l 19 de julio de 2004, más de 450 jóvenes embajadores procedentes de países tan variados como Colombia, Irlanda, Líbano y Ghana acudieron a la ciudad estadounidense de New London, Connecticut, para la Conferencia internacional de los niños sobre el medio ambiente de TUNZA. En la ceremonia inaugural -después de un vibrante espectáculo de música y danzas para dar la bienvenida a los delegados- la famosa investigadora de primates Jane Goodall dijo a su joven público: "Ustedes no sólo pueden cambiar el mundo - ustedes están cambiando el mundo."

Los embajadores -todos ellos entre 10 y 13 años de edad- representaban a 50 naciones de seis Continentes. La conferencia les brindó numerosas oportunidades para discutir qué podrían hacer para proteger su planeta y conservar recursos naturales para las generaciones futuras. Acordaron que una de las cosas más importantes que podrían hacer era hablar con sus amigos y su familia. "Quiero que todos sepan que es importante que piensen en el medio ambiente," dijo Ritsuya Kishida, un chico de 13 años de Tokio, Japón, que dirigía un proyecto de recolección de basura en su ciudad natal.
Entre excursiones, talleres y espectáculos artísticos de bailarines y cantantes hip-hop, los delegados pusieron manos a la obra para trabajar en serio, discutiendo asuntos de medio ambiente actuales y proponiendo soluciones viables. Basándose en sus hallazgos, aprobaron una serie de compromisos y retos encaminados a un mejor cuidado de la Tierra y sus recursos.

Michael Van Leesten, presidente de la Coalición Internacional para los Niños y el Medio Ambiente, expresó que la conferencia daba un buen ejemplo a los adultos. "Es prueba real de que lo que está sucediendo en este mundo hoy día es curable si podemos formar un grupo de líderes totalmente nuevo para que se haga cargo del mundo," agregó. "¡Así de fácil!"

Al final de la conferencia, los delegados se declararon orgullosos de lo que habían logrado trabajando juntos. Lauren Kirk, de 13 años, oriunda de Queensland Central, Australia, lo resumió en estas palabras: "Son las cosas pequeñas lo que cuenta. Pensar localmente - actuar mundialmente. Es mi convicción que los niños del mundo pueden unirse - cambiar las cosas para mejorarlas y ayudar a reducir nuestra huella ecológica."

 

 

 Los Compromisos y Retos de 2004

Nosotros, los delegados de la Conferencia internacional de los niños sobre el medio ambiente de TUNZA, nos comprometemos a hacer lo mejor posible para:
Respetar, apoyar, compartir y celebrar las culturas y los conocimientos de las poblaciones autóctonas.
No dañar ninguna planta o animal, especialmente las especies amenazadas.
Establecer o ayudar en un refugio para animales, ya sea para animales domésticos o para especies amenazadas, de estar disponible.
Crear conciencia sobre la importancia de la biodiversidad.
Usar nuestra agua, energía y otros recursos sensatamente.
Recolectar y volver a usar el agua de lluvia.
Educarnos a nosotros mismos y educar a otros sobre el valor del agua y el problema de la contaminación.
Participar en las operaciones de limpieza de los riachuelos locales o de la costa.
Comprar y usar productos de uso energético eficiente y conservar energía siempre que sea posible.
Plantar árboles, plantas autóctonas y especies poco comunes en nuestras comunidades.
Comer alimentos no cultivados con productos químicos contaminantes.
Escribir cartas y peticiones a nuestros gobiernos y líderes comunitarios para que tomen medidas, citando los siguientes retos:


Nosotros, los delegados a la Conferencia internacional de los niños sobre el medio ambiente de TUNZA, desafiamos a los líderes del mundo a que apoyen nuestra acción comprometida tomando las siguientes medidas:

