Pequeño pero
efectivo




Los jóvenes se interesan sobre todo por la moda, la música pop, las computadoras y los deportes. Pero también es necesario que averigüemos cosas sobre el medio ambiente y luego empecemos a pensar en soluciones.

Tal vez no seamos capaces de hacer cosas grandes para cambiar el medio ambiente, como las personas adultas; pero no hay por qué pensar que sólo vale la pena hacer cosas grandes. Como dice el refrán, “Muchas cosas pequeñas hacen un montón”: si cada uno hace algo pequeño, creemos que esto puede cambiar muchas cosas.

Tanto el medio ambiente natural como el creado por el hombre son importantes para nosotros en nuestra vida diaria, pero si no tenemos cuidado, el ambiente hecho por el hombre acabará por destruir el natural.

Habíamos estado afectando el medio ambiente natural de la Tierra durante largo tiempo antes de darnos cuenta de lo que estábamos haciendo. Ahora comprendemos que ciertas cosas son particularmente perjudiciales -- como por ejemplo la deforestación. En Japón ocurren muchos tifones y terremotos cada año. En el pasado, los bosques ayudaban a protegernos de los efectos de estos desastres, previniendo la erosión que a menudo conduce a desprendimiento de tierras. El calentamiento de la Tierra y la contaminación atmosférica también son causados por nuestro medio ambiente humano.

Persiguiendo nuestra conveniencia
El medio ambiente es hecho por nosotros. Hay máquinas expendedoras de bebidas en todas partes en Japón. Se pueden comprar bebidas en cualquier momento y elegirlas calientes o frías. Hemos perseguido nuestra conveniencia y una vez que nos acostumbramos a ella, perseguimos más conveniencia. ¿Cuál es el resultado? ¡Un desperdicio de energía y montones de latas! Antes que nada, tenemos que preocuparnos por cuidar el medio ambiente natural.

Una vez que hemos destruido el medio ambiente, lleva miles de años para recuperarse. Así que debemos respetarlo y ser uno con la naturaleza. La relación entre la conveniencia y la destrucción del medio ambiente es un subibaja.

Hay muchas maneras en que podemos contribuir a la salud del medio ambiente. Tres acciones muy simples son: “Ahorrar energía, ahorrar agua y reciclar”.

Un evento asombroso
En verano próximo, la Cumbre Mundial de los Niños para el Medio Ambiente, organizada por el PNUMA, se llevará a cabo durante la Exposición Mundial de Aichi en Japón, del 26 al 29 de julio de 2005. Su junta directiva decidió que esta Cumbre se enfocaría en los temas de Agua, Reciclaje, Bosques y Energía. Alrededor de 1.000 niños y adultos de todas partes de mundo se reunirán para compartir la experiencia, y para reflexionar sobre el medio ambiente. Será un asombroso evento medioambiental creado por los niños... ¿no les parece fantástico?



Shoko Takahashi (13) y Ryota Sakamoto (14) son miembros de la Cumbre Mundial de los Niños para el Medio Ambiente.

Foto: Lu Ning/PNUMA/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Fortaleciendo el imperio de la Ley | Socios con la Ley | La Justicia puede ser corta de miras | La fuerza de la ley | Una cuestión de juicio | Una legislación energética | Gente | ¿Imperio del hombre o imperio de la ley? | De un vistazo: El Imperio de la Ley | Sebastião Salgado | ¡El desarrollo sostenible viene de Saturno! | Un planeta, diferentes mundos | La sabiduría de la naturaleza | La corrupción no es inevitable | Conflicto y cooperación | Un hito holístico | Confiriendo podera los pobres | El clima legal | Pequeño pero efectivo | Construyendo el marco


Artículos complementarios:
Culture, values and the environment 1996
The Way Ahead 1997
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo 2002
Beyond 2000 2000
La pobreza, la salud y el medio ambiente, 2001
Energía 2003