EDITORIAL
Klaus Toepfer
Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA

Al cierre de la edición del presente número de Nuestro Planeta, el mundo aún está luchando con las repercusiones del tsunami en el Océano Indico, el cual en cuestión de horas convirtió en caos la vida de miles de personas. Nuestros primeros pensamientos se dirigieron a las víctimas y sus familias. Nuestros segundos pensamientos se dirigieron a la rehabilitación de las vidas, las economías y las comunidades destrozadas.

Por otra parte, también estamos empezando a entrever ahora los efectos ejercidos sobre el medio ambiente. Un reciente informe preliminar de una de las zonas más afectadas -la provincia de Aceh, Indonesia- calcula el coste del daño y las pérdidas de importantes características, tales como arrecifes coralinos, manglares, césped marino, bosques costeros, la desembocadura de ríos y pozos poco profundos, en arriba de 660 millones de dólares. Una vez que se hayan satisfecho las necesidades humanitarias, la restauración de tales hábitats o la tarea de mejorar su recuperación debe incluirse entre las prioridades de la comunidad mundial.

Pues los arrecifes de coral, los bosques costeros y estos otros hábitats clave no son tan sólo imanes que atraen a los turistas, sino viveros y semilleros para peces y fuentes de materiales para los habitantes locales. Mundialmente, los arrecifes de coral generan servicios medioambientales por valor de muchos miles de millones de dólares al año. También son amortiguadores contra mares agresivos y destructores. En efecto, ignoramos la “Sabiduría de la Naturaleza” por nuestra propia cuenta y riesgo, un tema que figurará en primer plano en la EXPO 2005, que será inaugurada en la Prefectura de Aichi, Japón, el próximo mes de marzo.

La cuestión clave es reducir el impacto potencial de calamidades futuras, no sólo en el Océano Indico sino en todas partes del mundo. El tsunami fue un evento puramente natural, pero un evento detectado por los científicos. Si hubiera existido un sistema de alerta temprana, la pérdida de vidas hubiera sido notablemente menor, especialmente en zonas situadas lejos del epicentro del terremoto. Esta es la razón por la cual las Naciones Unidas, los gobiernos y organizaciones no gubernamentales están dando cuerpo a los diseños de un sistema de este tipo. En la Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres, llevada a cabo el mes pasado en Kobe, Japón, se prometieron fondos para las telecomunicaciones, boyas y otros materiales y equipos necesarios.

La Conferencia también reconoció que tales sistemas de alta tecnología no son suficientes por sí solos. Paquetes de educación, formación y conocimiento público destinados a diferentes sectores de la sociedad, desde los ministerios hasta las aldeas, deben formar parte de este proyecto si ha de obtener éxito. El PNUMA está presentando una decisión específica sobre tsunamis y otros desastres a nuestro Consejo de Administración/Foro Mundial de Ministros del Medio Ambiente en Nairobi, que espero contará con el respaldo de los gobiernos.

Pero la seguridad del medio ambiente y la reducción de su vulnerabilidad van más allá de un sistema de alerta de tsunami para el Océano Indico -- hasta de un sistema que cubra todas las calamidades regionales y mundiales posibles. A menos que se incluyan provisiones y planeamiento medioambiental en los programas de reconstrucción, muchas comunidades continuarán siendo demasiado vulnerables a los maremotos, los efectos del cambio climático y otros riesgos naturales y provocados por el hombre.

Incontrolada, la creación o la construcción no verificada y poco sensible de viviendas, empresas, hoteles y acuicultura en zonas costeras puede ser vulnerable al alza del nivel del mar, mareas y tormentas repentinas y otros fenómenos. También puede contribuir a la inseguridad de las comunidades costeras al debilitar y dañar defensas marinas naturales como los arrecifes de coral y los manglares. Estos preciosos hábitats y ecosistemas son vulnerables a escorrentías contaminantes y despeje, por ejemplo, para puertos, cultivo de gambas y otras formas de maricultura y balnearios para turistas.

Si bien el tsunami con razón ha sido el centro de atención del mundo estos últimos meses, no debemos permitir que nos pasen por alto los “tsunamis silenciosos” de pobreza, hambre, agua sucia e insuficiente saneamiento. Así pues, aplaudamos la decisión de Tony Blair, el Primer Ministro del Reino Unido, de colocar Africa y el cambio climático en el centro de las presidencias gemelas de su país en el Grupo G-8 y la Unión Europea este año.

En septiembre, en una cumbre de alto nivel de la Asamblea General, los gobiernos discutirán el estatus de los Objetivos para el milenio de las Naciones Unidas. A solicitud de Kofi Annan, se ha confeccionado un plan mundial que esboza la forma posible de alcanzar los objetivos, diseñado por expertos. El plan argumenta que la sostenibilidad del medio ambiente es un fundamento crítico para acabar con la pobreza y que un considerable cuerpo de datos científicos apunta a la degradación medioambiental como una causa directa de muchos de los problemas más apremiantes con que nos enfrentamos, incluyendo la pobreza, el deterioro de la salud humana, el hambre, el agua no potable, enfermedades emergentes, la migración rural-urbana y conflictos civiles.

Abrigo la esperanza de que estos hallazgos enriquezcan y animen la discusión y conduzcan a resultados positivos en nuestra vigésimo tercera sesión del Consejo de Administración del PNUMA



SUS OPINIONES

Estaríamos interesados en conocer sus reacciones y opiniones sobre los asuntos planteados en este número de Nuestro Planeta. Sírvase enviar un e-mail a feedback@ourplanet.com o escriba a:

Feedback
Our Planet
17E Sturton Street
Cambridge CB1 2QG
Inglaterra


Foto: PNUMA


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Despertando a la realidad | Plantando la seguridad | Paz natural | Gente | No podemos andarnos con dilaciones | Atrayendo la inversión privada | Remodelando el debate sobre energia y seguridad | De un vistazo: La seguridad del medio ambiente | Perfil estelar: Salman Ahmad | ¿Cuántas tierras harían falta? | Cascos verdes | Publicaciones y productos | Una iniciativa para el cambio | Seguridad en medio de turbulencia | El agua y la guerra | Venciendo la “maldición de los recursos” | Una paz verde | ¡Es un problema de pobreza, tonto!