imperio de la ley a todos los niveles.

Socio crucial
A todas luces, la judicatura es un socio crucial en las tareas de elaborar, interpretar, aplicar y hacer respetar la ley medioambiental. Juega un papel clave en la promoción de un desarrollo sostenible, equilibrando consideraciones ambientales, sociales y de desarrollo en las decisiones judiciales. Los tribunales en muchos países han demostrado sensibilidad en fomentar el imperio de la ley en el desarrollo sostenible a través de sus fallos y pronunciamientos. Más de 200 de estos fallos fueron resumidos y publicados en el Compendio de Resúmenes de Casos relacionados con el Medio Ambiente (Compendium of Summaries of Environmental-related Cases) del PNUMA.

El trabajo del PNUMA enfocado en la judicatura comenzó en 1996 con una modesta reunión de magistrados de unos diez países africanos. Estimulado por el creciente apoyo para este programa entre los jueces de todas las regiones del mundo, el PNUMA, en asociación con varios socios mundiales, regionales y nacionales continuó esta labor convocando siete simposios de jueces regionales sobre derecho medioambiental, el desarrollo sostenible y el rol de la judicatura -- en Asia del Sur (1997), Asia Sudoriental (1999), América Latina (2000), el Caribe (2001), el Pacífico (2002), Europa Oriental (2003) y los países árabes (2004). Los días 3 y 4 de febrero de 2005 será convocada una reunión de jueces presidentes de tribunal en París, en asociación con el Presidente del Tribunal de Apelación de Francia y la Organisation Internationale de la Francophonie.

Importante iniciativa
El simposio en Johannesburgo fue un resultado directo de un llamamiento hecho al Director Ejecutivo del PNUMA en las reuniones regionales de jueces presidentes de tribunal. Su resultado, los Principios de Johannesburgo sobre el Rol de la Ley y el Desarrollo Sostenible, fue presentado al Secretario General de las Naciones Unidas y la CMDS por su Presidente, el Sr. Juez Arthur Chaskalson, Presidente del Tribunal Supremo de la República de Sudáfrica.

Las consecuencias de esta importante iniciativa del PNUMA fueron, en resumen:

  • La creación de una Alianza Mundial de Jueces presidentes de tribunal y Magistrados superiores de más de 100 países, que apoyan plenamente el Programa de Jueces del PNUMA y el compromiso de llevar a cabo formación de capacidad de los jueces al nivel nacional con el apoyo del PNUMA y sus agencias asociadas.

  • La adopción por el Consejo de Administración del PNUMA de la Decisión 22/1711A sobre Seguimiento al Simposio Mundial de Jueces, concentrada en la formación de capacidad en el área del derecho medioambiental, que hizo un llamamiento al Director Ejecutivo del PNUMA para que llevara a cabo un programa de trabajo encaminado a “mejorar la capacidad de todos los participantes en el proceso de promover, aplicar, elaborar y hacer respetar la ley medioambiental a los niveles nacional y local, tales como jueces, fiscales, legisladores y otros interesados pertinentes”.

  • Creación de Foros Regionales de Jueces para el Medio Ambiente en Europa, el Pacífico, Africa del Sur, Africa Oriental y Occidental, los Estados Arabes, el Caribe y los países de habla francesa en Africa.

  • Elaboración y publicación de un Manual para Jueces del PNUMA y otros manuales y libros de casos judiciales, en respuesta a un llamamiento de las judicaturas del mundo en vías de desarrollo para libros sobre derecho medioambiental, requeridos con urgencia.

  • Movilización de un consorcio de socios para el programa de formación de capacidad del PNUMA sobre derecho medioambiental de judicaturas, fiscales y otros interesados legales. Entre las organizaciones e instituciones que han colaborado con el PNUMA se cuentan el PNUD, el Instituto del Banco Mundial, la Universidad de la ONU, la UICN y su Academia de Derecho Medioambiental, el Secretariado de la Commonwealth, el Secretariado Francófono, la Asociación de Magistrados y Jueces de la Commonwealth, la Asia Foundation, la Fundación Hans Seidel, el Secretariado del Programa Medioambiental Regional del Pacífico (SPREP), el South Asian Cooperative Environmental Programme (SACEP), la Environmental Law Foundation of the United Kingdom, el Environmental Law Institute, y el Centre for International Environmental Law.

  • El comienzo de la capacitación sistemática de los jueces a través de instituciones judiciales nacionales con el apoyo del PNUMA y agencias asociadas. En 2004 se llevaron a cabo programas de capacitación nacionales para jueces en Sudáfrica, Uganda, Tanzania, Viet Nam, Camboya y Laos -- y hay en marcha planes para realizar talleres de capacitación nacionales similares en 30 países durante el año 2005.


Plena participación
El éxito en abordar la degradación del medio ambiente depende de la plena participación de todos los individuos dentro de la sociedad. La judicatura, como el último árbitro en los asuntos humanos, juega un rol clave en promover la aplicación efectiva y el cumplimiento de la ley medioambiental, y en fortalecer el respeto por el imperio de la ley y los principios de gobernanza. El objetivo último de este programa de concepción amplia es dirigirse no sólo a la judicatura sino a todos los interesados legales que juegan un rol clave en la tarea de desarrollar, aplicar y hacer respetar la ley medioambiental, como uno de los principales instrumentos para traducir las políticas de medio ambiente y desarrollo en acción



Bakary Kante es Director de la División de Desarrollo de Política y Derecho, PNUMA.

Foto: Vitali Saveliev/PNUMA/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Fortaleciendo el imperio de la Ley | Socios con la Ley | La Justicia puede ser corta de miras | La fuerza de la ley | Una cuestión de juicio | Una legislación energética | Gente | ¿Imperio del hombre o imperio de la ley? | De un vistazo: El Imperio de la Ley | Sebastião Salgado | ¡El desarrollo sostenible viene de Saturno! | Un planeta, diferentes mundos | La sabiduría de la naturaleza | La corrupción no es inevitable | Conflicto y cooperación | Un hito holístico | Confiriendo podera los pobres | El clima legal | Pequeño pero efectivo | Construyendo el marco


Artículos complementarios:
La pobreza, la salud y el medio ambiente, 2001
La globalización, la pobreza, el comercio y el medio ambiente 2003