Tratar a los pueblos autóctonos con justicia y respetar sus derechos, incluyéndolos en la toma de decisiones y devolviéndoles todo artefacto que les fuera quitado.
Proteger culturas y asistir a los pueblos autóctonos a conservar sus tradiciones mediante festivales y actividades turísticas.
Poner fin a la apropiación de tierras de pueblos autóctonos y buscar maneras de pagarles por su tierra en caso de que no sea posible devolvérsela.
Proteger la biodiversidad natural en sus regiones y establecer futuras reservas en zonas conflictivas.
Proveer fuentes alternativas de alimento y empleo para la gente que actualmente depende de la explotación de especies amenazadas.
Tratar el agua como un recurso mundial y compartir el recurso.
Hacer cumplir leyes que prohíben el vertido de residuos en las vías fluviales. Asegurar que las multas sean lo suficientemente altas para obligar a las empresas a detener la contaminación.
Educar al público, usando los medios de difusión, los planes de estudio de las escuelas y otros métodos disponibles, recordándoles que usen el agua, la energía y otros recursos de forma prudente.
Apoyar e invertir en prácticas agrícolas que no usan productos químicos contaminantes.
Invertir en fuentes de energía alternativas, poniendo la energía verde al alcance de todos.
Apoyar grupos ecológicos locales.
 
     
  Nuestro objetivo común
Durante la conferencia, todos tuvieron una oportunidad de compartir su cultura. Tal vez no todos hablemos el mismo idioma, pero nos preocupamos por cosas similares. La manera en que la humanidad trata el medio ambiente nos afecta a todos, no importa de dónde seamos. Todos tenemos algo en juego en lo que sucede a la Tierra, puesto que, después de todo, la Tierra es nuestro hogar compartido. Tendremos que empezar a trabajar juntos con el fin de encontrar soluciones a problemas como la contaminación y para conservar preciosos recursos si hemos de proteger el mundo natural para nosotros y para nuestros futuros hijos.

Alex Lin y Christine Kong, dos de los delegados, lo resumieron así: "El mundo está en paz aquí, con todas las religiones trabajando juntas, todos riendo juntos, divirtiéndonos juntos. Todos con un objetivo común: ayudar al medio ambiente y al resto del mundo. Ahora, nosotros, los delegados, estamos haciendo algo que muchos adultos en el mundo no pueden hacer: estamos trabajando juntos en paz. Si el mundo entero fuese así, no habría necesidad de más guerras."

 
 
 

¡Muchísimas gracias! Expresamos nuestra profunda gratitud a nuestros patrocinadores fundadores de la conferencia, la Nación Tribal de Mashantucket Pequot, sin quienes este increíble acontecimiento no hubiera sido posible. También deseamos agradecer a todas las personas y donantes que nos ayudaron a montar la conferencia, así como a la Coalición Internacional para los Niños y el Medio Ambiente, al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y al Connecticut College.

Michael Thomas
Presidente de la Nacion Tribal de Mashantucket Pequot

 
 

 


foto: la Nacion Tribal de Mashantucket Pequot

 
 
      fotos: PNUMA  
  << Página anterior: ¡Paguemos el precio justo!  
Siguiente: "¡Mátenme a mí, no al árbol!" >>
 
   
  Conexiones relacionadas:
Tunza International Children's Conference on the Environment Mashantucket Pequot Tribal Nation UNEP Connecticut College Formato PDF
         

  Anden con pisadas ligeras sobre el planeta Viviendo con los nahua Medicinas silvestres Protejan el Artico Reacciones químicass Tunza contesta vuestras preguntas
  Héroes del medio ambiente Escuchando a la naturaleza Riqueza viva ¿Qué queremos decir cuando
hablamos de poblaciones autóctonas?
Carrera libre ĄPaguemos el precio justo!
  El mundo en nuestras manos "¡Mátenme a mí, no al árbol!" Arboles sabios Desde una perspectiva amplia Historias de la Creación Soluciones del Pacífico Sur
  Héroe de los sami 7 maravillas - pueblos autóctonos Tunza Información Tunza English Version Edition française