ací en Brno, la segunda ciudad más grande de la República Checa, en 1979 - una época en que el régimen comunista no permitía la agricultura privada. Siempre me sentí muy cerca de todas las cosas vivientes, especialmente los animales. Así que constantemente estaba buscando maneras de conocer verdaderos caballos, ovejas o vacas - aunque no siempre era cosa fácil.

Nadie en mi familia era agricultor o ganadero, de modo que la única solución era visitar a los amigos de nuestra familia en el campo, donde yo -una niña de ciudad- podía descubrir el misterio de la agricultura. Horquilla en mano, solía devorar información sobre la cría de caballos y cabras lecheras. Mucha gente pronosticó que mi entusiasmo sería de corta duración, y me aconsejaba elegir una ocupación más refinada - sin embargo yo me sentía atada a la agricultura por un hilo invisible pero muy fuerte.

Decidí que la agricultura sería mi profesión. Durante mis estudios en la escuela y en el colegio de agronomía soñaba con tener mi propia granja. Conocí a Ludeck, un hombre joven que me alentó en mis planes, y nos casamos. Cuando cumplí los 19 años él me regaló mi primera oveja. La llamamos Alberta, le pusimos una correa y la llevamos con nosotros de paseo por las calles de la ciudad.

 

Buscamos un lugar en el campo donde instalarnos. Finalmente hicimos nuestro hogar en la pequeña aldea de Pejskov, en una antigua granja porcina, y la hemos estado restaurando durante cinco años, mientras nuestro pequeño número de caballos y ovejas poco a poco fue creciendo.

Los caballos proveen paseos para nuestros huéspedes - que vienen a disfrutar de la belleza natural. Las ovejas producen leche, con la cual yo fabrico una variedad de productos lácteos, sobre todo queso. Los caballos y las ovejas pasan la mayor parte del año en la pradera, donde son más felices. Muchos otros animales domésticos viven en nuestra granja -perros, palomas, pollos, cotorras, cobayas y conejos- para el deleite de los niños en su mayoría urbanos que vienen a visitarnos.

Nuestra granja es autosuficiente y rinde lo suficiente para nuestra modesta subsistencia. Estamos agradecidos por poder crear una vida para nosotros en armonía con la naturaleza - y de poder compartirla con otros.

Julie Krocova

 
         
         
  << Página anterior: Adultos maduros  
Siguiente: Los Enviados de ideas >>
 
   
  Conexiones relacionadas:
Formato PDF
         

  Forma parte de la solución El montón Los árboles dejan ver el bosque El bambú - no sólo para pandas Tunza contesta a tus preguntas Un planeta único
  ¡Encojan el tamaño de sus zapatos! Xplorar, Xcitar, Xtender Xpandiendo Sólo una pregunta… Es nuestra fiesta... ¡Re-pasos!
  Infórmate de los hechos El planeta-vivienda CDs - PC? - OK! Wildlife Works Esforzándonos codo con codo Una respuesta verde
Creando modas Pensar mundialmente, comer localmente "Una taza justa" Adultos maduros Quien la sigue la consigue Los Enviados de ideas
  De comienzos modestos... 7 maravillas Tunza Información Tunza English Version Edition française