Un hito
holístico

 
Hamdallah Zedan
evalúa el papel del Convenio sobre la Diversidad Biológica en el imperio de la ley sobre sostenibilidad medioambiental

El Convenio sobre la Diversidad Biológica es considerado como un hito en el enfoque de la comunidad internacional hacia el medio ambiente y el desarrollo. Adopta un enfoque holístico hacia la conservación y el uso sostenible de la base de recursos naturales de la Tierra y reconoce que para lograr un desarrollo sostenible es esencial proteger de forma integrada su riqueza de organismos vivos y ecosistemas.

Como el instrumento legal internacional clave para la conservación de la diversidad biológica y su uso sostenible, y para compartir de manera justa y equitativa los beneficios del uso de recursos genéticos, el Convenio constituye un elemento esencial dentro del marco legal internacional que apuntala el desarrollo sostenible.

El Convenio ha contribuido al desarrollo de la legislación internacional en este campo. Reafirma el principio de que los Estados tienen la responsabilidad de asegurar que las actividades dentro de su jurisdicción o su control no causen daño al medio ambiente de otros Estados o zonas más allá de la jurisdicción nacional. Observa la validez del enfoque de precaución como una base para la acción -- en efecto, su Protocolo de Cartagena sobre la Seguridad Biológica fue el primer instrumento internacional en aplicarlo en la toma de decisiones. Por otra parte, el Convenio también refleja los principios de notificación, intercambio de información y consulta sobre actividades originadas bajo la participación o el control de una Parte que presenta inminente o serio peligro para la diversidad biológica de otros Estados o zonas más allá de los límites de jurisdicción nacional.

Importante agente
El Convenio ha sido un importante agente en la elaboración de una “ley blanda”. Sus amplias metas, sus principios generales y sus normas deben traducirse en acción a través de medidas prácticas. Se alienta a los gobiernos a desarrollar políticas, programas y legislación para implementar sus compromisos contraídos. La Conferencia de las Partes del Convenio ha adoptado una serie de pautas y principios rectores para asistir a las Partes en la tarea de implementar sus obligaciones. Si bien no son vinculantes, los mismos constituyen un consenso internacional sobre medidas de implementación apropiadas.
Se alienta a los gobiernos a desarrollar políticas, programas y legislación para implementar sus compromisos contraídos

Enfoque de ecosistemas
La Conferencia de las Partes ha adoptado el enfoque de ecosistemas como el marco conceptual primario para la acción. En el año 2000 endosó principios cuyo fin es orientar en la aplicación de este enfoque: una estrategia para la ordenación integrada de los recursos naturales que fomenta la conservación y el uso sostenible de forma equitativa. También ha adoptado pautas para asegurar el desarrollo de marcos nacionales previsibles y basados en reglas encaminadas a facilitar el acceso a recursos genéticos y fomentar los beneficios compartidos de su uso. Entretanto, las pautas para el uso sostenible de la diversidad biológica consisten de principios prácticos, pautas operacionales e instrumentos de implementación calculados para mantener el equilibrio entre la necesidad de maximizar el sustento humano y la necesidad de conservar la base de recurso natural subyacente.

Estas pautas también contienen importantes principios críticos para la sostenibilidad y la implementación local efectiva:

  • para la participación de los interesados en la elaboración de políticas y legislación, y en la toma de decisiones medioambientales

  • para desarrollar estrategias de biodiversidad y planes de acción nacionales

  • para integrar asuntos de biodiversidad a planes y programas sectoriales y entre sectores

  • para procedimientos de evaluación de impacto medioambiental, y para ponerlos en operación

  • para proteger los derechos de los administradores de recursos medioambientales a nivel local.

Así, durante los últimos 12 años, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y los procesos internacionales a los cuales ha dado origen han jugado un papel activo como una fuente de normas y principios legales internacionales esenciales para la sostenibilidad del medio ambiente. Y continuará proveyendo un foro efectivo para la formación de un consenso internacional sobre cuestiones de sostenibilidad clave


Hamdallah Zedan es Secretario Ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Foto: PNUMA/Topham


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Fortaleciendo el imperio de la Ley | Socios con la Ley | La Justicia puede ser corta de miras | La fuerza de la ley | Una cuestión de juicio | Una legislación energética | Gente | ¿Imperio del hombre o imperio de la ley? | De un vistazo: El Imperio de la Ley | Sebastião Salgado | ¡El desarrollo sostenible viene de Saturno! | Un planeta, diferentes mundos | La sabiduría de la naturaleza | La corrupción no es inevitable | Conflicto y cooperación | Un hito holístico | Confiriendo podera los pobres | El clima legal | Pequeño pero efectivo | Construyendo el marco


Artículos complementarios:
Biological diversity 2000
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo 2002