os pueblos que viven en desiertos, más que cualesquiera otros -excepto tal vez los inuit en el Artico- han llegado a dominar el arte de sobrevivir en condiciones extremas. Y lo han hecho viviendo en armonía con su medio ambiente. A menudo ridiculizados como "primitivos" por gente "moderna" acomodada, los pueblos del desierto tienen mucho que enseñar al mundo moderno. Y a medida que las tensiones sobre el planeta van haciéndose cada vez más graves, sus lecciones se volverán cada vez más urgentes e importantes.

Los beduinos en el Medio Oriente y el Norte de Africa, por ejemplo, migran de oasis en oasis para hacer pastar a sus animales, permitiendo que cada zona pastoreada pueda reponerse, y usando su aguda comprensión de las pautas meteorológicas para ir a los lugares donde ha caído lluvia. Sus animales proveen alimento, vestido, y hasta refugio: se usan pelos de cabra para tejer tiendas o toldas impermeables. Su vestimenta tradicional -generalmente una larga túnica blanca, una capa sin mangas y paño para cubrir la cabeza- protegen su piel del sol e impiden su deshidratación por la evaporación del sudor.

De modo parecido, los aborígenes en el árido corazón de Australia deben ser expertos para poder sobrevivir en su duro entorno. Conocen las raíces y los árboles que producen agua, saben cómo cosechar el rocío, y hasta obtienen refresco de unas ranas que retienen agua. En la misma forma, pueden cazar siguiendo las más leves pisadas, imitando los movimientos de los animales. Y los bosquimanos o Bushmen del desierto de Kalahari -que se alimentan principalmente de frutas, nueces y raíces- también obtienen agua del tronco de los árboles y la arrancan de las plantas. Del otro lado del mundo, el pueblo de los hopi en el sudoeste de los Estados Unidos vive en casas duraderas y frescas especialmente construidas de piedra y ladrillos de barro secados al sol.

Pero los pueblos del desierto están cada vez más amenazados, a medida que la "civilización" va invadiendo sus tierras, y el desarrollo y los estilos de vida modernos van tomando la delantera a las culturas tradicionales. Corremos peligro de perder sus invalorables lecciones antes de que podamos aprenderlas.

 
  Fotos: PNUMA
  << Página anterior: Un sistema circular  
Siguiente: Música... de espacios vacíos >>
 
         
  Conexiones relacionadas:
National Geographic Koori Dreamtime Hopi National Geographic News Formato PDF
         

  Editorial Salven nuestro suelo Ganando terreno Año del cambio Delicias del desierto Diversidad del desierto
Tunza contesta tus preguntas El argán - árbol de
la vida
Menos agua cada día Agua virtual - una realidad ¡Hagan su propia lista! Renacido de las cenizas
  Agua para tierras
sedientas
El arte de sobrevivir Música de espacios vacíos Sequías en los lugares
más secos
Arenas movedizas Más diversidad del
desierto
7 regiones, 7 desiertos Tunza Información Tunza English version Edition française