o ocurre todos los días que silvicultores profesionales, grandes minoristas y empresas madereras se reúnen alrededor de una mesa con habitantes autóctonos de la selva, ecologistas y activistas de derechos humanos para discutir el destino de los bosques y la madera.

Pero en 1993 en Toronto, Canadá, esto es exactamente lo que sucedió. Todos los presentes podían salir ganando. La ordenación sostenible de los bosques es del interés de todos, ya que los bosques bien ordenados proveen medios de vida y recursos para el presente y el lejano futuro.

En vez de depender de operaciones de tala a corto plazo, las empresas pueden producir, fabricar y vender productos sobre una base sostenible y a largo plazo. Los habitantes locales pueden conservar sus estilos de vida tradicionales viviendo de la tierra; los trabajadores reciben un buen trato, y los ecologistas están contentos porque se les da a los bosques la oportunidad de seguir viviendo.

Normas y estándares
El Consejo de Ordenación Forestal (FSC) (Forest Stewardship Council) -un organismo internacionalmente reconocido que impone normas y estándares para una silvicultura sostenible- surgió de esta reunión. El FSC autoriza el etiquetado de la madera de bosques manejados de acuerdo con criterios que comprenden necesidades humanas, medioambientales y económicas. Los estándares del FSC no se refieren únicamente a la tala y la replantación de árboles, sino que se extienden para asegurar que los trabajadores se traten con dignidad y que los silvicultores puedan sacar ganancias a la vez que preservan los recursos naturales. ¡Algo así como asegurar que nadie corte la rama en que estás sentado!

El logo "control y árbol" de FSC es adjudicado únicamente a productos que satisfacen estrictos requisitos en cada etapa de producción. Los clientes pueden averiguar paso a paso los orígenes de todos sus productos certificados, desde el fondo del bosque hasta el estante de la tienda.

Una fuerza mundial
Con socios desde la cadena de muebles IKEA -ahora más grande aún que Microsoft- hasta el Banco Mundial, el FSC ha crecido desde sus comienzos como una pequeña organización hasta convertirse en una fuerza mundial.

En todo el mundo, grandes tiendas venden más de 20.000 productos con certificado del FSC, desde madera para construcción hasta lápices, mesas, puertas, otros muebles - ¡haste papel higiénico!

 

El doctor Chris Elliott del WWF, la organización para la conservación, que presidió la primera reunión en Canadá en 1993, explica: "En ese momento no había bosques certificados. Diez años después, casi 50 millones de hectáreas -una superficie más grande que España- en 62 países están certificadas por órganos independientes acreditados por el FSC."

Gran alcance
Los resultados pueden verse en todas partes del mundo. Mientras jóvenes artesanos en Amazonia están fabricando instrumentos a mano con madera certificada por el FSC, estudiantes norteamericanos manejan arboretos universitarios conforme a sus pautas. Plantaciones sudafricanas han

A través de Africa, Asia y América Latina, el bambú -técnicamente una planta gramínea leñosa- es una valorada fuente de alimento y de materiales de construcción. En China se lo conoce como "el amigo de la gente", en Viet Nam como "hermano".

Los brotes de bambú, de bajo contenido en calorías y ricos en fibra, son buenísimos para comer ya sea crudos o cocidos. Las cañas o ramas de bambú se usan para fabricar papel y muebles. Casi tres cuartas partes de los habitantes de Bangladesh viven en casas hechas de bambú. Los rascacielos en Tokio y Hong Kong son construidos y reparados usando andamiaje de bambú. Y en Java, Indonesia, los músicos lo usan para construir instrumentos de percusión, viento y cuerda.

El bambú es apreciado no sólo por su resistencia, sino también por su rápida regeneración: mientras que lleva 60 años reemplazar un árbol de 18 metros de altura después de ser cortado, un bambú del mismo tamaño vuelve a crecer en sólo 59 días. Es posible cortar sus ramas, listas para ser usadas, sin por ello ralentizar su crecimiento. No sorprende pues que el bambú se esté haciendo muy popular en todas partes del mundo como una alternativa natural a la madera y otros materiales que son costosos o que se están agotando rápidamente.

foto: Tino Tran/www.bearsuitworld.com/vietnam

 

 
      foto: Christian Slanel/PNUMA/Topham  
         
  << Página anterior: El montón  
Siguiente: Tunza contesta vuestras preguntas >>
 
   
  Conexiones relacionadas:
Forest Stewardship Council Ikea World Bank WWF Formato PDF
         

  Forma parte de la solución El montón Los árboles dejan ver el bosque El bambú - no sólo para pandas Tunza contesta a tus preguntas Un planeta único
  ¡Encojan el tamaño de sus zapatos! Xplorar, Xcitar, Xtender Xpandiendo Sólo una pregunta… Es nuestra fiesta... ¡Re-pasos!
  Infórmate de los hechos El planeta-vivienda CDs - PC? - OK! Wildlife Works Esforzándonos codo con codo Una respuesta verde
Creando modas Pensar mundialmente, comer localmente "Una taza justa" Adultos maduros Quien la sigue la consigue Los Enviados de ideas
  De comienzos modestos... 7 maravillas Tunza Información Tunza English Version Edition française