Una
paz verde

 

Cuando Dios creó el mundo, no cometió errores. El medio ambiente natural fue Su mejor creación. Creó un ecosistema perfecto, con bosques verdes y hermosos, magníficos panoramas y un hábitat natural donde diferentes tipos de animales vivían felices. La Biblia lo describe como “el Jardín del Edén”: su belleza y su gloria natural demuestran cómo Dios aprecia el medio ambiente natural y convierte su conservación en Su prioridad absoluta.

De mi infancia recuerdo la maravilla de los paisajes alrededor de Sierra Leona. Los bosques estaban cumpliendo lo que Dios había querido hacer con su creación. Todo era magnífico: los valles, las colinas y las montañas. La variedad de animales prestaba interés especial a la escena: babuinos, monos y diferentes tipos de reptiles hacían su contribución y añadían belleza a la maravilla del entorno. Esto era cuando Sierra Leona era un país del cual podíamos estar orgullosos.

A medida que fui creciendo, estos recuerdos se desvanecieron como fantasías pasajeras. Esas cosas dejaron de ser importantes para mí. Mi crecimiento estuvo dominado en su mayor parte por una guerra devastadora, que se extendió a la destrucción de incontables cosas. Los bosques verdes habían desaparecido. Se volvieron marrones, quemados por las bombas que cayeron sobre ellos, o eran destruidos por gente de las ciudades que cortaban los árboles para obtener leña para sus cocinas.

La destrucción fue tan completa que obligó a todos los animales a abandonar la selva. Aterrados por el ruido de las balas y las bombas, se dirigieron a otras partes u otros países en busca de seguridad. En aquel momento nosotros, los niños, ni siquiera nos dimos cuenta de que toda esa belleza había sido arrebatada a nuestro medio ambiente, aún cuando las pérdidas causadas por la guerra estaban amenazando nuestro mismo hogar. Estos eran tiempos en que la vida y la propiedad se estaban destruyendo de forma indiscriminada. Los niños quedaron sin esperanza para el futuro, ya que la mayoría de sus padres y muchos otros fueron llamados a filas a la fuerza. ¡Qué horrible, imborrable pasado!

Hoy, esto se ha convertido en historia. Ahora, el problema es recobrarnos de este indeleble error humano. Yo veo cómo está restaurándose el medio ambiente natural, por ejemplo alrededor de mi casa en la aldea de Regent. Con la ayuda de agencias no gubernamentales y ministerios del gobierno, ahora puedo ver que los bosques están volviendo a su belleza natural. El Día Mundial del Medio Ambiente de 2004 fue especialmente notable, con todo el mundo -hasta los niños- embarcándose en la plantación de árboles. Gracias a la plantación de árboles, el medio ambiente de nuestra aldea poco a poco está volviendo a su forma original. Y los animales están volviendo -- hay historias de gente que han visto elefantes y otras especies en algunas áreas.

Así pues, la regeneración está reemplazando a un pasado degenerado. La restauración ha traído esperanza y confianza a la comunidad. La gente misma está organizando esfuerzos de movilización comunitaria. Las políticas del gobierno han puesto freno a la tala de árboles para leña o madera para construcción. Para mí y mis amigos, el efecto psicológico de ver el medio ambiente restaurado es un símbolo del renacimiento de la Sierra Leona de que podemos estar orgullosos.

A medida que el medio ambiente recobra su identidad perdida, rescata a la gente del trauma de la guerra. Es un llamamiento a hacer borrón y cuenta nueva. Da esperanza y desafíos a gente que piensa que todo está perdido. Si los árboles pueden volver a su forma original después de una devastadora guerra, los seres humanos también son capaces de recuperarse. El desarrollo sostenible está transformando los legados negativos de la guerra en un futuro más prometedor


Max B. Katta, 23 años, Sierra Leona.

Foto: Banson


Este número:
Indice | Editorial K. Toepfer | Despertando a la realidad | Plantando la seguridad | Paz natural | Gente | No podemos andarnos con dilaciones | Atrayendo la inversión privada | Remodelando el debate sobre energia y seguridad | De un vistazo: La seguridad del medio ambiente | Perfil estelar: Salman Ahmad | ¿Cuántas tierras harían falta? | Cascos verdes | Publicaciones y productos | Una iniciativa para el cambio | Seguridad en medio de turbulencia | El agua y la guerra | Venciendo la “maldición de los recursos” | Una paz verde | ¡Es un problema de pobreza, tonto!